Por qué (ViveCamino) (es)    

 

                                                ¿Por qué engancha el Camino de Santiago? (Fernando Borjas)

  https://vivecamino.com

 

  Si te lo estás planteando, te explicamos por qué siempre acertarás eligiendo convertirte en un peregrino y hacer el Camino de Santiago.

 

  Razones de peso para apostar por el Camino de Santiago

 

  ¿Nunca te has encontrado con un amigo que te ha venido contando maravillas de paso por el Camino de Santiago? ¿Te han intentado convencer alguna vez para que te animes a hacerlo y nunca has dado el paso? Si te sigues preguntando por qué engancha el Camino de Santiago a todos los que los prueban quizás necesites un empujón. Si estás pensando qué hacer en tus vacaciones este año y el Camino de Santiago se presenta como una opción lejana, te animamos a que te armes de valor y pruebes esta experiencia diferente, llena de aventura. Para darte ese empujón que necesitas te vamos a dar varias razones por las que vale la pena elegir la Ruta Jacobea y algunos consejos para hacer el Camino de Santiago si te animas por primera vez.

 

  Llegarás a conocerte mucho mejor

 

  Todos los peregrinos tienen un motivo de peso para darle una oportunidad al Camino de Santiago. Algunos lo emprenden por motivos religiosos y otros simplemente para encontrar a su "yo" espiritual. Pero sin embargo lo que todos ellos guardan en común es que llegan a conocerse a sí mismos mucho mejor. El Camino es un lugar perfecto para reflexionar sobre quién eres, la vida que realmente llevas y descubrir como reaccionas ante situaciones totalmente diferentes a las que te encuentras en tu rutina diaria. Recorrer el Camino de Santiago implica un proceso de autoanálisis personal muy profundo que consigue cambiar en muchos peregrinos para siempre la forma en la que ven la vida y lo que les rodea. Si te decides a hacerlo, seguro experimentarás una sensación de profunda nostalgia la primera semana después de concluirlo y retomar tu vida habitual.

 

  Te forzarás a salir de tu zona de confort diaria

 

  El Camino de Santiago te sacará sin previo aviso y sin anestesia de la rutina diaria en la que seguro vives instalado. Todos construimos un proceso de vida que repetimos todos los días, en el que muy poco cambia y en el que nos cobijamos, escondiéndonos en una burbuja sin mirar hacia afuera. Nuestra perspectiva sobre la vida a veces está totalmente condicionada por nuestro entorno cerrado y lo que hace el Camino es precisamente ponernos frente a un espejo y llevarnos  al límite, colocarnos en una senda en la que caminamos y al principio no sabemos por qué. Precisamente en el Camino es donde tenemos que encontrar nuestras propias razones para seguir hacia adelante y aprender a convivir con un entorno totalmente diferente al de nuestro día a día.

 

  Aprenderás a distinguir lo que de verdad importa

 

  Uno de los puntos más duros de hacer el Camino de Santiago no es afrontar físicamente la dureza de las etapas, sino encontrar nuestra propia razón para seguir caminando kilómetros y kilómetros sin razón aparente. Tras los primeros kilómetros encontrarás tu propia razón para seguir adelante y te darás cuenta de que el Camino es un reflejo de la vida misma; cada paso te acerca más al final, cada paso suma para alcanzar tu meta, pero lo que de verdad importa no es llegar a Santiago de Compostela ni terminar los primeros. Lo que importa de verdad es cada paso que das y lo que vives mientras caminas: el Camino es el ahora y no lo que será. El Camino te enseña que por muchos planes que hagas de cara al futuro, la vida sigue su paso sin detenerse y la decisión de exprimirla al 100% es solo tuya.

 

  Te abrirás a conocer gente nueva

 

  Los que nos lanzamos a recorrer el Camino de Santiago año a año normalmente lo hacemos pletóricos, con un buen estado de ánimo que nos hace estar más abiertos a conocer gente nueva con la que compartir nuestra experiencia. Con la actitud adecuada, te será muy fácil conocer a otros peregrinos con los que podrás compartir muchas cosas, sin verte obligado a atarte a su compañía si más adelante lo que buscas es caminar solo. Descubrir las motivaciones de los otros peregrinos para hacer el Camino y lo que les ha llevado a recorrerlo es algo que merece la pena descubrir por ti mismo.

 

  Si todavía no has recorrido el Camino y te decides, otra de las cosas que más te sorprenderá será el afán de compañerismo y solidaridad que existe entre los peregrinos. Existe una larga tradición que todavía se mantiene, el espiritu del peregrino, que lleva a los más experimentados a ayudar a los primerizos en el Camino y transmitirles su experiencia para que ellos hagan lo propio más adelante.

 

  Podrás adaptar tu Camino a tus capacidades

 

  El Camino de Santiago no es un paquete de viajes cerrado y estanco que tengas que coger o dejar. Eso es algo que muchos pensamos antes de informarnos acerca de la Ruta Jacobea, pero sólo con rascar un poco en su superficie nos damos cuenta de que no es así. El Camino de Santiago realmente no tiene un punto de partida oficial, ni tampoco transcurre por un sólo recorrido; lo que sí es cierto es que concluye en Santiago de Compostela (aunque una vez llegues a Compostela, puedes continuar hasta la costa). Por tanto, puedes planificar tu peregrinación como quieras, adaptando tu forma física al número de kilómetros que recorrerás y hacer las etapas más cortas o más largas según cómo te encuentres caminando. Sobre todo el Camino Francés cuenta con múltiples albergues y alojamientos de todo tipo por todo su recorrido, por lo que siempre puedes finalizar tu etapa antes de tiempo si no te encuentras con fuerzas. El Camino no es una prueba deportiva, no tienes por qué forzar tus límites si no quieres hacerlo.

 

  Conocerás lugares que no visitarías de otra forma

 

  Recorriendo el Camino cruzarás puentes, calzadas romanas, sendas milenarias, atravesarás pueblos de larguísima tradición jacobea, llenos de gente hospitalaria y por supuesto paisajes increíbles. Recorrerás a pie el norte de la Península, si es que te decides por el Camino Francés; la Galicia atlántica, si te decides por el Camino Portugués o toda la costa cantábrica, si decides recorrer el bellísimo Camino del Norte. Elijas la ruta que elijas, el Camino de Santiago no te va a defraudar, siempre mostrándote sus entornos desde un punto de vista en primera persona y no desde la ventanilla de un coche, enseñándote a saborearlos poco a poco mientras caminas por tu propio pie.

 

  Siempre hay más camino que descubrir, por mucho que hayas recorrido

 

  Dicen que quien prueba una vez el Camino siempre vuelve. No sabemos si será verdad, pero lo cierto es que la Ruta Jacobea engancha y mucho a los que se deciden a darle una oportunidad; las razones ya te las hemos expuesto más arriba. La mejor noticia es que ni mucho menos hay una sola senda a Santiago de Compostela ni tampoco son todas iguales. Desde el masificado Camino Francés a las milenarias rutas mediterráneas de la Península o la Vía de la Plata, que cruza Andalucía y Extremadura, tienes por delante un sinfín de caminos que te llevarán a Santiago y que te mostrarán muchas caras diferentes de la aventura que supone la peregrinación a Santiago. Sólo tienes que pedir más y lanzarte a la aventura.

 

  Será una experiencia que recordarás toda la vida

 

  Lanzarte a recorrer el Camino de Santiago es una experiencia que no se olvida en la vida, es algo que te puede asegurar cualquier peregrino. El Camino nunca se va a mover de ahí, siempre te va a estar esperando para cuando quieras volver si es que decides volver a recorrerlo. Cuando necesites una vía de escape, dejar todo atrás durante unos días para pensar y alejarte del ruido que te rodea, el Camino te va a recibir con los brazos abiertos y su mejor cara, como a todos los peregrinos.

                                                         ----------------------------------------------------------- 

    

  retour à Q.Pratique Avant  

  

                                                           delhommeb at wanadoo.fr -  25/03/2018