Consejos (Buen Camino)  

 

                                                         Preguntas frecuentes sobre el Camino de Santiago

                                                                       (Editorial lbuen camino)

  https://www.editorialbuencamino.com/dudas-del-camino-de-santiago

 

   Son muchas las dudas que nos pueden surgir antes de decidirnos por hacer el Camino de Santiago. Las preguntas frecuentes sobre el Camino que nos realizan los peregrinos son muchas y variadas. Desde las más esencial (cuándo lo realizo, qué fecha elijo, cómo llego..) hasta temas más técnicos (cómo planteo las etapas, cuánto me gasto, cómo me preparo…), en este apartado intentaremos aclararte algunos puntos y facilitarte el Camino, para que puedas disfrutarlo sin sorpresas.

 

- Qué es el Camino de Santiago

- ¿Qué hago para recorrer el Camino de Santiago?

- ¿Qué Camino elijo?

- ¿Cuándo realizar el Camino de Santiago?

- ¿Cómo me preparo para el Camino?

- ¿Cuánto dinero me gasto?

- ¿Qué llevo para el Camino?

- ¿Solo o en grupo?

- ¿Dónde duermo?

- ¿Cómo planifico las etapas?

- ¿Puedo llevar animales de compañía?

- ¿Es seguro hacer el Camino de Santiago?

- ¿Hay chinches?

- ¿Qué hago en Camino?

- ¿Hay transporte de mochilas o taxis?

- ¿Hay descuentos en transporte?

- ¿Cómo me cuido?

- ¿Cómo vuelvo a casa?

 

  Aquí respondemos a las dudas más frecuentes que nos plantean los peregrinos, pero seguro que tú tienes más y te gustaría consultarnos algo. Es normal que surjan dudas antes, durante e incluso después de nuestro periplo, o simplemente que tengas curiosidad por algunos temas relacionados con el Camino de Santiago.Si es así, además de navegar por nuestra web, no lo dudes y contacta con nosotros a través del WhatsApp (+34 654 504 390), e-mail (info@editorialbuencamino.com) o Facebook. Estaremos encantados de intentar acercarte un poco más a que puedas disfrutar del Camino de Santiago, como así lo hicimos nosotros en su día.

                                                                             ------------------------------

 

  Qué es el Camino de Santiago. Las rutas hasta la tumba del Apóstol Santiago

 

  Hay tantas definiciones como peregrinos para resolver la duda sobre qué es el Camino de Santiago pero, de manera sucinta, es el recorrido que realizan los peregrinos que se dirigen a Santiago de Compostela para visitar la tumba del Apóstol Santiago. A partir del siglo IX, se forjó como una de las rutas de peregrinación más importantes de Europa, convirtiéndose en la espina dorsal de los reinos de la península Ibérica. Por tanto no es una única ruta ni un camino que recorriera el Apóstol Santiago sino que son un conjunto de camino que, como venas del cuerpo, van convergiendo para dirigirse a Compostela.

 

  ¿Qué hace que las personas del siglo XXI abandonen sus comodidades para ir a un camino de peregrinación? ¿Qué tiene el Camino de Santiago para que sea una de las cosas que hay que hacer una vez en la vida? El peregrino participa de un camino que hunde sus raíces en la historia. El Camino de Santiago posee un espíritu diferente al de salir a andar una ruta cualquiera. Pregunta a peregrinos, pero lo mejor es que vengas al Camino y lo vivas tú mismo. Ten cuidado y no te contagies de muchos caminantes que lo viven como un producto de consumo, o como una competición o como una excursión de unos días desde lo más cerca de Santiago posible. Vívelo sin prisa. Disfrutando de cada lugar, de cada persona y de cada momento. Vívelo como la ruta que puede cambiar tu vida. Y lo hará.

 

  El año 2015 se alcanzaron los 262.458 peregrinos que llegaron a Santiago por alguna de las rutas que se consideran Camino de Santiago. La cifra crece año tras año desde hace un cuarto de siglo.

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Qué hago para recorrer el Camino de Santiago?  ¿Cómo ir al Camino?

 

  Para recorrer el Camino de Santiago y llegar a él, en primer lugar, debes informarte sobre qué es. Es una ruta de peregrinación sí, pero encontrarás peregrinos que, incluso una vez que ya lleven días caminando, creerán que el Apóstol Santiago también recorrió ese camino… Y tú debes estar ahí para corregir a este peregrino despistado, pues ya te has instruido sobre esta ruta.

 

  El Camino de Santiago es eso, un camino. Una ruta, un recorrido al que acuden actualmente decenas de miles de peregrinos de todo el mundo para dirigirse, a pie, en bicicleta o a caballo, a Santiago de Compostela. Así pues, el Camino siempre está abierto y a todo aquel que lo quiere recorrer.

 

  Existen varias rutas para llegar a Santiago. La más famosa y utilizada es el Camino Francés, pero también hay otras, como el Camino del Norte, el Camino Primitivo, el Camino Portugués o la Vía de la Plata.

 

  Para todos aquellos que consideren el Camino de Santiago como una peregrinación y se sientan peregrinos que marchan a Santiago, diversas cofradías, asociaciones del Camino o varios organismos autorizados extienden la llamada Credencial. Ésta es un documento que acredita a su dueño la condición de peregrino. Con ella, el peregrino puede identificarse como tal y así ser acogido en los refugios de peregrinos. Estos albergues, característicos del Camino de Santiago, no son como los albergues juveniles; son techo y cama que anónimos amantes del Camino e instituciones ponen como buenamente pueden a disposición del peregrino y que sólo podemos agradecer. Los peregrinos pueden dormir en estos albergues o, naturalmente, donde prefieran: pensiones, hostales, hoteles…

 

  Si deseas que la Catedral de Santiago te acredite que has realizado la peregrinación por motivos religiosos o espirituales (y recibir así la Compostela), deberás haber recorrido como mínimo los últimos cien kilómetros andando o, si es en bici, los últimos doscientos kilómetros antes de llegar a Santiago.

 

  Una buena guía del Camino es esencial. Debe estar actualizada y no ser turística, sino para peregrinos. Es muy diferente que en una guía te hablen de lo bonita que es la Catedral de León a que te indiquen por dónde va el Camino en León y que prestes atención a tal cruce donde se pierden todos los peregrinos. Las guías más importantes del Camino hacen reediciones. Nosotros llevamos muchos años dedicándonos a hacer exclusivamente guías del Camino de Santiago y sabemos de qué va el tema, y las editamos y actualizamos todos los años.

 

  Una vez que estés convencido de realizar el Camino de Santiago, deberás elegir la fecha, el lugar para comenzar y el modo (a pie, en bici o a caballo). Después debes ser acreditado con una credencial, en el caso de que desees poder ser acogido en los refugios de peregrinos o recibir en Santiago la Compostela. Este documento se recibe o en la Asociación o Cofradía del Camino de Santiago más cercana, o bien directamente en el lugar en el que hayas elegido comenzar el Camino de Santiago (tendrás que informarte previamente si en el refugio de peregrinos de esa localidad puedes conseguir la credencial). Posteriormente, debes recoger la información que necesites, ya sea en forma de libro-guía (que se encuentre actualizado), libro de oraciones, listado de refugios de peregrinos del año en curso… No olvides la preparación, tanto física como interior, además de hacerte con el material que consideres necesario para tu peregrinaje.

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Qué Camino elijo? 3 Muchas rutas y cada una distinta

 

  ¿Qué Camino de Santiago elijo? Ah, pero, ¿hay más de uno? Pues sí. El dicho afirma que “el Camino de Santiago empieza en casa de cada uno“, y así debería ser, pero normalmente no existen refugios de peregrinos desde nuestra casa a Santiago. Por eso, hay diversas rutas establecidas como Camino de Santiago, todas ellas señalizadas con las características flechas amarillas.

 

  Caminos hay para dar y repartir. Encontrarás un completo mapa con todos ellos en la web www.mapacaminosantiago.es. La inmensa mayoría elige el denominado Camino Francés, de la frontera franco-española en Navarra (Valcarlos-Roncesvalles) hasta Santiago de Compostela o bien en su variante aragonesa de Somport-Jaca hasta enlazar con la otra ruta en Puente la Reina. Es la vía más conocida y la que más huella histórica y artística ha dejado a su paso.

 

  Pero existen otras muchas rutas, como podrás ver en el mapa al que lleva el enlace antes indicado. El Camino Primitivo (que sale de Oviedo y llega a Santiago), el Camino de la Costa (por la costa Cantábrica), la Vía de la Plata (desde Sevilla), el Camino del Ebro (desde el delta del Ebro), el Camino Catalán (desde Montserrat), el Camino de Madrid (desde Madrid), Levante, del Sur, Inglés, Baztanés… En nuestra página web encontrarás amplia información sobre estas rutas y, muy especialmente, del Camino Francés, Camino Primitivo, Camino de la Costa, Camino Catalán y Camino Jacobeo del Ebro, que son las que hemos recorrido en los últimos años y de las que hemos editado diversas guías y una APP.

 

  Cada itinerario es diferente, en jornadas, en gentes, en paisajes, en clima… Pero todos tienen su encanto. Estudia y compara las rutas, tómate tu tiempo, y después decide cuál recorrer y desde qué punto de inicio, seguro que eliges el adecuado y te deja un gran recuerdo.

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Cuándo realizar el Camino de Santiago?  ¿Cuál es la mejor fecha para hacer el Camino?

 

  Son muchos los peregrinos que no saben cuándo realizar el Camino de Santiago. Para elegir una fecha, primero debes decidir el año, puesto que se puede hacer la peregrinación en un Año Santo. Por desgracia, tras el Año Santo 2010 ya no tenemos ningún otro hasta 2021.

 

  Después, la estación: tres de cada cuatro peregrinos eligen el verano para marchar a Santiago. Las vacaciones y el buen tiempo son las razones de este boom veraniego. La mejor época para ir a Santiago es la primavera, mayo o junio, cuando comienza a hacer buen tiempo y no hay gran masificación en los refugios de peregrinos del Camino. Septiembre es también un buen mes. Eso sí; no está asegurado el buen tiempo como en verano. De octubre a abril marchan sólo el 4% de los peregrinos, debido al frío, la lluvia, el barro e incluso la nieve.

 

  Un consejo a tener muy en cuenta: en verano, muchos peregrinos comienzan a principios de mes en Roncesvalles. Es lo que se conoce como “la ola” del Camino, que vendría a ser los atascos de la operación salida de tráfico en hora punta. La primera ola comienza el fin de semana más cercano al 1 de julio en Roncesvalles y acaba a fin de mes en Santiago. La segunda ola, peor si cabe, comienza hacia el 1 de agosto y llega a Santiago entre el 25 y el 30. En estas olas, en cuestión de tres días puede haber más de dos mil peregrinos, por lo que los refugios quedan completamente saturados. Si se va a comenzar en Roncesvalles por esas fechas, es recomendable, como en la operación salida de tráfico, escalonar la peregrinación e intentar comenzar antes o después de esos días complicados.

 

  Y otro consejo. Planifica los días con generosidad. El Camino no es correr: es andar tranquilo, descubrir gentes, visitar monumentos y rincones. Sólo así podrás sentir el Camino de Santiago que a tantos peregrinos ha iluminado sus vidas.

 

  En cuanto a la meteorología, existe una web especializada en el clima en el Camino de Santiago que también te puede ayudar a decidir cuándo realizar el Camino de Santiago: http://www.caminodesantiagotiempo.com

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Cómo me preparo para el Camino?  5 Marchas previas y cuidado de los pies

 

  El Camino hay que tomárselo en serio. No es una broma, ya que son muchos kilómetros que nos pueden acabar pasando factura si no lo hemos tenido en cuenta. Una buena preparación para el Camino de Santiago es fundamental si queremos cumplir nuestro objetivo. Recuerda que cada día tendrás que caminar entre 20 y 30 kilómetros por diversos terrenos y con tu mochila al hombro.

 

  Aguantar no es un problema, realizan esta ruta desde niños hasta personas mayores. Si no estás acostumbrado, te sorprenderás de lo que puedes hacer. Pero no puedes olvidarte de preparar tu cuerpo para el Camino. Andar unos días antes con el mismo calzado (tiene que estar adaptado a tu pie cuando vayas a iniciar la ruta, unas zapatillas nuevas pueden darte muchos problemas) y con un peso en la espalda parecido al que vas a llevar puede ayudarte. También es fundamental que tus pies estén en forma, cuidados, hidratados y sin heridas, si no es así, las ampollas te dificultarán la ruta o incluso una tendinitis podría obligarte a abandonar.

 

  Si vas en bicicleta, también necesitas preparación para el Camino de Santiago. Es conveniente que realices unas marchas de unos cuantos kilómetros los fines de semanas o días anteriores, de esta forma evitarás sufrir incómodas agujetas desde la primera jornada. Recuerda que debes aprender a solventar por ti mismo todos los problemas mecánicos que pueda acarrear la bici. En el Camino encontrarás talleres donde arreglar tu bicicleta, pero igual no están cerca de donde sufras el percance.

 

  Recuerda que es muy importante seguir cuidándote también durante el Camino: hay que dormir las horas necesarias, mantener una higiene diaria con especial cuidado de las piernas y pies, y realizar estiramientos tanto antes de salir como una vez ya en el alojamiento. En este enlace encontrarás más información sobre los cuidados en el Camino.

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Cuánto dinero me gasto?   El presupuesto para el Camino

 

  Si quieres hacer un presupuesto básico y saber el dinero necesario para el Camino de Santiago, tienesque ver si tu idea es ir como turista o como peregrino. El primero será menos ahorrador que el segundo, siendo dos perspectivas diferentes del Camino. Aquí nos centramos en el peregrino, que es el habitual. En este caso, nuestros dos principales gastos serán la alimentación y el hospedaje.

 

– Comida. Que necesite invertir más o menos dinero en tu alimentación, depende de si prefieres comer de restaurantes o decides cocinar tú mismo y prepararte la comida o cena (en muchos albergues hay cocina para uso del peregrino). En este caso, puedes tener un gasto medio de entre 15 y 20 euros.

– Hospedaje. Este gasto es el más variable, ya que en el Camino hay hospedaje para todos los gustos: albergues de peregrinos, albergues privados, pensiones, hoteles… el alojamiento es de lo más variado. Eso sí, si vas como peregrino y duermes en albergues, en muchos de los cuales se suele pedir ‘la voluntad’, no seas rácano, que su funcionamiento depende de nuestro dinero, y deja entre 3 y 5 euros (por persona). Un albergue de peregrinos con precio fijado puede rondar los 5-8 euros. Los privados pueden ir de 8-9 a 15-20 euros. Luego ya varía mucho entre hostales, pensiones, hoteles… En la web www.alojamientoscaminosantiago.com puedes encontrar información sobre precios.

– Más gastos. A lo largo del Camino de Santiago, siempre te encontrarás con pequeños gastos e imprevistos que, sumando, sumando, alcanzan una cantidad considerable. Son las monedas necesarias para lavadoras o secadoras, la compra de pequeños recuerdos, gastos en farmacia, entradas a monumentos… pueden hacer de media unos 5 euros diarios.

 

Como se puede ver, el gasto es de lo más variado, según nuestras preferencias y medios, pero no creemos que pueda bajar de los 25 euros diarios.

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Qué llevo para el Camino?   Material necesario e imprescindible

 

  La gran duda existencial. ¿Qué llevo para el Camino? ¿Cuál será nuestro equipaje para tantos días? Nos gustaría llevar muchas cosas, pero en el Camino nos va a pesar a cada paso hasta el cepillo de dientes. Por eso, habrá que discernir para ver qué es realmente lo imprescindible (y, si vamos en grupo, compartir las cosas ahorra peso a todos).

 

   Ropa

  Depende siempre de la época del año, pero para lo más habitual, en verano, podría ser: tres camisetas, dos pantalones (los desmontables son muy útiles), tres juegos de ropa interior, un jersey y un chubasquero o capa de lluvia. En los meses fríos, deberíamos añadir un polar, guantes, gorro y bufanda. En cuanto al calzado, deportivas o botas flexibles que en ningún caso sean nuevas y con las que te encuentres cómodo. Para recambio cuando no camines, unas sandalias (sólo en verano) u otras deportivas. Por peso y por higiene, no hace falta llevar más ropa; recuerda que la ropa que uses cada día tienes que lavarla: aunque parezca que no se encuentre sucia, estará sudada y puede ser fuente de gérmenes o incluso atracción a la mochila de chinches y otras plagas poco deseables.

 

   Documentación

  DNI o pasaporte, tarjeta de la Seguridad Social o semejantes, credencial del peregrino y una tarjeta de crédito (en metálico, sólo lo necesario para dos o tres días). Todo esto se puede llevar en una riñonera, de la que no debes separarte nunca y que te vendrá muy bien para portar algún otro objeto que desees tener siempre a mano.

 

   Y más cosas…

  Un repaso a cosas que puede que se te hayan olvidado (pero tampoco te emociones llenando la mochila). Queda por añadir un pequeño botiquín con aspirinas, vaselina para los pies y material para la eliminación de ampollas. Un saco de dormir ligero en verano, no tan ligero en otras épocas. Una esterilla. Toalla pequeña. Un bote de jabón y champú y jabón para lavar la ropa. Sombrero o gorra para el sol. Botella de agua para ir rellenando o dos bidones si se va en bicicleta (la hidratación con calor será fundamental). Navaja o cubiertos. Una bolsa de aseo. Pinzas de plástico o imperdibles. Un bastón (o incluso dos se llevan ahora). Una linterna. En bici, no olvidar los culottes, el casco, gafas, guantes, parches, pegamento, cámara, aceite, destornillador, cinta aislante, candado, bomba y llave inglesa, como mínimo.

 

  Y, tanto a pie como en bicicleta, mucho ánimo y buen humor.

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Solo o en grupo?  Nunca estarás solo en el Camino

 

  La decisión de ir solo o en grupo al Camino de Santiago es muy personal. Depende de cómo quieras vivir tu peregrinación y cuál sea tu objetivo (espiritual, cultural, turístico, deportivo…), ya que no es lo mismo realizarlo de una manera que de otra.

 

  Las ventajas de ir solo son poder decidir libremente cómo realizar las etapas y tener más oportunidades de abrirnos en el Camino a las gentes que nos encontramos. Los problemas de seguridad son bajos (puedes verlo en nuestro apartado ¿Es peligroso?), asimilables a los que se puedan tener en una excursión de montaña. Eso sí, debes tener en cuenta unos consejos, como evitar andar por las noches, los atajos desconocidos o las etapas de montaña en días de niebla o nieve. Además, si partes entre abril y octubre y recorres el llamado Camino Francés, nunca estarás solo en tu ruta. Llegar solo al punto de partida parece una temeridad, pero es quizá la mejor opción y encontrarás otros muchos peregrinos como tu. La media diaria de peregrinos es alta y antes de terminar la primera etapa ya habrás encontrado compañeros de los que puede que no te separes en todo el Camino.

 

  De todas formas, si prefieres ir en compañía desde el inicio pero no tienes con quién, puedes contactar con futuros peregrinos o dejar un mensaje en nuestro Facebook. Pero presta atención: al cerrarte en el grupo, ya sea familiar o de amigos, te perderás una parte del encanto del Camino de Santiago, puesto que es más complicado que compartas experiencias con otras personas que no conozcas. Por cierto que, si el grupo es numeroso, más de nueve integrantes, será necesario buscar alojamiento alternativo a los refugios, que en épocas de masificación no acogen a grandes grupos, o avisar con tiempo.

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Dónde duermo?   Alojamiento en el Camino de Santiago

 

  La oferta de alojamiento en el Camino de Santiago es numerosa. Puedes dormir donde desees: hoteles, hostales, pensiones, albergues juveniles, campings o al cielo raso.

 

  No obstante, una de las características más peculiares del Camino de Santiago es la hospitalidad jacobea, a través de la que se acoge al peregrino que va a Santiago en diversos albergues y refugios. Son lugares en los que se cubren las necesidades más básicas (techo y cama) de manera caritativa y están regentados habitualmente por voluntarios. Son los hospitaleros, personas que quieren ayudar al peregrino de manera altruista y cuidan del descanso de su cuerpo pero también de su alma, para ayudarle a aprovechar al máximo su Camino. Los albergues de peregrinos son de lo más variado, desde un polideportivo hasta una moderna casa rural.

 

  Para ser identificado como peregrino y, por tanto, tener opción a ser acogido en algún lugar, es necesario portar la credencial del peregrino.

 

  Sus precios pueden llegar hasta los 8-10 euros, aunque hay bastantes de donativo voluntario, en el que el peregrino deja lo que puede. Dado el carácter altruista de estos lugares, es recomendable adaptarse a las normas que cada refugio tiene establecido y agradecer lo que se le ofrezca, empezando por dejar todo lo más limpio posible.

 

  En la mayor parte de los refugios de peregrinos no se reserva ni se puede dormir más de una noche, salvo casos de enfermedad. La mayoría no acepta animales de compañía.

 

  Algunos consejos: no seas ruidoso por la noche y, si vas a madrugar, ten todo preparado para no molestar al resto de peregrinos al levantarte. Evita el ruido de las bolsas. Los refugios son exclusivamente para peregrinos a pie, en bici o a caballo. Si vas con coche de apoyo, no juegues con la buena voluntad de los demás. Busca lugares alternativos para pernoctar o utiliza tiendas de campaña. Los grupos de más de nueve personas deben llevar su propia infraestructura (como tiendas de campaña) o buscarse otros lugares de alojamiento alternativos. Recuerda que los peregrinos de a pie tienen preferencia sobre los ciclistas. Si el refugio está lleno (habitualmente en verano), pregunta o busca lugares para dormir alternativos. En www.alojamientoscaminosantiago.com tienes una amplia lista de lugares en los que pernoctar.

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Cómo planifico las etapas?  No te obsesiones con los kilómetros, disfruta de la ruta

 

  El Camino puede realizarse de muchas maneras, según el tiempo, las ganas, la preparación… A la hora de planificar las etapas del Camino de Santiago, necesitaremos tener en cuenta todos estos aspectos, incluso no está de más que te informes sobre las localidades y lugares que vas a atravesar, seguro que encuentras cosas interesantes que harán que pares un poco más de la cuenta.

 

  Te aconsejamos que programes al principio distancias cortas. La peregrinación a pie está al alcance de todo el mundo, pero se deben tener en cuenta las posibilidades de cada uno. La media diaria a pie oscila entre 20 y 35 kilómetros y en bicicleta de montaña entre 60 y 100. Es importante que tengas en cuenta en la planificación de las etapas las distancias entre refugios y la oferta de alojamientos existente en cada localidad, no vaya a ser que te lleves algún pequeño susto y te tengas que dar alguna que otra vuelta para encontrar dónde dormir.

 

  De todas formas, no hace falta que te desfondes y obsesiones por hacer kilómetros; también hay que visitar lo que recorremos, ya que es historia y cultura. Para vivir el Camino de Santiago hay que andar despacio, observar el paisaje, conocer monumentos y rincones, acercarse a las gentes, disfrutar de la ruta e, incluso, darse un pequeño homenaje degustando la gastronomía local.

 

  Puede ser que no te dé tiempo a realizar todo el Camino tal y como lo tenías planificado; no te preocupes, es algo que ocurre muy a menudo. En ese caso, puedes dividir su peregrinación en varios años o empezar tu ruta un poco más cerca de Santiago, lo importante es que vivas y disfrutes esta ruta jacobea. Ya sabes que las prisas nunca son buenas consejeras.

 

  Si quieres empezar ya a planificar las etapas del Camino de Santiago, puedes hacerlo en www.etapascaminosantiago.com

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Puedo llevar animales de compañía?  Tu mascota en el Camino de Santiago

 

  No es muy frecuente ver a peregrinos con animales de compañía en el Camino, puesto que no están permitidos en un gran número de refugios, pero sí hay quien se anima a realizar la ruta con su perro. Si tu eres de esos, tendrás que tener en cuenta una serie de cosas.

 

  No todos los animales pueden realizar este esfuerzo, consúltalo con tu veterinario previamente. Recuerda, que igual que te preparas tú para realizar el Camino, tienes que preparar a tu animal. Si no está acostumbrado a hacer deporte, es necesario realizar largas caminatas con él unas semanas antes de comenzar el Camino. Además, tienes que prepararlo por dentro y por fuera (endurecer las almohadillas de sus patas, desparasitarlo por dentro, ponerle pipetas y collares antipulgas y antigarrapatas e incluso darle vitaminas).

 

  En ruta, no olvides tenerlo siempre controlado, especialmente cuando pases por carreteras o entres en pueblos donde pueda haber otros perros. En estos casos, átalo y llévalo siempre pegado. La hidratación del animal es fundamental y, en días de mucho calor, es aconsejable que lo mojes con frecuencia. Acuérdate de darle algunos mimos e incluso un pequeño masaje de vez en cuando en la columna y en las patas.

 

  Los perros-guía son los únicos que tienen garantizado el acceso a los albergues del Camino para pernoctar con sus acompañantes, así que si no te gusta que tu mascota duerma sola y a la intemperie, la preparación de las etapas es esencial. Incluso conviene reservar el alojamiento con antelación. En www.alojamientocaminosantiago.com  tienes una completa guía de lugares para dormir.

 

  Es fundamental que lleves la documentación de tu perro y debes tener en cuenta que necesitará un botiquín especial y alimento para el Camino, así que en tu mochila tendrá que hacer un pequeño hueco para él también.

 

  Para ampliar la información sobre los animales de compañía en el Camino de Santiago, existen algunas páginas web especializadas:  www.caminoconmiperro.com y www.caminodesantiagoconperro.com . También te puede ayudar el siguiente blog: http://blogmascotas.com/el-camino-de-santiago-con-el-perro

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Es seguro hacer el Camino de Santiago?  Un Camino de Santiago seguro

 

 

     

 

  Ante todo, la ruta jacobea es segura. En 2015 fue muy famoso el caso de una peregrina estadounidense asesinada, pero se trató de un caso aislado en el millón largo de peregrinos de los últimos años en el Camino de Santiago. En 2018, una peregrina venezolana denunció una violación pero resultó ser falsa. Esta escasez de sucesos se debe a que España es un país seguro. Se puede salir a andar solo (y sola) de día o de noche sin pensar en todo momento en los peligros, algo impensable en buena parte del planeta.

 

  Los mayores problemas de seguridad que puedes encontrarte son los pequeños robos en los albergues. Por ello, hay que evitar llevar objetos de valor, no dejar tus pertenencias descuidadas (máquina de fotos, teléfono móvil) y vigilar siempre tu mochila y la de tus compañeros. Hacer la peregrinación, si vamos como peregrinos y no como turistas tal y como explicamos en el apartado ¿Cuánto dinero me gasto?, implica sobriedad en los gastos. No es necesario, por tanto, llevar grandes cantidades de dinero en metálico. Se puede ir sacando en cajeros automáticos y el dinero lo llevaremos en una cartera cerrada. Recuerda que no son necesarios aparatos de video, fotográficos profesionales o GPS. No obstante, si llevas algún objeto de valor evita hacer ostentación.

 

  Por otra parte, en caso de que no dispongas de teléfono móvil o no desees llevarlo, conviene que tu familia o allegados conozcan tu plan de ruta, por si deben localizarte, e incluso no estaría de más que tuvieran el contacto de alguno de los alojamientos en los que vayas a pernoctar. Y si llevas móvil, ten una app de geolocalización, (Buen Camino de Santiago para Android y Buen Camino para IOs-Iphone te mantiene geolocalizado y te permite consultar y enviar tu posición exacta).

 

  Otro gran problema en el Camino de Santiago son los atropellos. Los kilómetros que llevamos en las piernas y la mochila nos hacen ir más despacio de lo que pensamos y cualquier cruce de carretera hay que tomarlo con precaución. Y si toca carretera, recuerda circular por la izquierda y por el arcén, si es que existe.

 

  En el Camino puedes encontrarte perros sueltos, especialmente a la entrada o salida de algunas localidades, si les tienes miedo, el bastón o los dos bastones que lleves te darán seguridad.

 

  Por último, en caso de haber sufrido algún robo o de haber sido atacado o intimidado en ruta por algún peregrino o por algún desconocido, no dudes en denunciarlo a la policía en la siguiente localidad, de esta forma vitarás que otros peregrinos sufran lo mismo. Recuerda que el teléfono de emergencias en toda España es el 112.

 

  aquí el folleto de recomendaciones de seguridad ante los peligros del Camino de Santiago por la policía del País Vasco.

 

                                               

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Hay chinches?   Pocos, pero hay chinches en el Camino

 

  No es alarmante, pero hay que advertirlo: hay chinches en el Camino de Santiago. Como en todo lugar de aglomeraciones continuas y a veces poco higiénicas, los chinches llegaron hacia el 2005 al Camino de Santiago y, por mucho que se lo afirmen, no se ha conseguido extinguir la plaga. Estos pequeños insectos sobreviven mucho tiempo sin comer; se puede fumigar un albergue, pero al día siguiente pueden llegar chinches en las mochilas de los peregrinos… es casi imposible erradicarlos.

 

  De momento, hasta el pasado año 2015 ha continuado habiendo chinches. Por suerte, afectan a muy, muy pocos peregrinos, aunque nadie está libre de sufrir las picaduras. Evitan la luz, son nocturnos y chupan la sangre humana taladrando la piel con picaduras irritantes. Esta especie no transmite ninguna enfermedad, pero sus picaduras provocan incomodidad o insomnio.

 

  Es conveniente que aprendas a reconocer estos bichos y las huellas que dejan para poder revisar los alberques a los que vayas. Mira debajo del colchón y en las costuras, en el suelo y en los rincones cerca de la cama. Si encuentras rastros de chinches, avisa al hospitalero o al encargado y, mejor, busca otro sitio. Si no ves nada raro, nunca está de más que separes la cama de la pared y, si puedes, dejes tus pertenencias en alto, tanto sobre armarios como en una silla.

 

  No olvides, tampoco, que la higiene personal es fundamental, la ducha y el lavado diario de la ropa. Las secadoras de los albergues, que superan los 60 grados, también son una buena ayuda contra los chinches.

 

  Recuerda que estos pequeños bichitos pueden viajar contigo tanto en el Camino como fuera de él, así que una vez terminada tu ruta, cerciórate que no te llevas ninguno a casa. Es aconsejable que laves y pases por la secadora (estos insectos mueren a partir de los 48ºC durante aproximadamente 15/30 minutos) todo lo que puedas. Lo que no, revísalo cuidadosamente y échale un insecticida para ácaros que mate chinches.

 

  Hay muchas maneras de combatir estas plagas, puedes encontrar información en la red. Además, puedes consultar este PDF para más información sobre los chinches. Aquí también tiene un buen vídeo, en francés, explicando esta plaga.

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Qué hago en Camino?   Algunos consejos para la ruta

 

  Hay muchas cosas para hacer en el Camino de Santiago, pero lo primero y fundamental, seguir las flechas y conchas amarillas que indican con profusión la ruta.

 

  Después, aprovecha el Camino. Visita, conoce a gente, disfruta, reflexiona y mantén siempre el buen humor. La jornada puedes distribuirla como mejor te parezca, pero en verano te recomendamos levantarte relativamente pronto y no andar al mediodía, para evitar el sol y el fuerte calor. He aquí algunas indicaciones adicionales:

 

– Haz estiramientos antes de salir.

– No te duches por la mañana. Si lo crees realmente necesario, evita el agua caliente, ya que predispone la piel para rozaduras o ampollas.

– Si deseas caminar en grupo, el que manda es el que va más despacio.

– En cuanto a la alimentación, no realices comidas copiosas. Es conveniente tomar más azúcar que de normal, mediante la forma de dulces o miel, fruta y frutos secos, como nueces, cacahuetes o pasas y barritas energéticas o sales minerales. Siempre hay que llevar un poco de alimento encima, pero no es necesario cargar con la comida de todo el día. Para cada hora u hora y media y bebe y come un poco. No obstante, no realices grandes paradas.

– En camino, sigue la flecha amarilla. Toda la ruta está marcada con ellas, más o menos. Y si no hay flecha, sigue la lógica u otras marcas que hayan dejado otros peregrinos. Infórmate. No dudes en preguntar al hospitalero o a lugareños sobre cómo se presenta la etapa del día siguiente.

– Sé civilizado. No tires ni basuras ni colillas. Es de agradecer, si puedes, que recojas basura que encuentres por el camino para tirarla en el primer contenedor.

– Dosifica convenientemente. Normalmente, no se hacen días de descanso. Reduce la jornada cuando estés agotado; no debes obsesionarte por los kilómetros y el esquema prefijado.

– El sol será tu peor enemigo en verano. No olvides la gorra o sombrero y la crema protectora. Evita a toda costa andar a mediodía.

– Cuida tu salud. Si te salen ampollas, algo que seguramente ocurrirá, ten claro que no te debes arrancar la piel, ni quemarla ni cosas raras. Es simple. Utiliza una aguja desinfectada, atraviesa la ampolla y dejea que se produzca el drenaje. Protege la ampolla con tiritas o apósitos. En caso de que te molesten durante varios días, o te hayas quemado los pies, o tengas tendinitis o cualquier otro dolor, deja el Camino. Continuar sólo lo agravaría y lo primero debe ser tu salud.

– No te desanimes si haces kilómetros de más porque te pierdes o tienes problemas en algún tramo. Doscientos metros de camino embarrado te podrán costar más que dos kilómetros de carretera y te harán maldecir en arameo. Sigue a tu ritmo.

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Hay transporte de mochilas o taxis?   Un servicio en aumento

 

  Ante el aumento constante de número de peregrinos, también surgen nuevos negocios para ayudar a los peregrinos. El transporte de mochilas en el Camino de Santiago es algo muy minoritario, pero es un servicio cada vez más solicitado. En algunas rutas y zonas son más numerosos que en otras. Aquí te enumeramos algunas empresas privadas que ofrecen este servicio, que tiene un coste de unos 5-7€ por etapa. Nosotros te recomendamos que sólo lo contrates si ves que lo necesitas una vez que estás en el Camino pero haz lo que veas más conveniente.

 

  Varios caminos

 

– Correos: Trasporte de mochilas en Camino Francés desde Saint Jean Pied de Port, Portugués desde Tui, Primitivo, del Norte desde Asturias, Inglés y Camino a Fisterra.

  http://www.jacobeo.net/correos.htm

 

  Camino Francés:

 

– Jacotrans, para todo el Camino de Santiago Francés desde Saint Jean y también para la variante hasta Finisterre. Realiza envíos de larga distancia por el Camino, consigna de objetos, alquiler de mochilas y venta de material complementario, asesoramiento técnico al ciclista y reserva online en https://www.jacotrans.es . Contacto: jacotrans@jacotrans.com

 

– Antzin mochileros, para todo el Camino de Santiago Francés y el Aragonés. También servicio de taxi, de transporte de bicis, de consigna y de reparaciones (tel 629 434 214).

  http://www.antzin-mochileros-a-santiago.es

 

–  Pilbeo: Transporte de equipajes, no sólo para el Camino Francés sino también para el Camino Portugués desde Oporto, el epílogo a Fisterra y Muxia y el Camino Sanabrés desde Orense. Las reservas se realizan 100% online a través de la web o app.

  https://www.pilbeo.com

 

– N.C.S.: Transporte de equipajes para el Camino Francés. (Tel: 628 125 463).

  http://www.ncsequipajes.com

 

- taxnavarra.com, para el ámbito de Navarra y cercanías.

  http://www.taxnavarra.com

 

– Te llevo de excursión: empresa dedicada al transporte en el ámbito de Navarra. Te llevan de Pamplona a Roncesvalles, a Saint Jean Pied de Port, te recogen en cualquier punto y también hacen transporte de mochilas.

  http://www.tellevodeexcursion.com/43-camino-de-santiago

 

- Navarvip Servicios, para el ámbito de Navarra y cercanías.

  http://www.navarvipservicios.com

 

– Juanjo, taxista de Burguete – Roncesvalles. (Tel: 670 615 190).

  

- Estella taxi http://www.estellataxi.com

  y Taxi Estella http://www.taxiestella.com

 para la zona de Estella (Navarra).

 

– Camino Fácil para todo el Camino Francés (tel: 610 798 138) / contacto@caminofacil.net

  http://www.caminofacil.net

 

– Camino Cómodo para el Camino Francés desde Sahagún a Santiago, la prolongación a Fisterra, el Camino  Inglés y el Camino Portugués en Galicia / caminocomodogalicia@gmail.com

  http://caminocomodo.es

 

- En La Rioja y hasta Burgos capital, la empresa Desde Nájera: (tel: 666 801 051).

 

- El taxista Carlos Solís se ofrece para la provincia de León (tel: 676 090 465).

 

- También en La Rioja, Burgos y León en toni-transporte.webcindario.com

  http://toni-transporte.webcindario.com

 

- Marimar entre León y Ponferrada (Tel: 606732207) / marimartransports@hotmail.com

 

- caminodesantiago2010.com.es, desde León hasta Santiago de Compostela y también el Camino de Finisterre.

  http://www.caminodesantiago2010.com.es

 

- Carlos Díaz Peláez, de Cebreiro a Santiago (Tel: 679444996)

  http://www.peregrinotaxi.com

 

- David en las etapas entre Sarria y Santiago (www.mochilasdavid.es).

  http://www.mochilasdavid.es  

 

  Camino del Norte

 

- Asturperegrino transporta mochilas y maletas en el Camino de Santiago en Asturias; tanto el Norte como el Primitivo (Tel: 696140871) / asturperegrino@hotmail.com

 

– taxi Abel Mondoñedo, de Ribadeo a Baamonde. Tel: 629418251 http://www.taxiabelmondonedo.com

   

– taxi Pepe Mondoñedo, zona norte de Asturias y Lugo. Tel: 659496630 http://www.taximondonedo.es

 

  Transporte de bicicletas

 

- Para el transporte de bicicletas, desde casa al Camino o viceversa, puede consultar la web www.bicigrino.com

 

  Estas son algunas de las ofertas que puedes encontrar en el Camino, pero existen muchas más, incluso hay alojamientos que ofrecen la posibilidad de llevar las mochilas de un punto a otro. Si surge esta necesidad, preguntando en cualquier localidad podrán indicarte a dónde acudir.

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Hay descuentos en transporte?   Como se puede suponer, los descuentos son muy puntuales.

 

  Desde la Oficina del Peregrino en Santiago de Compostela se ofrece descuentos del 20% para todos aquellos que hayan llegado a Santiago andando o en bicicleta. También tienen un acuerdo con una empresa para el transporte de regreso de la bicicleta y alforjas. Esto es, en principio, sólo para este año 2010.

 

  Por su parte, Iberia también ofrece descuentos para determinados aeropuertos insulares españoles partiendo desde Santiago de Compostela y en clase turista, y, por otra parte, para el transporte de bicicletas siempre que se encuentren convenientemente embaladas.

 

  Más información en  www.renfe.es  o tel: 902 240 202 y en www.iberia.es  o tel: 902 400 500.

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Cómo me cuido?   Los cuidados en el Camino de Santiago

 

  Ampollas, esguinces, rozaduras… al Camino de Santiago le acompañan diversos problemas no tan agradables que pueden llegar incluso a acabar con nuestra peregrinación. Para ello, la prevención es lo más importante. Por eso, los cuidados en el Camino son fundamentales y es necesario dividirlos en tres fases: antes, en cada etapa y después de cada etapa.

 

  Antes del Camino:

  Tu peregrinación comienza mucho antes del día de partida, tienes que tener en cuenta algunas cosas importantes, especialmente pensando en las largas marchas de cada jornada. En ¿Cómo me preparo para el Camino? tienes amplia información sobre este tema, pero básicamente:

– Recuerda hacer una mochila ligera. No superes los 8-9 kilos, distribuyendo su peso de manera adecuada: lo más ligero en la base y el mayor peso en las dos terceras partes superiores.

– No estrenes calzado en el Camino. Practica antes con el que vas a usar. Haz marchas de 5-10 kilómetros las semanas anteriores a la peregrinación para ir cogiendo forma.

 

  En el Camino:

  El día a día marcará tu Camino y tú mejor que nadie conoces tu cuerpo. Cada persona es diferente y los esfuerzos nunca afectan igual, aunque siempre es importante tener en cuenta estas nociones básicas, al menos para los primeros días, luego tú verás qué te va mejor.

– Te recomendamos no ducharte por la mañana o, si lo haces, que sea brevemente y sécate muy bien los pies.

– Atención a las uñas de los pies: ni largas ni muy cortas.

– Para las ampollas, te puedes aplicar vaselina o alguna crema antiampollas antes de ponerte los calcetines.

– No fuerces la marcha ni te obsesiones con los kilómetros.

 

  Y después de cada etapa…

– Revisa tus pies, para ver que no ha surgido ningún problema ni ningún principio de ampolla.

– Tras la ducha, sécate bien los pies e hidrátalos con alguna crema.

– Cámbiate de calzado tras la marcha por uno más cómodo y aireado.

                                                                             ------------------------------

 

  ¿Cómo vuelvo a casa?

 

  Los refugios y la señalización del Camino de Santiago están pensados para ir a Santiago, pero no para volver. Por ello, la vuelta tendrá que hacerla en autobús, tren, coche o avión. Los más utilizados son el tren (www.renfe.es o tel: 902 240 202) y el avión (www.iberia.es o tel: 902 400 500) En vuelos de Santiago a determinados aeropuertos insulares españoles, presentando un certificado de haber realizado la peregrinación, hay un descuento del 50% sobre clase turista.

 

  Para los ciclistas, existe la empresa Hal Courier, en Santiago (981 572 341), que tienen un acuerdo especial con la oficina del peregrino y le llevaran la bici sin desmontar ni nada y hasta con alforjas a su casa por 49 euros. De esta forma soluciona dos problemas, cuando llega a Santiago queda libre y sin tener que vigilar la bici y la bici viaja economicamente a su casa.

                                                         ----------------------------------------------------------

    

  retour à Q.Pratique Généralités  

  

                                                           delhommeb at wanadoo.fr -  25/03/2018