Camino Primitivo : descripción (Gronze)  

 

                

 

                                         Camino Primitivo : descripción de las etapas

                                       Joan FIOL BOADA (Gonze (http://www.gronze.com/)

  

 

  Por Asturias

- Etapa 1. Oviedo - San Juan de Villapañada (27,0 km)

- Etapa 2. San Juan de Villapañada - Salas (18,2 km)

- Etapa 3. Salas - Tineo (19,8 km)

- Etapa 4. Tineo - Pola de Allande (26,4 km), y variante por la Ruta de los Hospitales

- Etapa 5. Pola de Allande - La Mesa (21,6 km)

- Etapa 6. La Mesa - Grandas de Salime (15, 2 km)

- Etapa 7. Grandas de Salime - A Fonsagrada (27,6 km)

 

  Por Galicia

- Etapa 8. A Fonsagrada - O Cádavo (25,4 km)

- Etapa 9. O Cádavo - Lugo (31,0 km)

- Etapa 10. Lugo - San Román da Retorta (19,6 km)

- Etapa 11. San Román da Retorta - Melide (30,2 km)

                                                         ------------------------------------------

 

  Etapa 1. Oviedo - San Juan de Villapañada (27,0 km)

 

  Oviedo. Numerosos peregrinos medievales se desviaban a Oviedo, desde León, para visitar la catedral de San Salvador, el monumento más importante de la ciudad, y sus reliquias. Hacían bueno el antiguo refrán que dice: "Quien va a Compostela y no va al Salvador, honra al criado y deja al Señor". La catedral (siglos XII-XIV), de base gótica, tiene una sola torre y tres portadas, una por cada nave. En su interior se venera la imagen románica de San Salvador (siglo XII). La Cámara Santa guarda importantes tesoros y reliquias sagradas, como la Arca Santa y el Santo Sudario. La capital de Asturias centra en su casco medieval, en parte peatonal, la mayor parte de su atractivo turístico. Por otra parte, en el Teatro Campoamor, se celebra anualmente la ceremonia de entrega de los prestigiosos premios Príncipe de Asturias.

 

  De Oviedo a Lloriana. Iniciamos nuestra apasionante aventura delante de la catedral de San Salvador. La salida de la capital asturiana es un poco tediosa por larga. Vamos siguiendo, con alguna dificultad, las vieiras de bronce colocadas en el suelo, cada una de las cuales nos lleva a la siguiente. Así, tomamos a mano derecha las calles San Juan y La Luna, y por la izquierda la calle Covadonga que se prolonga en las calles Melquiades Álvarez e Independencia. Desembocamos en la avenida del Cantábrico (N-634), que seguimos unos pocos metros por la izquierda para cruzarla por un paso de peatones. Proseguimos en la misma dirección por las calles Teniente Coronel Teijeiro y Aragañosa, delante del bar "El choque" doblamos a la derecha para cruzar la línea del FEVE por una pasarela peatonal, y continuamos por las calles Alfonso I el Católico y Gozón. Ya en el barrio de La Florida, de nueva construcción, tomamos primero una calle a la derecha y otra a la izquierda para salir a una enorme rotonda. Desde ésta seguimos la calle de la derecha y ya salimos de la ciudad junto al parque "Camino de Santiago". Por una carretera local subimos a la primera aldea rural, San Lázaro de Paniceres, y por distintos caminos de tierra y asfalto, con desniveles continuos, a través del monte Naranco, llegamos a la solitaria capilla de la Virgen del Carmen, en Llampaxuga. Luego proseguimos por una pista en bajada, a través de un bosque de eucaliptos, hasta superar el reguero de la Huerta y llegar en subida a Lloriana.

 

  De Lloriana a Escamplero. Desde Lloriana bajamos para tomar a la derecha la carretera AS-232, salvando el río Nora por el medieval Puente Gallegos en paralelo a la carretera. Por ésta cruzamos la población de Gallegos y a la salida tomamos a la derecha un camino que nos introduce en un precioso bosque de castaños y robles. Al inicio avanzamos en ligera bajada pero pronto empieza el ascenso, que después de un giro a la izquierda se convierte en un duro repecho hasta desembocar en Escamplero, localidad que cuenta con un bar-restaurante (miércoles cerrado) y un albergue de peregrinos.

 

  De Escamplero a Premoño. Salimos de Escamplero por la carretera a Avilés, dejamos a mano izquierda el albergue de peregrinos y poco después tomamos un camino a la izquierda que ataja una curva de la carretera. Regresamos a ésta y la altura de la capilla de Fátima volvemos a dejarla para bajar al bucólico y solitario valle del Andallón. Lo cruzamos y después de salvar el río Andallón seguimos a la derecha una carretera hasta Premoño (hay un bar), donde está la capilla de Santa Ana, único vestigio de un antiguo hospital de peregrinos.

 

  De Premoño a Peñaflor. Salimos de Premoño por carretera y en seguida nos desviamos a mano derecha por un sendero boscoso. Más adelante salimos a la carretera que por la derecha nos lleva a Paladín. Continuando por ésta, y superado el río Soto, en Puerma, tomamos a la izquierda un sendero que avanza junto al río Nalón (el más largo y caudaloso de Asturias), y que desemboca en la carretera AS-234, que ya seguimos hasta llegar al puente sobre el río Nalón. Lo cruzamos y por la derecha ya llegamos a la bonita aldea de Peñaflor, la cual cruzamos por una de sus calles dejando la carretera a mano izquierda.

 

  Peñaflor. El puente sobre río Nalón data de inicios del siglo XII, donde existió en uno de sus márgenes un hospital de peregrinos. El puente ha sido remodelado en numerosas ocasiones a los largo de su historia; aun así conserva su estructura original.

 

  De Peñaflor a Grado. A la salida cruzamos por un túnel la línea del ferrocarril de vía estrecha (FEVE) y proseguimos por una pista llana entre huertos y tierras de labranza. Ya vemos la ciudad de Grado al fondo y llegamos en un santiamén. Cruzamos a nivel la vía del tren para entrar en Grado, capital del concejo y localidad que cuenta con todos los servicios.

 

  Grado. Su monumento más relevante es la capilla de Los Dolores. Fue ordenada construir por el marqués de Valdecarzana, a inicios del siglo XVIII, como panteón funerario. Es una elegante y vistosa edificación de estilo barroco, de traza austera pero con una rica ornamentación interior.

 

  De Grado a San Juan de Villapañada. Cruzamos Grado por la carretera hasta que, pasada una gasolinera, tomamos una calle a mano izquierda que se prolonga en una pista de cemento en fuerte ascenso. La pendiente se suaviza progresivamente. Cruzamos por un puente un vial de acceso a la autovía A-63, el talud de la cual queda justo a nuestra izquierda. Después de otro fuerte ascenso por una pista de asfalto alcanzamos el cruce (bien señalizado) de acceso a San Juan de Villapañada; a la derecha, a 800 metros, se encuentra dicha parroquia (sin ningún servicio) y el albergue de peregrinos, mientras que si queremos continuar el camino debemos seguir la subida de frente. Si nos alojamos en el albergue de San Juan de Villapañada al día siguiente debemos retroceder hasta este cruce para retomar el camino.

                                                         ----------------------------------

 

  Etapa 2. San Juan de Villapañada - Salas (18,2 km)

 

  De San Juan de Villapañada a Santa Eulalia de Dóriga. El impacto sobre la histórica ruta que ha provocado la construcción de la autovía de la Espina A-63, sin miramientos ni medidas correctoras, ha sido devastador. Este tramo es el paradigma de lo que está sucediendo en el conjunto de los Caminos de Santiago, tratando con iniquidad y desprecio un patrimonio natural, histórico y monumental de primera magnitud. Si hemos dormido en el albergue de San Juan de Villapañada debemos regresar por el mismo camino hasta el desvío y seguir en pronunciada subida por pista de asfalto. En el alto del Fresno vemos, a mano derecha, sobre la colina, el santuario de Nuestra Señora del Fresno. Nosotros seguimos de frente (quien se dirija al albergue de Cabuñana debe seguir la carretera a la derecha), en bajada por una horripilante pista abierta para la construcción de la autovía, que queda abajo a nuestra izquierda. Pasamos junto a la fuente y el puente de La Meredal, superamos por un puente la autovía y en fuerte bajada llegamos a Santa Eulalia de Dóriga. Hay el bar Cá Pacita a pie de camino, que incluso tiene en su parte trasera una habitación con unas pocas literas para los peregrinos que quieran terminar la etapa aquí, aunque no es propiamente un albergue.

 

  Santa Eulalia de Dóriga. Destaca la iglesia parroquial, de estructura neoclásica aunque de origen románico, y el interesante palacio-fortaleza de Dóriga, de los siglos XIV-XVI.

 

  De Santa Eulalia de Dóriga a Cornellana. Nuestra progresión hacia el fondo del valle del Narcea vuelve a tropezar con las obras de la autovía, completamente paralizadas (a junio del 2011). Por suerte los desvíos están bien señalizados, y se modifican en función de las obras. Finalmente, en bajada, alcanzamos la carretera AS-15, que seguimos en paralelo por su izquierda. Pasamos junto a la Casa del Río, un centro del interpretación del salmón, y poco después cruzamos el río Narcea por el puente de la carretera para entrar en Cornellana. El itinerario oficial nos desvía de inmediato a la izquierda hacia el monasterio y el albergue, pero la mayoría de bares y tiendas están a pie de carretera; si seguimos la carretera regresaremos al camino a la altura del monasterio (por una calle a la izquierda, está indicado).

 

  Cornellana. A la salida de la población encontramos el monasterio de San Salvador de Cornellana. Fue fundado a inicios del siglo XI y en el siglo XII pasó a depender de la orden francesa de Cluny, convirtiéndose así en uno de los monasterios más importantes de Asturias. De aquel periodo conserva una portada, mientras que la fachada y el claustro son barrocos (siglo XVIII).

 

  De Cornellana a Casazorrina. Por detrás del monasterio seguimos en constante subida la carretera local SL-7, con una buena panorámica del monasterio y del valle, cruzamos por un puente la autovía en obras y, pasada la aldea de Sobrerriba, seguimos a la derecha un bonito sendero boscoso que llanea a media ladera. Salimos a una cantera que bordeamos por la izquierda, continuando en la misma dirección. Pasada la aldea de Llamas nos acercamos a la nacional N-634 y al río Nonaya, avanzando en paralelo a ambos. Después de la iglesia de Santiago de Villazón y la fuente, tomamos un bonito sendero boscoso hasta el puente de piedra de Casazorrina, que salva el río Nonaya antes de llegar a la aldea de Casazorrina, que no cuenta con servicios.

 

  De Casazorrina a Salas. A la salida de Casazorrina volvemos a tropezar con las obras de la autovía, que esta vez cruzamos por un aciago túnel. Ya siguiendo en la misma dirección, primero por un agradable camino boscoso y después por la carretera AS-226 (avenida de Llaniello), llegamos a la acogedora población de Salas, que cuenta con todos los servicios y un nuevo, aunque demasiado pequeño, albergue de peregrinos.

 

  Salas. El patrimonio de la población está formado por la iglesia gótica de Santa María La Mayor (siglo XVI) y el conjunto que forman el palacio Valdés-Salas (siglo XVI), la torre medieval (del siglo XIV pero que ha sido reconstruida) y el puente sobre un arco que une ambas construcciones.

                                                          -----------------------------

 

  Etapa 3. Salas - Tineo (19,8 km)

 

  De Salas a La Espina. Salimos de Salas pasando por debajo del arco que une el palacio Valdés-Salas y la torre medieval. Por una agradable y tranquila pista al lado del río Nonaya, entre robles y castaños, vamos ganando poco a poco altitud. Más adelante la pendiente se torna más pronunciada y a media subida, por enésima vez, nos topamos con las obras de la autovía A-63. Otra vez un desvío inesperado que endurece y alarga el recorrido; afortunadamente está bien señalizado. Desembocamos en la carretera nacional N-634, por el arcén de la cual nos vemos obligados a caminar unos quince minutos, hasta tomar un camino en subida a mano izquierda (con giros extraños, atención a las señales) que nos conduce a la aldea de Porciles. A partir de aquí el camino ya llanea hasta Bodenaya, donde hay un albergue de peregrinos, y poco después hasta La Espina, localidad con todos los servicios.

 

  De La Espina a El Pedregal. Siguiendo la carretera N-634, y justo pasada la última casa de La Espina, tomamos a la derecha en diagonal un camino en muy estado, que sube a media ladera y avanza dejando la carretera abajo a mano izquierda. Pasamos por pequeñas aldeas sin servicios, en las que vemos algunos hórreos. Caminamos entre robles, por caminos de tierra, con algún repecho fuerte, hasta bajar de nuevo a la misma carretera a la altura de El Pedregal, donde hay un pequeño bar-tienda.

 

  De El Pedregal a Tineo. A la salida de El Pedregal tomamos otro camino a mano derecha, en subida, que avanza a media ladera a través de un espeso bosque. Hasta Tineo el recorrido es precioso, en plena naturaleza, en un silencioso entorno rural. A la entrada de Tineo bordeamos el campo de fútbol y llegamos a la capilla de San Roque, junto a un parque. Tomamos el paseo Camino de San Roque, en la parte alta de la población; para acceder al albergue debemos doblar a la izquierda en bajada, en un desvío bien señalizado, mientras que si queremos continuar el camino seguimos recto.

 

  Tineo. El monumento más interesante es la iglesia de San Pedro, que formaba parte de un antiguo convento construido por los franciscanos en el siglo XIII y que pasó a ser la iglesia actual a finales del siglo XIX. Del edificio original tan sólo se conserva una portada y una pequeña parte de la nave. En el interior acoge el Museo de Arte Sacro, una colección muy valiosa y completa de todo tipo de elementos religiosos del concejo (piezas de orfebrería, esculturas, ropa, ornamentos, bibliografía...).

                                                        ------------------------------------

 

  Etapa 4. Tineo - Pola de Allande (26,4 km), y variante por la Ruta de los Hospitales

 

  De Tineo a Villaluz. Salimos de Tineo por delante del ayuntamiento y, a mano derecha, subimos una calle que nos lleva justo delante de la iglesia. Un azulejo con una vieira nos indica que debemos tomar una calle a mano izquierda. Ésta, en duro repecho, se prolonga en una pista asfaltada que más adelante es de tierra. Avanzamos a media vertiente de una ladera ganando altitud poco a poco, disfrutando de unas magníficas vistas sobre Tineo. Más adelante la pendiente de la subida gana algo de fuerza hasta desembocar en una pista de asfalto, que seguimos unos metros a mano izquierda para continuar por una pista a la derecha. Iniciamos un descenso moderado, deleitándonos con el bello paisaje. La pista desemboca en otra de cemento que seguimos hasta salir a la carretera AS-350, en el Alto de Piedratecha. Continuamos por la derecha en paralelo a la carretera (nos queda a la derecha), hasta tomar a la izquierda una pista boscosa que desciende a la vaguada del río Deina. Llegamos al cruce, bien señalizado, donde debemos decidir si nos acercamos a visitar el importante monasterio de Obona (desvío de 800 metros) o lo dejamos para una ocasión mejor. En este último caso, seguimos llaneando por un magnífico bosque de robles y castaños hasta que, en ascenso, salimos a la pequeña aldea de Villaluz, sin servicios.

 

  Monasterio de Santa María La Real de Obona. Unos ocho kilómetros después de Tineo encontramos, bien señalizado, el desvío que permite acercarnos al monasterio de Obona. Se encuentra a 800 metros del camino y la visita, para aquéllos que caminen sin prisa, merece la pena. Se cree que fue fundado en el siglo XIII, pero la mayor parte de la construcción actual data del siglo XVII. Había contado con un hospital de peregrinos. Actualmente se encuentra abandonado y con tendencia, si nadie lo impide, a derivar hacia un estado ruinoso.

 

  De Villaluz a Campiello. A la salida de Villaluz alcanzamos la carretera local TI-3, que seguimos a la derecha hasta Campiello, pasando antes por Vega del Rey y Berrugoso. En Campiello hay un bar-restaurante, y el famoso bar-restaurante-tienda Casa Herminia, que también cuenta con un excelente albergue de peregrinos (algo caro) y una casa rural.

 

  De Campiello a Borres. Salimos de Campiello por la misma carretera TI-3, pasamos por El Fresno y El Espín, y la dejamos la carretera por la izquierda. A 300 metros tomamos a la derecha un bonito camino que nos conduce al pueblo de Borres, que no dispone de servicios pero sí de un albergue municipal. El desvío al albergue, bien señalizado, está 500 metros antes del pueblo.

 

  De Borres a La Mortera. En Borres cruzamos la carretera (AS-219) y superamos un corto repecho para proseguir a la izquierda llaneando por una boscosa ladera. A algo más de un kilómetro encontramos la bifurcación, perfectamente señalizada, del camino principal y la variante por la Ruta de los Hospitales. Por el camino principal descendemos para cruzar de nuevo la carretera AS-219, a la altura de Samblismo, y continuar por un precioso camino hasta la aldea de La Mortera, donde hay (en la carretera, en la parte de arriba) un pequeño y acogedor bar-tienda de horario algo incierto.

 

  De La Mortera a Porciles. Seguimos por caminos y senderos, con constantes subidas y bajadas para superar sucesivos arroyos, que son atajos de la carretera AS-219, a la que entramos y salimos varias veces. Por dicha carretera llegamos al alto de Porciles, algo más adelante a la iglesia de San Roque y poco después a la aldea de Porciles, que también cuenta con una tienda-bar.

 

  De Porciles a Pola de Allande. Desde Porciles hasta el alto de Lavadoira (visible si no hay niebla) podemos seguir tanto el camino, que tiene una fuerte bajada hasta una vaguada y la correspondiente subida, como la carretera AS-219. En este último caso el trayecto es casi dos kilómetros más largo pero presenta un desnivel moderado. En el alto de Lavadoira, donde se encuentra la aldea homónima, empieza la bonita y dura (sobre todo en su tramo final) bajada a Pola de Allande, pasando antes de llegar por la aldea de Ferroy. En Pola hay todo tipo de servicios, incluido un albergue. Entre los peregrinos ha ganado fama la cena que ofrecen en el hostal La Nueva Allandesa, con un menú que presenta lo mejor de la cocina tradicional de la zona a un precio decente. Y, además, tratan especialmente bien a los peregrinos.

 

  Pola de Allande. Su monumento más relevante es el Palacio de Cienfuegos, también conocido como el Palacio de los condes de Peñalba, una sólida y espectacular construcción defensiva, con tres torres y planta en forma de L, que domina la población desde la cima de una colina. Data del siglo XV, pero se realizaron importantes reformas con posterioridad y poco queda de aquella época. Actualmente se encuentra abandonado, pero por su belleza y su privilegiado emplazamiento es un buen candidato para que algún buen samaritano con los bolsillos llenos le eche el ojo... Por lo que respecta al casco urbano cabe destacar el edificio del Ayuntamiento (1907).

 

  Variante por la Ruta de los Hospitales. La señalización es excelente, con tyramos en los que hay una estaca de madera con la flecha amarilla cada veinte metros. El inicio se encuentra a poco más de un kilómetro de Borres, perfectamente señalizado, y arranca ya con una contundente subida hasta la aldea de Cerredo, a la altura de la capilla de San Pascual. Proseguimos en la misma dirección, al inicio con otro fuerte ascenso, por pista de tierra, abriéndose cada vez más las vistas sobre las montañas y valles circundantes. Luego tomamos una pista ganadera que en ligera subida bordea la parte alta de la ladera de un monte. Los extensos bosques dan paso a la vegetación baja, que es la dominante a esta altitud. Llegamos a un collado y seguimos a la izquierda, sin dejar de subir, por un terreno solitario, abierto y expuesto a los vientos, con unos magníficos paisajes a ambas vertientes. Pasamos junto a las ruinas del hospital de Paradiella, y a tramos avanzamos campo a través, por zonas de pasto con ganado bovino. Más adelante llegamos a las ruinas del hospital de Fonfaraón, y proseguimos por la zona alta del desolado monte. Parece que las subidas no se terminen nunca, detrás de cada una hay otra. En algunos tramos vemos delante, si el tiempo lo permite, los dos collados (cruzados por sendas carreteras) hacia los que nos dirigimos; el de la derecha es el Alto de la Marta y el de la izquierda el Alto del Palo, donde confluiremos con el camino oficial. Poco antes de llegar al Alto de la Marta debemos desviarnos a la izquierda (está señalizado), para llegar al alto recorriendo unos pocos metros de la carretera. Del Alto de la Marta al Alto del Palo no hay ninguna dificultad, con otra subida, esta vez moderada, y la consiguiente bajada.

                                                          ----------------------------------------

 

  Etapa 5. Pola de Allande - La Mesa (21,6 km)

 

  De Pola de Allande a Peñaseita. Salimos de Pola de Allande en suave ascenso siguiendo la carretera AS-14 y, a algo más de un kilómetro, nos desviamos por un camino a mano izquierda que baja junto al río Nisón. Sin cruzarlo, por su vera derecha, proseguimos en suave ascenso. El desvío a mano derecha hacia el albergue de Peñaseita está bien señalizado; nosotros continuamos el camino de frente.

 

  De Peñaseita al Puerto del Palo. Continuamos el camino por el fondo del valle del río Nisón, en algunos tramos con abundante vegetación, cruzando diversos arroyos que descienden de las alturas de la sierra de Fonfaraón. Pasamos por el caserío de La Reigada y seguimos el ascenso, cruzando dos veces, por puentes de madera, el río Nisón. Luego la subida se endurece, pero la abundante vegetación, propia de la montaña alta, y el magnífico paisaje circundante, compensan el esfuerzo. Cruzamos la carretera AS-14 (que seguimos unos metros a la izquierda), y por senda ya encaramos el tramo final, con decidida pendiente, hasta el Puerto del Palo, a 1.146 metros de altitud. Es el techo del Camino Primitivo para aquellos que no hayan seguido la Ruta de los Hospitales. Aquí las condiciones atmosféricas suelen ser adversas; la nieve, la lluvia, el granizo y el fuerte viento son habituales. El edificio que vemos a mano izquierda está destinado a las tareas de mantenimiento del parque eólico, pero a la derecha, al otro lado de la carretera, hay una pequeña construcción de piedra que sirve de refugio en caso de necesidad.

 

  Del Puerto del Palo a Montefurado. Por la derecha, y sin cruzar la carretera, empezamos una fortísima bajada por un sendero pedregoso en muy mal estado. Debemos tener precaución. Al fondo, sobre el lomo de la sierra que tenemos delante, vemos la aldea de Montefurado. Cruzamos en plena bajada la carretera AS-14 y seguimos de frente hasta la pequeñísima aldea de Montefurado. Hay un grifo con agua buena.

 

  Montefurado. Aldea formada por cuatro casas de piedra de pizarra sobre el lomo de una sierra a casi mil metros de altitud, un único habitante, un tranquilo mastín y algunas gallinas revoloteando aquí y allá. Y unas vistas excepcionales. Y una pequeña capilla dedicada a Santiago, con una imagen del santo pintada con... ¡Titanlux!

 

  De Montefurado a Lago. Seguimos recto (dejamos la carretera a la derecha) y encaramos una nueva subida hasta cruzar un portillo, con preciosas vistas a los valles circundantes. Después de llanear por un sendero a media ladera tomamos a la derecha una pista que nos baja de nuevo a la carretera AS-14. Justo antes de alcanzarla seguimos un camino a la izquierda que avanza en paralela a la carretera, a una cota más baja. Llegamos a Lago, donde hay un bar (domingos cerrado), tomando (poco después del cementerio) un fuerte repecho por la derecha.

 

  De Lago a Berducedo. Salimos de Lago por la derecha de la carretera, a través de un pinar, pero no tardamos en regresar a ésta. Continuamos por la AS-14 hasta desviarnos por un camino a mano izquierda que ya nos conduce a Berducedo. La primera edificación es el albergue de la Xunta, y a la salida del pueblo se encuentra el albergue privado. Berducedo tiene un par bares y tiendas. Y también el excelente restaurante "la culpa fue de maria", que combina tradición e innovación, con una cocina de calidad, aunque, claro está, de precio algo elevado (suelen abrir sólo los fines de semana).

 

  Berducedo. La iglesia de Santa María, del siglo XVI, ha sido reformada recientemente. En la Edad Media existió, junto a la iglesia, un hospital de peregrinos del que no quedan vestigios.

 

  De Berducedo a La Mesa. Salimos de Berducedo en subida por una pista de cemento, y más adelante avanzamos llaneando por una pista de tierra. Por un desvío a mano derecha descendemos hasta salir a una carretera local, que seguimos por la izquierda hasta La Mesa, pequeñísima aldea que cuenta con un albergue de la Xunta, y como único servicio una pequeña tienda de comestibles que abre julio, agosto y septiembre.

                                                -----------------------------------------

 

  Etapa 6. La Mesa - Grandas de Salime (15, 2 km)

 

  De La Mesa a la presa del embalse de Salime.Desde el albergue de La Mesa tomamos una pista asfaltada en constante subida, ganando 200 metros de desnivel en poco más de un kilómetro, hasta llegar al lomo de una sierra en la que hay instalados molinos eólicos. Las vistas son magníficas. Iniciamos la que posiblemente es la bajada que más larga de todas las bajadas de todos los Caminos de Santiago, Pirineos aparte. Al principio seguimos una pista ganadera de tierra y piedra. Pronto vemos el embalse de Salime al fondo y el pueblo de Grandas de Salime, nuestro destino, en la otra vertiente. La bajada, que en ningún momento tiene una pendiente excesiva, se divide en tres partes. La primera, por una ancha pistas de tierra y piedra en prolongados zig-zags, y en la que vamos perdiendo altitud poco a poco pero de forma constante. La segunda por pista forestal de tierra, que avanza llaneando e incluso tiene alguna corta subida, y en la que parece que nos vamos alejando demasiado del embalse, el cual queda abajo a nuestra izquierda. La tercera parte empieza cuando abandonamos esta pista para tomar un bonito sendero a mano izquierda, que avanza en zig-zag por el interior de un bosque hasta desembocar en la carretera que, por la izquierda, nos conduce a la presa del embalse.

 

  Embalse de Salime. Se trata de una gigantesca obra de ingeniería, sobre el cauce del río Navia. Se inauguró en el año 1954, tras 10 años de arduos trabajos, anegando catorce poblaciones (entre ellas el pueblo de Salime) y dos puentes. En su momento fue la segunda presa más grande de Europa, con una capacidad de 266 hectómetros cúbicos y una potencia de generación eléctrica (su única finalidad) de 128 MW.

 

  De la presa del embalse de Salime a Grandas de Salime. Cruzamos la presa y seguimos la misma carretera en subida. A 800 metros pasamos junto a una casa rural con bar-restaurante (lunes cerrado). Seguimos la carretera, en constante subida, a los largo de algo más de cuatro kilómetros (desde la presa), en un tramo muy monótono, hasta tomar a la izquierda un sendero que en 1,5 km nos dejará en Grandas de Salime. Este sendero es un falso atajo de la carretera, pues ni reduce ni añade kilómetros, pero es mucho más agradable y al menos rompe el tedioso caminar por el asfalto. Y así llegamos a Grandas de Salime, un pueblo que desde el 2011 tiene un albergue digno de su condición.

 

  Grandas de Salime. El Museo Etnográfico de Grandas de Salime es uno de los museos más visitados de Asturias, con numerosos objetos de la vida rural de antaño en el occidente asturiano. Por otra parte, la construcción más relevante de la localidad es la iglesia de San Salvador, una edificación sólida y robusta construida en el siglo XVIII. De su origen románico tan sólo conserva una portada y la pila bautismal. Destaca el pórtico que, soportado por arcos de piedra, rodea completamente la nave.

                                                      -----------------------------------

 

  Etapa 7. Grandas de Salime - A Fonsagrada (27,6 km)

 

  De Grandas de Salime a Castro. Salimos por delante de la iglesia del San Salvador. Los primeros kilómetros son llanos y no presentan dificultades, siempre cerca de la carretera AS-28, que cruzamos varias veces, y a ratos caminamos por el arcén de la misma. Pasamos por las aldeas de La Farrapa y Cereijeira; en esta última aldea pasamos por delante de un bar y algo más adelante por delante de un bar-restaurante. Por senderos y caminos, en ligera subida, con la carretera algo alejada a mano izquierda, llegamos a la pequeña aldea de Castro, que cuenta con un albergue juvenil que admite peregrinos.

 

  Castro. Junto al pueblo se localizan las ruinas del castro de Chao Samartín, un asentamiento que se remonta al año 800 a.C. (Edad de Bronce) y que se prolonga hasta el siglo II d.C., cuando un terremoto lo destruye. Sólo se permiten visitas guiadas, con salida en el Museo Chao Sanmartín.

 

  De Castro a Peñafuente. Seguimos recto dejando a mano derecha las ruinas del castro de Chao Samartín y el acceso a su moderno museo. Avanzamos por zona boscosa, pasamos por delante de la ermita rural de San Lázaro, y volvemos a desembocar a la carretera AS-28, que ya seguimos en subida hasta Peñafuente. A la entrada de la aldea, que no cuenta con servicios, está la achatada iglesia de Santa María Magdalena y, junto a ella, una generosa fuente de agua con sombra, que en verano es una bendición para los acalorados peregrinos.

 

  De Peñafuente a El Acebo. Salimos de Peñafuente por una pista forestal en firme ascenso. El verde paisaje de suaves colinas salpicadas de prados se dilata. La subida, a cada paso más moderada, se prolonga por una pista pedregosa a través de la ladera de un monte, en dirección al collado donde están instalados unos molinos eólicos, que no es otro que el alto del Acebo. Cruzamos de nuevo la carretera AS-28 y seguimos de frente, en subida, hasta el alto, donde cruzamos la pista abierta para el acceso a los molinos. Nos encontramos a 1.130 metros de altitud. Algo más adelante, ya en la bajada, abandonamos Asturias para entrar en Galicia, donde incomprensiblemente cambia el sentido indicativo de las vieiras de los mojones (ver la página de "Información básica"). Finalmente llegamos en bajada al caserío de El Acebo (ya divisamos, a lo lejos, A Fonsagrada sobre un cerro), donde sólo hay una casa con un pequeño bar-tienda de horario imprevisible..

 

  De El Acebo a Fonfría. Salimos de El Acebo por un corto pero duro repecho, para proseguir llaneando junto a la carretera. Cruzamos la minúscula aldea de Cabreira antes de llegar a Fonfría.

 

  De Fonfría a Barbeitos. A medio kilómetro de Fonfría nos desviamos por la izquierda de la carretera en ligera subida, superamos un modesto collado y bajamos a Barbeitos. Aquí hay el mesón Catro Ventos, con amable trato a los peregrinos y un buen menú a precio aceptable (10 euros en el 2011).

 

  De Barbeitos a Paradanova. Salimos de Barbeitos al lado de la carretera, por la derecha, pasamos por Silvela y poco después nos desviamos por un camino a la izquierda de la carretera. Llegamos a la ermita de Santa Bárbara, que cuenta con una zona de descanso, y más adelante, a tramos junto a la carretera, alcanzamos Paradanova.

 

  De Paradanova a A Fonsagrada. El acceso a la localidad de A Fonsagrada, emplazada en un altozano, ha cambiado para peor en los últimos años. Ahora está señalizada por la derecha de la carretera, por una insulsa pista que sube hasta una pequeña área industrial, ya junto a la localidad. Si vamos al albergue de la Xunta debemos continuar el camino, cruzando A Fonsagrada, hasta la aldea de Padrón (sin servicios).

 

  A Fonsagrada. Es la cabecera del concello (municipio) más extenso de Galicia. Un monumento cerca de la iglesia rememora la fuente sagrada origen del topónimo de la población. Al igual que Grandas de Salime, también cuenta con un museo etnográfico.

                                                   -------------------------------------------

 

  Etapa 8. A Fonsagrada - O Cádavo (25,4 km)

 

  De A Fonsagrada a Padrón. De A Fonsagrada salimos bajando por la carretera provincial LU-530. En seguida llegamos a la aldea de Padrón por un desvío a la derecha. El acceso al albergue de la Xunta, a pie de la carretera provincial, está señalizado con pintura amarilla en el suelo.

 

  De Padrón a Vilardongo. Por cómodas pistas de tierra, y cruzando hasta tres veces la carretera LU-530, llegamos en bajada a Vilardongo, pequeña aldea sin servicios.

 

  De Vilardongo a Montouto. Por la derecha de la carretera LU-530, a través de caminos de tierra, que en algunos tramos pueden estar embarrados, y cruzando algunos prados, avanzamos ganando altitud. Asó llegamos a la minúscula aldea de Montouto, sin servicios.

 

  De Montouto a Paradavella. Desde Montouto proseguimos por una pista a la derecha la ascensión hacia un collado. El entorno es bucólico y se respira una agradable sensación de soledad. Vemos delante, coronando la sierra a la que nos dirigimos, unos molinos eólicos en hilera. Quizás sí que provocan una cierta (y subjetiva) afectación paisajística, sin embargo, además de generar energía eléctrica limpia y autóctona, son una fuente de riqueza para las zonas rurales. Seguimos en pausado ascenso hasta el alto de Montouto, donde encontramos las ruinas de un antiguo hospital de peregrinos. A pocos metros, también podemos ver las grandes piedras de un dolmen neolítico. Aquí iniciamos la bajada por la vertiente opuesta, por pista de tierra y, ahora sí, con fuerte pendiente. Las vistas son fantásticas una vez más. La pista deriva en sendero y, después de una contundente bajada, llegamos a Paradavella, donde hay tres bares, el primero de ellos a la entrada a pie de camino. Uno de ellos es un bar-tienda.

 

  Ruinas del Hospital de Montouto. Poco después de la pequeña aldea de Montouto, en la cima de un collado, pasamos junto a las ruinas de lo que había sido un hospital de peregrinos. Fue fundado en el siglo XIV por el rey Pedro I de Castilla y siguió ofreciendo acogida a los peregrinos hasta inicios del siglo XX.

 

  De Paradavella a A Lastra. En caso de fuertes lluvias es mejor realizar este tramo por carretera, pues el camino queda muy embarrado, en caso contrario lo mejor es tomar el camino; la carretera es muy aburrida (Nota 2013: Varios peregrinos nos informan que este tramo ha sido arreglado). Cruzamos el pueblo por la carretera y al final del mismo tomamos un sendero a mano derecha en subida. Más adelante el camino cruza la carretera y baja hasta la parroquia de Couto, donde poco después empieza la durísima subida a A Lastra, de algo más de un kilómetro, a través de un camino muy deteriorado (ver nota anterior). En A Lastra hay un modesto bar-tienda.

 

  De A Lastra a Fontaneira. Cruzamos por carretera A Lastra y tomamos al final del pueblo una pista forestal a la izquierda que asciende al Alto de Fontaneira, desembocando una vez más en la carretera. La seguimos medio kilómetro hasta Fontaneira, donde hay un agradable bar.

 

  De Fontaneira a O Cádavo. Desde Fontaneira avanzamos en ligera subida por pistas abiertas a la izquierda de la carretera, hasta alcanzar el Alto de Caballín. Pasado este tomamos a la derecha una pista forestal, larga y recta, que cruza un pinar. Finalmente, en contundente bajada, llegamos a O Cádavo. Justo a la entrada se encuentra el buen albergue de peregrinos de la Xunta. O Cádavo es la capital del concello de Baleira, y cuenta con todos los servicios.

                                                        ------------------------------------

 

  Etapa 9. O Cádavo - Lugo (31,0 km)

 

  De O Cádavo a Vilabade. Cruzamos O Cádavo siguiendo la misma dirección que a la llegada, y dejamos la plaza central a mano izquierda. Bajamos por pista de asfalto hasta la parroquia de Pradeda e iniciamos la suave subida por pista de tierra hasta el Alto da Vacariza, donde tomamos contacto con la transitada LU-530. Por la derecha de la misma, sin cruzarla, avanzamos por pista a través de un pinar, en suave bajada. Pasamos junto a la capilla del Carmen antes de llegar, ahora por pista de asfalto, a Vilabade.

 

  Vilabade. Sobre los restos de un monasterio franciscano, se levantó la gran iglesia de Santa María (siglo XV), de estilo gótico, conocida como la "catedral de Castroverde". Cuenta con un retablo barroco con la representación de Santiago Matamoros. Al lado de la iglesia, haciendo esquina, se encuentra el pazo de Vilabade, reconvertido en centro de turismo rural.

 

  De Vilabade a Castroverde. Seguimos la misma pista asfaltada hasta desembocar en la carretera LU-530, ya en Castroverde, que seguimos a la derecha. Poco después dejamos la carretera para tomar una calle a mano izquierda hasta salir junto al ayuntamiento y a la iglesia. Castroverde es el último lugar antes de Lugo donde hay bares y tiendas, sin contar con las 4 máquinas expendedoras de bebidas y comidas que encontraremos a pie de camino.

 

  Castroverde. Del antiguo castillo feudal de los Lemos, y posteriormente de los Altamira, sólo se mantiene en pie la Torre del Homenaje (siglo XIV). Delante de la iglesia hay la bonita fonte dos nenos, una fuente con una escultura en piedra de unos niños resguardándose bajo un paraguas de metal.

 

  De Castroverde a Gondar. Salimos de Castroverde por un bonito camino boscoso, pasamos junto a una fuente, poco después cruzamos la LU-530 y, por debajo, una vía de circunvalación. Continuamos llaneando siempre en la misma dirección, combinando pistas de asfalto y de tierra, a través de un plácido y silencioso entorno rural. Cruzamos de forma consecutiva las parroquias de Souto de Torres, Vilar de Cas y Gondar, a la que llegamos por carretera local en constante ascenso. Todas estas aldeas presentan una arquitectura rural bien conservada.

 

  De Gondar a As Casas da Vina. Desde Gondar proseguimos el ascenso por la misma carretera local hasta un collado en el que hay una cantera. Pasada esta nos desviamos por un camino a mano derecha que desciende hasta aproximarnos de nuevo a la carretera LU-530, en la que desembocamos algo más adelante. Por desgracia, no tenemos más alternativa que caminar por el arcén de la carretera a lo largo de 1,3 km, que parecen el triple. Está señalizado como desvío provisional desde hace más de 5 años... ¡y lo que queda! Salimos de la LU-530 por la derecha, cruzándola con precaución, y siguiendo 250 metros la carretera a Manzoi hasta doblar a la izquierda por un camino. Y por este camino agradable llegamos sin más a As Casas da Vina.

 

  De As Casas da Vina a Lugo. Seguimos por pista de tierra en la misma dirección, cruzamos por un puente la autovía A-6, la Autovía del Noroeste, y poco después, por otro puente, la recién abierta ronda de circunvalación. Continuamos por la aldea de Castelo y descendemos al barrio A Chanca, donde cruzamos el río homónimo por un puente de origen romano. Ascendemos por la calle Chanca y las escaleras de Fontiñas, cruzamos la ronda de Fontiñas y proseguimos por el carril de Flores. Entramos en el recinto amurallado de la capital lucense por la puerta de San Pedro y, a la segunda calle a la derecha, la Rúa das Nória, encontramos el buen albergue de peregrinos de la Xunta, dirigido con rigurosas normas por José Antonio, su hospitalero permanente.

 

  Lugo. La construcción más importante de la ciudad, y de todo el Camino Primitivo, es la muralla romana. En el año 2000 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Su construcción, que data de finales del siglo III e inicios del siglo IV, rodeaba completamente la ciudad romana de Lucus Augusti y era el pilar fundamental de su defensa. La muralla está excelentemente conservada y sus dimensiones son impresionantes: tiene un perímetro superior a los 2 kilómetros, una altura que oscila entre los 8 y 12 metros y un grosor medio de más de 4 metros. También conserva la mayor parte de las 86 torres defensivas iniciales y, por motivos logísticos, se han abierto nuevas puertas aparte de las 5 originales. Pasear por el adarve de la muralla es una experiencia majestuosa, y que nos ofrece espléndidas vistas sobre la ciudad. Por supuesto que, para un peregrino que ha terminado de hacer la etapa, andar los más de dos kilómetros de muralla puede ser excesivo... El segundo monumento más importante de la capital lucense es la catedral de Santa María. Emplazada intramuros, el templo es una construcción de base románica, iniciada en el siglo XII, donde se superponen excelentes elementos barrocos. Destacan la magnífica portada norte, románica, con un valioso tímpano, el claustro, barroco, y la capilla, conocida con el nombre de "La Virgen de los Ojos Grandes", también de estilo barroco.

                                                   -----------------------------------------

 

  Etapa 10. Lugo - San Román da Retorta (19,6 km)

 

  De Lugo a Seoane. Desde delante de la catedral de Lugo salimos del recinto amurallado por la puerta de Santiago. Bajamos por la calle de Santiago y a 400 metros nos desviamos a la derecha por la calzada da Ponte. Cruzamos la ronda del Carmen y por debajo la carretera N-VI, desembocando en el puente de origen romano, aunque con importantes reformas posteriores, llamado Ponte Vella. Cruzamos por dicho puente el río Miño y seguimos a la derecha la calle Fermín Rivera, en paralelo al río y junto a unas instalaciones deportivas. A la altura de la iglesia de San Lázaro nos desviamos a la izquierda, por unas calles en subida, alejándonos del río Miño y dejando definitivamente atrás la capital lucense. Más adelante cruzamos por un paso inferior la carretera nacional N-540 y, un kilómetro después, cruzamos la carretera LU-232, tomando ya de frente la carretera local LU-2901, que seguimos hasta Seoane, localidad sin servicios.

 

  De Seoane a San Vicente do Burgo. Continuamos por la misma carretera local LU-2901. En San Vicente do Burgo hay un bar.

 

  De San Vicente do Burgo a San Román da Retorta. Seguimos la misma carretera hasta San Román da Retorta, aunque por suerte hay un par de desvíos a la derecha, por pistas y senderos, que rompen un poco la monotonía de tanto asfalto. Un par de kilómetros antes del final de etapa pasamos por el cruce de acceso al mesón de Crecente, a 100 metros del camino. En la parroquia de San Román da Retorta hay un bar-mesón-tienda, cerca de la iglesia románica, 800 metros antes del albergue. El albergue, cuyo desvío está perfectamente señalizado, se encuentra en la variante de la Vía Romana, recomendada frente al camino oficial.

 

  San Román da Retorta. Destaca la bonita ermita de San Román da Retorta. De su origen románico, del siglo XII, sólo conserva las portadas y las columnas laterales. Cerca se encuentra la iglesia de Santa Cruz da Retorta, también románica y del mismo siglo.

                                                       ----------------------------------------------

 

  Etapa 11. San Román da Retorta - Melide (30,2 km)

 

  De San Román da Retorta a Ferreira. Hasta Ferreira, donde se encuentra el pequeño puente romano de un solo arco sobre el río homónimo, podemos ir por la variante de la Vía Romana (recomendado; para tomarla ir hacia el albergue de San Román da Retorta), señalizada con flechas amarillas, o por el camino oficial, señalizado con mojones. En ambos casos, como en el resto de la etapa, avanzamos por un territorio rural con un gran número de pequeñas parroquias sin servicios, y con más asfalto de lo deseado. La Vía Romana es 1,4 km más corta, y pasa por las aldeas de Burgo del Negral, Pacio, Pena da Galiña y Mosteiro. El camino oficial transcurre por un sinfín de minúsculas parroquias, entre las que destacan Vilamaior de Negral y Senande.

 

  De Ferreira a As Seixas. Pasado el puente romano ascendemos por camino hasta la carretera local LU-231, la seguimos dos kilómetros hasta desviarnos a mano izquierda hacia Leboreira, para regresar poco después a la misma carretera. Más adelante dejamos, por la derecha, dicha carretera, que se dirige a Palas de Rei, y a través de una corredoira desembocamos en otra carretera local. Continuamos por ella y, después de Merlán, la dejamos por la izquierda para llegar a As Seixas, donde la Xunta abrió en el 2010 un precioso albergue de peregrinos.

 

  De As Seixas a Vilouriz. Proseguimos por pista de tierra en ascenso, pasamos por Casacarriño y superamos un modesto alto través de una pista pedregosa, con bonitas vista. Más adelante llegamos en bajada a Hospital das Seixas, donde a la salida hay una bonita zona de descanso con una fuente. Por pista de asfalto ascendemos hasta el collado de la sierra de Careón, a 710 metros de altitud, divisoria de las provincias de Lugo y A Coruña. De frente descendemos por la vertiente opuesta de la sierra a través de una tranquila pista de asfalto con gravilla (los ciclistas deben tener cuidado), hasta tomar un desvío a la izquierda que en bajada nos lleva a Vilouriz.

 

  De Vilouriz a Melide. Continuamos en descenso por una pista a través de prados, y por un desvío a la derecha llegamos a Vilamor, donde hay una fuente detrás de la iglesia. Desde aquí ya seguimos por carretera local, por una zona más urbanizada (hay un bar). A dos kilómetros cruzamos por la misma carretera el río Furelos y 3,5 kilómetros después llegamos al cruce de acceso a Melide, que seguimos a la izquierda hasta el centro de la población. Aquí nuestro Camino Primitivo se une al multitudinario Camino Francés.

 

  Melide. (Ver Camino Francés).

 

  En la variante de Palas de Rei: La iglesia de Vilar de Donas. La encontramos en la variante que, desde Lugo, enlaza con el Camino Francés en Palas de Rei. Es una magnífica construcción románica. Debe su origen a un monasterio de mujeres (de ahí el nombre) que más tarde pasó a depender de los Caballeros de la Orden de Santiago. En el interior se encuentran algunos sepulcros de estos caballeros. También son de gran valor los frescos góticos del ábside central, del siglo XIV.

                           ---------------------------------------------------------------------------------------------

    

  retour à C.Primitivo

  home

                                                                       06/02/2014

delhommeb at wanadoo.fr