Saragosse - Lescar / Via Palo (Moreno Gallo)

 

                                                               Saragosse - Lescar / Via Palo (Isaac Moreno Gallo)

 

        INGENIERÍA ROMANA EN LOS CAMINOS DE SANTIAGO - III El camino aragonés

  © Isaac Moreno Gallo - http://www.traianvs.net/viasromanas/camino-santiago-03.php

  Publicado en la revista Cimbra n“ 359. Noviembre de 2004. Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas.

  Isaac Moreno Gallo © 2004 - isaacmg@wanadoo.es - TRAIANVS © 2004

 

  Probablemente el camlno de peregrinación aragonés fue uno de los primeros y mas utilizados en los momentos iniciales de la peregrinación a Santiago. Por su situación en la penetración central del Pirineo recogía el tránsito de la mayor parte de los reinos cristianos de Europa.

  Aunque “la realiad es que no tenemos ninguna noticia concreta de que caminos pudieron seguir los peregrinos con anterioridad al siglo XI", las viejas carreteras romanas seguían prestando un servicio inestimable a los desplazamientos de la decadente civilización medieval.

 

  Precisamente, la primera noticia de peregrinación jacobea que tenemos es la del obispo de Puy, Gotescalco, que en el año 950 llega desde Aquitania con una gran comitiva y descansa en el monasterio riojano de La Albelda. Debemos suponer que cruzó el Pirineo por uno de los dos pasos (Summo Pirineo) atestiguados en el itinerario de Antonino en las rutas de Astorga a Aquitania o de Zaragoza a Benearm.

 

  Que el paso pirenaico de Aragón funcionó desde los primeros momentos, queda atestiguado por la abundante documentación que así lo avala, la propia Guía de Peregrinos del Codex Calistinus, códice del siglo XII cuyo libro V forma la Guía del Liber Sancti Jacobi atribuida a Aymerico Picaud, canciller del Papa Calixto, nos describe este itinerario de la siguiente forma :

  A Portibus Asperi ad Pontem Regine - De los puertos de Aspe (Somport) a Puente la Reina

  Borcia - Borce

  Hospitalis Sancte Cristine - Hospicio de Santa Cristina

  Camfrancus - Canfranc

  Jacca - Jaca

  Osturit - Astorito (despoblado)

  Termas - Tiermas

  Mons Reellus - Monreal

  Pons Regine - Puente la. Reina

 

  La via romana del Summo Pyrineo, de Olorón a Jaca

 

  Este trazado del conocido Camino de Santiago Aragonés coincide, en el tramo en el que supera el Pirineo por el Puerto del Somport, con la vía romana descrita en el llamado Itinerarium Provinciarum Antonini Augusti,  reseñado como la n° 33 en la edición de Saavedras, que exponemos a continuación con el nomenclatór de Cuntz y la numeración de Wesseling.

 

  Wess. 452,

  6 Item a Caesarea Augusta Beneharno m.p. CXII, sic:

  7 Foro Gallorum m.p. XXX

  8 Ebelino m.p. XXII

  9 Summo Pyrineo m.p. XXIIII

  10 Foro Ligneo m.p. V

  1 Aspalluga m.p. VII

  2 Iluronem.p. XII

  3 Benearnum m.p. XII

 

  Jaca, la importante población rornana Iacca, no es mencionada en esta vía, lo que ha hecho pensar a varios autores en su posible trazado por otros valles pirenaicos. Pero la omisión de lugares significativos es algo rnuy habitual en los recorridos descritos en el Itinerario, sin que ello se deba necesariamente a error.

 

  Uno de los aspectos mas controvertidos que modernamente se han suscitado respecto a este camino ha sido el emplazamiento del paso del Pirineo. En el caso del Somport, hemos revisado datos de todo tipo para el emplazamiento de los lugares mas significativos y la identificación exacta del viejo camino. Entre ellos, hemos recurrido a la numerosa cartografía histórica que hemos podido encontrar, y que refleja el camino perfectamente en épocas en las que éste apenas había sufrido transformación en su trazado.

  De igual forma han sido de extraordinario interés los primeros planos a gran escala que, del terreno y del recorrido del viejo camino, se hicieron en el siglo XIX, como son los de los proyectos de construcción de la carretera de Jaca al Somport..

  Observamos una serie dle hitos, clave del camino, bien identificados en la cartografía antigua junto con el trazado del camino, como la ermita de San Cristobal, el puente de las Grallas, la Venta y el puente de San Antón, el puente de Villanua y el de Canfranc, el puente de Roldán, y finalmente la Venta de Santa Cristina.

 

  Restos de camino empedrado antiguo se ven cerca de Villanúa. Aunque no tan antiguos como se suponen en las guías turisticas, donde se les dice romanos. El resto de las trazas de camino antiguo que se han prospectado, en el recorrido hasta el Semport, no presentan infraestructura de interés ni empedrados espectaculares. Se corresponden con el camino de caballerias en el que se convirtió en los ultimos siglos, y ya no conserva vestigios de romanidad. Esto es lógico cuando se trata de caminos de alta montaña, donde los fenómenos geológicos desfiguran las laderas con la colaboración implacable del paso de los siglos, y con ello se eliminan las plataformas de los viejos caminos instalados en ellas.

  Los castlllos defensivos del paso que hasta hoy hicieron fama, como el de Candanchu, o el propio Castiello, el de Jaca, no superan la antigüedad del medievo.

  Santa Cristina del Somport constituyo uno de los centros mas famosos de la cristiandad en el medievo, su actividad se documenta desde al menos el siglo XI, fue Gran Hospital favorecido por muchos reyes y prueba irrefutable de la importancia y la antigüedad de este camino. Canfranc, el campo franco nacido en el Camino y para el Camino, ya tenia un albergue de peregrinos en 1095. Hoy se configura como el clásico pueblo-calle de los tantos que se instalaron a lo largo de las principales vias de comunicación medievaies.

 

  Muchos autores han opinado ya sobre la indudable romanidad del paso del Summo Porto, bien integrándolo en la via romana Caesaraugusta-Benearnum o en otra de menor importancia. Otros sin embargo datan la fundación del paso en torno al año 1000.

 

  Pero lo cierto es que éste es el único camino que ha podido suceder a las trazas romanas de otro ya perdido, como queda demostrado en su buen trazado constatable por un valle de inmejorables condiciones para atravesar el Pirineo, de menor cota que cualquiera de los de su entorno y con el aval de un miliario encontrado en el puerto, que por desgracia es hoy un documento prácticamente desconocido para la generalidad de los investigadores.

  Este miliario fue encontrado en 1860 al norte de la coronación del puerto por M. Barberen, magistrado de Oloron, y hoy, después de multiples vicisitucles, puede verse en la Maison du Patrimoine en Oloron. Tiene 90 cm. de alto y se lee con letras de ocho centîmetros de altura la inscripción: ILVRO MP, en referencia a la Ilurone romana (Oloron).

 

                  

 

  Existió también una inscripción latina, referida al paso de la via romana, labrada en la peña de Escot (Francia) que fue destruida en el año 1886, pero de la que quedó suficiente constancia para la posterioridad:

  L VAL. VALERIANVS. DVVMVIR

  BIS. HANC. VIAM. RESTITUVIT

 

  De esta forma, este Summo Pyrineo del itinerario de Antonino contaba con Ilvrone y Iaca como ciudades de partida en el fondo de los valles norte y sur respectivamente, y permitió el uso del paso a los propios peregrinos a Santiago desde los primeros momentos. En Accous podría encontrarse el Aspa Lucca del ltinerario, cuyo nombre permanece en el propio valle, el de Aspe, dejando situado a Foro Ligneo en Urdos. De la situación física de la mansio del Summo Pyreneo nada se sabe, pues hasta hoy no han aparecido las instalaciones romanas de acogida en torno al Summo Porto medieval, por donde debió estar situada.

 

  Camino del Puerto del Palo

 

  En contraposición, otros pasos que se han defendido como romanos, como el del Puerto del Palo, no cuentan con un solo metro de camino que haya podido ser nunca carretera por ninguna de sus características, ni siquiera camino romano que pueda ser apoyado por la documencación antigua.

 

  El camino del Puerto del Palo ya fue considerado como romano por primera vez hace dos siglos, pero ha sido a partir del siglo XX cuando la idea ha tomado mayor auge y un importante apoyo.

 

  El primer autor que especuló con un camino romano por este valle fue quien descubrió la lápida de Siresa.

  CASAUS TORRES, A. 1829: Nuevas observaciones para la Historia General de Aragón, Navarra y Cataluña.

  Con un capitulo dedicado al camino miliitar de los Romanos desde Cesaraugusta a Beneamum incluido un mapa de su trazado por el Valle de Echo.

  Hacia 1809, al sospechar de la naturaleza de la losa que servía corno reloj de sol en el Monasterio, la desmontó, y en el reverso halló la inscripción. (Referencia cortesía del historiador aragonés J. L. Ona).

 

  La romanidad del camino fue reinventada por:

  BLÁZQUEZ, A y SÁNCHEZ ALBORNOZ, C. 1918. Vía Romana de Zaragoza al Beame. Junta Superior de Excavaciones y Antigüedades.

Y seguido sin mejores argumentos por:

  BELTRÁN. 1955, p. 127 a 140. El Puerto del Palo y la Via Romana que lo atraviesa. Caesaraugusta 6.

  MAGALLÓN BOTAYA, M. A. 1987, pp. 113 a 133. La Red Víaria Romana en Aragón.

  UBIETO ARTETA. 1993. Los Caminos de Santiago en Aragón.

 

  Este caso requiere por ello un análisis mas detenido, aunque aquí solo vamos a resumir lo ya apuntado en otros trabajos.

 

  No existe documentatión de ningün tipo que avale la importancia en la antigüedad de este carnino, ni el paso de mercancias por él, ni el paso de peregrinos, ni ningún otro factor que pudiera conferirle importancia alguna. Solo una placa romana de pequeño tamaño, que puede ser llevada debajo del brazo, con alusiones a la reparación de un camino, y depositada en el monasterio de Siresa, es utilizada como prueba.

  

  El Camino antiguo del Puerto del Palo sólo puede ser llamado camino en algunas zonas entre Siresa y Oza. En esta zona del valle de Echo, a pesar de presentar toscos muretes laterales de contención en algunos tramos tiene un ancho medio de unos dos metros, no superando el metro y medio en algunas zonas burdamente entalladas en la roca junto al precipicio de los Cuellos de Lenito. Los restos de pavimento que pueden verse en otros tramos consisten en una fina capa de piedra, de tamaños irregulares, sobre el propio terreno naturel, que apenas libra del barro al camino en tiempo de lluvia.

 

  Sus pendientes son rnuy elevadas en los pasos estrechos y difíciles de los Cuellos de Lenito y de la Boca del lnfierno, y en ambos casos el camino vuelve a descender innecesariamente al valle, perdiendo toda la cota ganada, prueba innegable de su mala técnica.

Finalrnente, la pendiente raya lo imposible en la subida al Puerto del Pale por la ladera de las Peñetas, teniendo entre el 20% y el 40 % durante un kilómetro, donde es una simple senda de montañero. Ne existen vestigios aquí de haber sido nunca otra cosa. Sin embargo, Beltran apunta pendientes máximas para este tramo en torno al 7%, alejadas de la realidad hasta el disparate, datos que ne han hecho si no engordar la supuesta romanidad del camino y convencer sobre ella a posteriores autores que probablemente ne recorrieron nunca el carnino.

 

  Todo indica que el origen de este camino fue el tránsito del ganado para el aprovechamiento de los pastos del fondo del valle y el trajín de arrieros y de mulateros que por diversos motivos preferían eludir el camino principal del Sornport. Su trazado y su técnica en general ne superan la que pudiera aplicar un pastor, aunque algunos histeriadores han imputado esta obra a los excelentes ingenieros romanos.

 

  En definitiva, nada de esto ha evitado que el secular montaje historiográfico haya convertido a los tranquilos parajes del valle de Echo en escenario de míticas batallas, ruta alternativa de peregrinación por la que casi nadie se arriesga, y mala senda de montaña señalizada como vía romana.

                                                                 ----------------------------------------------------------

    

  retour à Q.Culture histoire

              V.col de Pau                   

  

                                                                  delhommeb at wanadoo.fr -  01/05/2020