Camino del Norte : descripción (Gronze)  

 

                

 

                                                    Camino del Norte: descripción de las etapas

                                        Joan FIOL BOADA (Gronze http://www.gronze.com/)

 

  Por País Vasco

- Etapa 1: Irún - San Sebastián (24,8 km)

- Etapa 2: San Sebastián - Zarautz (22,2 km)

- Etapa 3: Zarautz - Deba (21,8 km)

- Etapa 4: Deba - Markina (24,0 km)

- Etapa 5: Markina - Gernika (24,6 km)

- Etapa 6: Gernika - Lezama (20,8 km)

- Etapa 7: Lezama - Bilbao (10,8 km)

- Etapa 8: Bilbao - Portugalete (19,4 km) (variante junto a la ría del Nervión 12,4 km)

- Etapa 9: Portugalete - Castro Urdiales (por Mioño 27,6 km) (por Otañes 34,8 km)

 

  Por Cantabria

- Etapa 10: Castro Urdiales - Laredo (por la nacional 25,0 km) (por La Magdalena 31,2 km)

- Etapa 11: Laredo - Güemes (29,0 km) (variante interior ... km)

- Etapa 12: Güemes - Santander (11,8 km) (variante costera Galizano-Somo 15,4 km)

- Etapa 13: Santander - Santillana del Mar (37,0 km) (por Arce 42,4 km)

- Etapa 14: Santillana del Mar - Comillas (22,0 km)

- Etapa 15: Comillas - Colombres (28,4 km)

 

  Por Asturias

- Etapa 16: Colombres - Llanes (por San Roque del Acebal ... km) ( variante costera por Andrín 23,2 km)

- Etapa 17: Llanes - Ribadesella (31,4 km)

- Etapa 18: Ribadesella - Sebrayo (31,6 km)

- Etapa 19: Sebrayo - Gijón (35,8 km)

- Etapa 20: Gijón - Avilés (25,0 km)

- Etapa 21: Avilés - Muros de Nalón (22,6 km)

- Etapa 22: Muros de Nalón - Soto de Luiña (16 km)

- Etapa 23: Soto de Luiña - Cadavedo (23,0 km)

- Etapa 24: Cadavedo - Luarca (15,8 km)

- Etapa 25: Luarca - La Caridad (29,6 km)

- Etapa 26: La Caridad - Ribadeo (21,6 km) (por Tapia de Casariego 22,2 km)

 

  Por Galicia

- Etapa 27: Ribadeo - Lourenzá (28,4 km)

- Etapa 28: Lourenzá - Gontán/Abadín (25,2 km)

- Etapa 29: Gontán/Abadín - Vilalba (20,6 km)

- Etapa 30: Vilalba - Baamonde (18,6 km)

- Etapa 31: Baamonde - Sobrado dos Monxes (41,2 km)

- Etapa 32: Sobrado dos Monxes - Arzúa (21,4 km)

                                          -------------------------------------------------------

 

  Etapa 1: Irún - San Sebastián (24,8 km)

 

  Irún. En esta histórica ciudad fronteriza empieza el Camino de Norte que, al igual que la mayoría de los Caminos de Santiago, proviene de Francia. Este cruza la frontera en el antiguo Puente de Santiago, que une Hendaya e Irún sobre el río Bidasoa. Los dos elementos arquitectónicos más relevantes de Irún, y que se encuentran en el mismo trayecto urbano del camino, son: la voluminosa iglesia del Juncal (siglo XVI), de estilo de base gótico y portada barroca, en la calle de Santiago; y el bonito edificio del Ayuntamiento (siglo XVIII), de estilo barroco, en la plaza de San Juan.

 

  De Irún al Santuario de Guadalupe. El Camino del Norte presenta como simbólico punto de inicio el medio abandonado Puente de Santiago, sobre el río Bidasoa y junto a la antigua N-I, que hace frontera con Francia. Así pues, salimos del puente por la antigua nacional N-I, cruzamos dos rotondas, pasamos bajo la moderna N-I y continuamos de frente la avenida Iparralde hasta la plaza de San Juan, donde está el Ayuntamiento. Aquí tomamos a la derecha el paseo de Colón, cruzamos por un puente la vía del tren y de frente seguimos la calle Hondarribia. Al final salimos a una rotonda, la cruzamos para seguir de frente, volvemos a pasar bajo la N-I y, a 150 metros, tomamos una pequeña carretera a mano izquierda. Cruzamos la N-638 continuando recto y, a la altura del centro de información de las marismas de Jaitzubia, tomamos un sendero a mano derecha (ojo al desvío). Salimos a una pista de asfalto que seguimos a la izquierda y, a 50 metros, otra a la derecha. Aquí empieza la subida al santuario de Guadalupe (200 metros de altitud), pasando antes por la ermita de Santiago, primero por asfalto y después por pista y sendero pedregoso. El santuario es un buen mirador sobre la desembocadura del Bidasoa y las poblaciones de Irún, Hondarribia y Hendaya.

 

  Santuario de Guadalupe. Fue levantado en el siglo XVI sobre otra ermita anterior. Como pone de manifiesto la decoración, el santuario está vinculado a la protección de los pescadores. Cabe destacar sus dos retablos, uno renacentista y el otro, el principal, barroco.

 

  Del Santuario de Guadalupe a Pasajes de San Juan. Desde el santuario empieza una larga pista de casi 10 km, con escaso desnivel, que bordea a media vertiente el monte Jaizkibel. Existe una variante, señalizada irónicamente con un cartel con la inscripción "para alpinistas", que avanza por la cima acortando el itinerario en apenas un kilómetro. Nosotros seguimos el camino oficial, por pista de tierra, cruzando un extenso bosque de robles y castaños, hasta que al final desembocamos en la carretera GI-3440. La seguimos a la derecha 500 metros y, por la izquierda, tomamos una pista de asfalto que ya nos baja a la bonita población de Pasajes de San Juan. El desvío al albergue, antes de llegar abajo, está bien señalizado.

 

  Pasajes de San Juan. Es el barrio más bonito de la localidad de Pasajes, separado del resto de la población por la ría de Pasajes. Pasajes de San Juan es una pequeña villa marinera de preciosa estampa costumbrista, junto a la ría, configurada por estrechas calles empedradas con grandes casonas y palacetes con balcones de madera coloridos y floreados. Destaca la casa donde vivió, en el año 1841, el ilustre escritor francés Victor Hugo, y que actualmente es la sede de la oficina de turismo.

 

  De Pasajes de San Juan a San Sebastián. Abajo de la villa nos dirigimos al pequeño embarcadero, donde una pequeña barca, en un santiamén y por 60 céntimos, nos trasborda al otro lado de la ría de Pasajes, en el barrio de Pasajes de San Pedro. Continuamos a la derecha, al lado de la ría, y antes de llegar al espigón subimos unas escaleras a mano izquierda que se prolongan en un sendero de fuerte desnivel. Arriba salimos a una carretera secundaria que seguimos a la derecha, ahora en subida más ligera, en dirección al Faro de la Plata. En la explanada donde acaba la carretera (delante está el faro) tomamos un sendero a mano izquierda; la próxima media hora caminamos por uno de los tramos más solitarios y bucólicos de todo el Camino del Norte, con vistas espléndidas de la costa y el océano. Finalmente volvemos a salir a una pista de asfalto que tomamos a la derecha, en subida. Bordeamos la vertiente meridional del monte Ulía y, a la altura de un parking (muy cerca del albergue juvenil Ulía), tomamos un boscoso camino en fuerte bajada al principio, que posteriormente se modera. En el descenso disfrutamos de unas extraordinarias vistas sobre San Sebastián y su bahía. Poco después ya entramos en la capital guipuzcoana por el paseo marítimo de la avenida de Zurriola y, pasado el elegante puente sobre el río Urumea, llegamos al casco antiguo.

 

  Variante de Pasajes de San Pedro a San Sebastián por travesía urbana. También existe la posibilidad de llegar a San Sebastián por travesía urbana, bordeando el puerto (avenida de Euskadi) y siguiendo la antigua N-I (avenida José Elosegi). Tomar esta variante, que es obligatoria para los ciclistas, sería un disparate para los caminantes. En primer lugar, porque es un trayecto completamente anodino y sin interés, y, en segundo lugar, porque el camino por la costa transcurre por uno de los tramos más bonitos de toda la ruta cantábrica.

 

  San Sebastián. Es el destino turístico más importante de toda la cornisa cantábrica. San Sebastián se presenta al mundo como una ciudad cosmopolita, con importantes festivales culturales (como los de cine y jazz), con varios restaurantes de prestigio mundial, y con una alta calidad de vida. Viven 185 mil almas y es la capital de la provincia de Guipúzcoa. La parte moderna presenta una arquitectura elitista de aire afrancesado, que le da caché y la convierte en una de las ciudades más caras del Estado. Es una delicia pasear por la gran playa de la Concha, el espacio de ocio más concurrido, así como por el Ensanche y por el casco antiguo. Sus monumentos más relevantes son: la barroca basílica de Santa María (siglo XVIII), en el casco antiguo; el edificio del Ayuntamiento (finales del siglo XIX), en la bahía de la Concha; el moderno palacio de congresos Kursaal, del arquitecto Rafael Moneo, a pie de camino en la entrada (avenida Zurriola); y, finalmente, el conjunto escultórico Peine del Viento, de Eduardo Chillida, al final de la bahía de la Concha y a los pies del Monte Igueldo.

                                                      ------------------------------------------

 

  Etapa 2: San Sebastián - Zarautz (22,2 km)

 

  De San Sebastián a Orio. Recorremos todo el paseo de la Concha y el paseo Satrústegi (los jardines y la playa de Ondarreta nos quedan a mano derecha) hasta el final, donde tomamos a la izquierda la calle Igueldo. La seguimos 150 metros y, doblando a la derecha, iniciamos la fuerte, pero no demasiado larga, subida en zigzag al Monte Igueldo. A la altura de un restaurante salimos a la antigua carretera de Orio, la seguimos a mano derecha 800 metros hasta tomar una pista de asfalto también a mano derecha. Avanzamos a través de pistas y calles asfaltadas, por la vertiente septentrional de la sierra de Mendizorrotz, con bonitas vistas al Cantábrico, entre prados, pinares, viejos caseríos y chalets de nueva construcción. En este tramo es probable que encontremos una pequeña mesilla con agua y un sello para la credencial, dispuesto por José Mari, un vecino jubilado del barrio de Igeldo que ha realizado muchas veces el Camino de Santiago. Siguiendo en la misma dirección desembocamos en una pista de tierra, que en algunos tramos se convierte en sendero, y que lentamente asciende hasta enlazar de nuevo con la carretera de Orio, a través de un territorio que conserva una viva actividad ganadera. Seguimos a la derecha la mencionada carretera y, a 600 metros, tomamos a mano derecha un bonito camino empedrado (calzada medieval) que baja en dirección a Orio. Al final de la bajada pasamos bajo la autopista A-8 (es la autopista o autovía del Cantábrico, que nos acompañará casi hasta Santiago), y hacemos una corta subida por carretera local hasta la interesante ermita de San Martín de Tours, de origen románico, emplazada en un agradable paraje. A 350 metros de la ermita pasamos delante del albergue San Martín y, 300 metros más adelante, ya alcanzamos en bajada la localidad marinera de Orio. Antes de llegar a la parte baja de la localidad pasamos junto a la iglesia de San Nicolás.

 

  Orio. Vila marinera emplazada en la desembocadura del río Oria, el más caudaloso de Guipúzcoa. En su centro medieval, cuyo eje principal es la Kale Nagusia (o Calle Mayor) por la que entran los peregrinos, encontramos la iglesia de San Nicolás de Bari, con un gran atrio porticado. También en la misma Kale Nagusia está el Centro de interpretación del Camino de Santiago, en una casa solariega del siglo XVI.

 

  De Orio a Zarautz. Cruzamos la ría por el único puente que hay en Orio y seguimos la carretera a la derecha. A 500 metros debemos prestar atención a la señalización; los ciclistas seguirán la carretera junto a la ría, pero los peregrinos de a pie tomaremos un camino al otro lado de carretera, pasada la curva y a la derecha, entre una casa y una ermita. Avanzamos por dicho camino algo más de un kilómetro, cruzamos por abajo la A-8 y enseguida giramos a la izquierda para ascender por carretera local hasta el collado en el que se encuentra el camping Zarautz, que también cuenta con alojamiento para peregrinos. Desde aquí disfrutamos de unas espléndidas vistas de Zarautz, Getaria y el Ratón de Getaria (que es el monte San Antón, isla unida artificialmente a Getaria). Luego bajamos por carretera hasta tomar, ya cerca de Zarautz, un atajo a mano derecha.

 

  Zarautz. Ciudad turística y residencial, con una aburguesada arquitectura tanto por lo que respecta a los palacetes tradicionales como a las edificaciones más modernas. A destacar, sin duda, la extensa playa y el espléndido paseo marítimo. En el casco antiguo sobresale el conjunto monumental de Santa María la Real, constituido por la iglesia (siglos XV-XVI), de estilo gótico, la Torre de Zarautz (siglo XV), la edificación más antigua que se conserva de la villa y actual Museo de Arte e Historia, y unos yacimientos arqueológicos que van del siglo V aC al siglo XVI dC. Zarautz también es conocida por otras cuestiones más mundanas, como son por la práctica del surf, y por el restaurante de lujo que hay a pie de playa (y delante del albergue) del televisivo cocinero Karlos Arguiñano.

                                                  --------------------------------------

 

  Etapa 3: Zarautz - Deba (21,8 km)

 

  De Zarautz a Getaria por el paseo marítimo. Opción recomendada para los peregrinos que quieran visitar el pueblo de Getaria. Un precioso paseo marítimo al lado del mar, que los vecinos aprovechan para hacer footing o pasear, une las localidades de Zarautz y Getaria.

 

  De Zarautz a Getaria por monte. Es el camino oficial, señalizado con flechas amarillas. Al final del pueblo, a la altura de la iglesia de Santa María la Real, giramos a la izquierda y, a 150 metros, tomamos un camino a la derecha que sube a la ermita de Santa Bárbara, con magníficas vistas. Poco después tomamos a mano derecha la carretera GI-3391 en bajada, hasta dejarla por la izquierda. En este punto, los que deseen visitar la interesante villa de Getaria deben seguir la carretera 400 metros, ignorando la indicación de girar a la izquierda, puesto que el camino oficial ataja dejando la villa a la derecha.

 

  Getaria. Pequeña y pintoresca villa marinera. En el ámbito monumental destaca la iglesia de San Salvador (siglos XV-XVII), de estilo gótico, uno de los santuarios más antiguos de Guipúzcoa. Esta iglesia acoge el sepulcro del ilustre marinero Juan Sebastián Elcano, hijo de la villa nacido el año 1476, el primero ser humano en dar la vuelta al mundo en barco. En el ámbito geográfico cabe destacar, delante de la población, el Monte de San Antón, una pequeña isla unida artificialmente a la villa y conocida como el Ratón de Getaria por la semblanza que de lejos tiene con el simpático animal.

 

  De Getaria a Zumaia. Desde la plaza del Ayuntamiento salimos de Getaria, villa natal de Juan Sebastián Elcano, por la calle Herrerieta, en subida. Pronto seguimos a mano derecha un camino empedrado, primero en subida y después en bajada. Desembocamos en la carretera GI-3292, la seguimos 500 metros y tomamos a mano izquierda un atajo para llegar, en ascenso, a la pequeña aldea de Askizu (municipio de Zumaia), localidad en la que destaca la iglesia de San Martín de Tours. Junto a ésta hay una fuente, y cerca un par de casas de agroturismo con bar y restaurante. Tal como llegamos seguimos a la izquierda y, 500 metros más adelante, tomamos una pista a la derecha con la que descendemos, disfrutando de extraordinarias vistas, hacia el puerto de Zumaia. Ya abajo, entramos en dicha ciudad cruzando el río Urola por el puente junto al astillero y, por la derecha, bajando unas escaleras, atravesamos el parque de Gernika y cruzamos el ovalado puente peatonal sobre el río Narrondo.

 

  Zumaia. Localidad de casi diez mil habitantes, emplazada en la desembocadura de los ríos Urola y Narrodo. Cuenta con un puerto pesquero y un astillero. Su principal monumento es la gran iglesia de San Pedro (siglos XIV-XVI), con aspecto de fortaleza y contundente torre de planta cuadrada. En el paseo de la ría encontramos palacios y grandes casas solariegas, construidas entre los siglos XVI y XVIII. También es de gran interés el Museo Zuloaga (sobre la obra del pintor Ignacio Zuloaga), del que forma parte una bellísima ermita dedicada al apóstol Santiago.

 

  De Zumaia a Elorriaga. Desde el Ayuntamiento de Zumaia tomamos en subida la calle Arritokieta hasta la ermita homónima. Seguimos una carretera local ganando altura, con buenas vistas sobre Zumaia y el litoral. Arriba de la colina vemos el gran caserío de Santa Klara, que cuenta con alojamiento para peregrinos; dejamos el desvío a dicho caserío a mano derecha. Más adelante dejamos la carretera para seguir de frente un camino en subida, que al principio es de cemento y más adelante de tierra, hasta llegar a la zona recreativa de Galarreta, donde hay una fuente. Siguiendo en la misma dirección por un sendero (o bien siguiendo la carretera) llegamos a la aldea de Elorriaga, que cuenta con un par de tabernas.

 

  De Elorriaga a Itziar. Bajamos por carretera local hasta la N-634, la cruzamos y, de frente, seguimos un camino de asfalto en un duro repecho. Arriba nos desviamos a la derecha, en bajada, por un camino cementado y, a 400 metros (atención), tomamos a la derecha una pista de tierra. Más adelante volvemos a salir a la N-634, a la altura de dos bar-restaurantes, lugar conocido con el nombre de Venta de Santuaran. Seguimos la nacional, pasamos sobre la A-8 y, a medio kilómetro, tomamos una pista de cemento a mano derecha (los ciclistas deben seguir la carretera). En una curva de la pista la dejamos para cruzar, de frente, un portillo. Proseguimos por un sendero boscoso que asciende con fuerza hasta volver a desembocar en la nacional N-634. La cruzamos y continuamos 250 metros la carretera que sube a Itziar, entrando en la aldea por una calle a mano derecha (a la altura del hotel Kanala). Itziar cuenta con bares y restaurantes.

 

  Itziar. Localidad perteneciente al municipio de Deba. Su iglesia, del siglo XVI, acoge un valioso retablo plateresco con una talla de la Virgen del siglo XIII.

 

  De Itziar a Deba. Continuamos la subida hasta el cementerio, donde tomamos una pista a la derecha para iniciar la bajada final. Son 300 metros de desnivel hasta Deba. El último tramo, por un camino empedrado, presenta una pendiente muy pronunciada. Ya en la parte alta de Deba (donde está el albergue), las flechas nos dirigen a un ascensor, que en dos tramos nos dejará en la parte baja de la localidad. A la salida del ascensor, giramos a la derecha para dirigirnos al centro de Deba.

 

  Deba. Ciudad guipuzcoana de unos cinco mil habitantes, emplazada en la desembocadura del río Deba. Su monumento más relevante, declarado Monumento Nacional, es la gran iglesia de Santa María la Real (siglos XIV-XVII), de estilo gótico, en la que destaca la solemne portada y el claustro.

                                                 -----------------------------------

 

  Etapa 4: Deba - Markina (24,0 km)

 

  De Deba a Olatz. Salimos de Deba cruzando la ría por el puente de la carretera. Seguimos a la derecha dicha carretera 200 metros y tomamos, a mano izquierda, junto a un bloque de pisos, un camino que arranca en fuerte subida. Poco después nos desviamos a la izquierda por un sendero boscoso que sigue ganando altura, y que se prolonga por una pista forestal hasta la ermita del Calvario, emplazada en el collado de Galbaixogain. Hay una fuente. Desde la ermita bajamos por su carretera de acceso, cruzamos la GI-3230 y, 500 metros más adelante, tomamos una pista de tierra a mano izquierda. Poco después seguimos de frente por un camino pedregoso, llegamos a un cruce de pistas y proseguimos en dirección a Olatz. Más adelante cruzamos la carretera de acceso al caserío de Olatz para tomar una pista de cemento y, por la izquierda, ya llegamos a dicho caserío. Hay una taberna de horario algo imprevisible (suelen abrir a partir de las 10:00 o 10:30 los fines de semana, y también algunos días laborales). El valle es una preciosa estampa de la más genuina Guipúzcoa rural.

 

  De Olatz a Markina. En Olatz iniciamos una larga y progresiva subida por pista de cemento, ganando 250 metros de desnivel en 2,6 km. En el collado de Arno (donde entramos en la provincia de Vizcaya), tomamos una pista boscosa a mano izquierda, que sigue ganando altitud pero ahora con más moderación. Después el camino avanza llaneando por distintas pistas forestales a través del monte Arno, con algún tramo de sendero, cruzando frondosos bosques de encinas y robles, y pasando junto a algunos caseríos. 9 km antes de Markina, junto a un caserío, a mano izquierda, hay una fuente cubierta. Proseguimos bordeamos todo el valle con una gran vuelta a media vertiente. El itinerario antiguo de llegada a Markina (ver Al Loro) era una pista pedregosa y en mal estado, que en algún tramo era muy pronunciada y no apta para bicicletas. El actual, según nos informan, es "un camino agradable, prácticamente sin barro y al final una pista de cemento muy pronunciada, pero todo ello apto para bicicletas, y sin pisar ninguna carretera".

 

  Markina. Primera localidad vizcaína del Camino, con casi cinco mil habitantes. El nombre oficial es Markina-Xemein, por la unión de ambas localidades. Los monumentos más importantes de carácter religioso son el convento e iglesia del Carmen (siglos XVII-XVIII), en la plaza homónima, y la gran iglesia de Santa María de Xemein (siglo XVI), a la entrada por el camino. Por lo que respecta a la arquitectura civil destaca el edificio del Ayuntamiento (palacio de Solartekua, siglo XVII), de estilo barroco, la torre Antxia (siglo XIV) y la torre de Barroeta (siglos XVI-XVII).

                                                      --------------------------------------------

 

  Etapa 5: Markina - Gernika (24,6 km)

 

  De Markina a Bolibar. Salimos de Markina por la carretera BI-633 y a 1,5 km, pasado un concesionario de coches, tomamos a la derecha una carretera local. Cruzamos por un puente el río Artibai y seguimos por la izquierda una preciosa senda boscosa junto al río, hasta la aldea de Iruzubieta, donde volvemos a cruzar por un puente el mismo río. Antes de llegar a la última casa de Iruzubieta tomamos a la derecha un camino boscoso que recorre el valle manteniendo el río y la carretera a mano derecha. Más adelante volvemos a salir a la carretera, la seguimos y a un centenar de metros tomamos a la derecha otro desvío (otra vez cruzamos el río) que ya nos conducirá a la bonita localidad de Bolibar.

 

  Bolibar. Localidad natal de la familia de Simón Bolívar, conocido como el Libertador de América. En la casa de sus antepasados, en el caserío Errementarikua, hay el Museo Simón Bolívar, y en la plaza hay un monumento en su honor, aunque él en realidad nació en Caracas. También en la plaza encontramos la sólida iglesia de Santo Tomás (siglos XVII-XVIII).

 

  De Bolibar a Ziortza. A la salida del pueblo, un bonito camino empedrado nos sube al monasterio de Zenarruza. 250 metros antes del monasterio hay el albergue privado Irurok (a mano izquierda), con bar-restaurante.

 

  El monasterio de Zenarruza (Ziortza). Se levanta en la vertiente septentrional del monte Oiz (1.025 m), a poco más de un kilómetro de la aldea de Bolibar. Fundado en el siglo XI, del conjunto se conserva en buen estado la iglesia (siglo XV), de estilo gótico, y el bonito claustro (siglo XVI), de estilo plateresco y único de estas características en Vizcaya. Desde 1988 reside una orden monástica cisterciense que mantiene la tradición de ofrecer techo a los peregrinos, en caso de necesidad, en una pequeña sala con cuatro literas que no es un albergue propiamente dicho.

 

  De Ziortza a Munitibar. Una vez realizada la interesante visita al monasterio, continuamos en la misma dirección y en ascenso, primero por pista de cemento y más adelante por un bonito sendero boscoso, avanzando a través de la vertiente septentrional del monte Oiz. Llegamos al collado de Gauntzegarai y seguimos la carretera local a mano izquierda. De bajada, a un kilómetro, pasamos por el caserío de Uriona, y continuamos en la misma dirección por un sendero que baja con fuerza hasta salir a otra carretera local. La seguimos por la derecha hasta Munitibar, pequeña localidad que cuenta con todos los servicios.

 

  De Munitibar a Marmiz. En Munitibar cruzamos el río Lea por la carretera y, acto seguido, tomamos a mano izquierda una calle en subida, que poco después se prolonga en una carretera local. A un kilómetro pasamos cerca de Aldaka y de su ermita de Santiago, del siglo XVIII (está a 70 metros a mano derecha). Continuamos en bajada y, justo antes de tomar contacto con la carretera BI-2224, tomamos una pista asfalta a la izquierda. Poco después, pasado un caserío, seguimos a la izquierda un sendero cerca de un arroyo, el cual cruzamos dos veces. Volvemos a salir a una pista, la seguimos a mano izquierda, pasamos por el caserío de Bulukua y avanzamos de frente por un sendero boscoso. Salimos a la BI-2224, la seguimos a la izquierda 200 metros y la dejamos por un sendero a mano izquierda. A un kilómetro de aquí, fuera de la ruta, en Elejalde, hay un albergue privado. Volvemos a la misma carretera en Olabe, donde hay una taberna de horario incierto, cruzamos la carretera y subimos por asfalto hasta una ermita. A partir de aquí el camino discurre por toda una serie de pistas y caminos por un entorno rural, con diversos caseríos, y acaba con una fuerte subida a Marmiz, a pie una vez más de la carretera BI-2224. La aldea de Marmiz no cuenta con servicios.

 

  De Marmiz a Gernika. En Marmiz tenemos dos opciones para llegar a Gernika. La que antes era el camino oficial baja a Gernika siguiendo, por la derecha, la mencionada carretera a lo largo de 3,6 km, pasando a medio descenso por el pueblo de Mendieta. Es la opción más rápida y va siempre de bajada. Pero hace poco se ha señalizado otro camino, mucho más bonito pero un poco más largo y un poco más duro. Por este camino dejamos la carretera a mano izquierda (sin cruzarla) y ascendemos por una pista asfaltada. Más adelante el camino se prolonga por una pista forestal que voltea el monte Burgogana, a través de un paraje solitario de bonitos paisajes. Ojo con un desvío a la izquierda, bien señalizado pero fácil de obviar si no estamos al loro. Una vez tomado este desvío vamos en bajada hasta salir a la carretera principal cerca de Ajangiz. Ya la seguimos por la derecha hasta Gernika. Entramos en dicha ciudad por el barrio de Errenteria, donde se encuentra el albergue juvenil. Para acceder al centro de la población debemos cruzar por la carretera el río Oka.

 

  Gernika. La historia de la ciudad está marcada dramáticamente por el bombardeo de la aviación alemana que en el año 1937, en plena Guerra Civil, la destruyó en gran parte. Este hecho siempre permanecerá en la memoria colectiva gracias al célebre cuadro Gernika de Picasso. Un edificio que no resultó afectado por el bombardeo fue la Casa de Juntas, de gran fuerza simbólica en el País Vasco, y en la cual se conserva el roble monumental (el actual se plantó en el año 2004) sucesor del roble bajo el cual se celebraban las juntas del Señorío de Vizcaya. Bajo el actual roble es donde jura el cargo, hoy en día, el Lehendakari. Otra de las edificaciones que no resultó afectada por las bombas es la iglesia de Santa María (siglos XV-XVIII), también en la parte alta de la ciudad y cerca de la Casa de Juntas.

                                                      -----------------------------------------

 

  Etapa 6: Gernika - Lezama (20,8 km)

 

  De Gernika al Alto de Morga. Salimos de Gernika por la ancha calle Juan Calzada, en la última rotonda tomamos a la derecha la calle Lurgorri, pasamos junto a la ermita de Santa Lucía, y seguimos de frente un camino asfaltado hasta tomar, a mano izquierda, una pista de tierra en subida. Avanzamos en constante ascenso por una pista pedregosa, a través de un bosque de eucaliptos, dejando diversas pistas a derecha e izquierda. Bordeando el monte Billakaio continuamos hasta la vertiente meridional del monte Arteagagana, a 250 metros de altitud (Gernika está a nivel del mar). Arriba tomamos un desvío a la izquierda, bien señalizado, y bajamos por unas rodadas, cruzamos un portillo, y salimos a una pequeña carretera local que seguimos a mano izquierda. Por ella, y en bajada, llegamos al Alto de Morga, superando antes por un paso inferior la carretera BI-2121.

 

  Del Alto de Morga a Goikolexea. A la altura de la ermita de San Esteban continuamos en subida por la carretera BI-4137 durante casi un kilómetro, hasta desviarnos por una pista a mano derecha que, un kilómetro y medio más adelante, nos devuelve a la misma carretera. Seguimos dicha carretera a la derecha (enseguida encontramos el desvío señalizado al albergue Eskerika), pero pronto la abandonamos para avanzar a través de diversas pistas forestales que, en zigzag, ascienden al Alto de Aretxabalagana (327 metros de altitud). En dicho alto salimos a la carretera BI-2713, que seguimos por la izquierda, en bajada, a lo largo de 2,2 km. Poco después del caserío de Astrokabekoa abandonamos la carretera para tomar a mano izquierda un bonito sendero en bajada. El sendero se prolonga en una pista de tierra que desemboca en una carretera local. La seguimos por la derecha y en 1,2 km llegamos a la aldea de Goikolexea (hay un pequeño bar).

 

  Goikolexea. De esta pequeña aldea cabe destacar la iglesia gótica de San Emeterio y San Celedonio, del siglo XVI, y la cruz renacentista, del mismo siglo.

 

  De Goikolexea a Larrabetzu. Hasta el siguiente pueblo, Larrabetzu, que cuenta con todos los servicios, seguimos la acera de la carretera BI-2713.

 

  Larrabetzu. El principal interés de esta localidad se encuentra en la preciosa calle peatonal Andra Mari, su eje principal, con antiguas casonas de piedra. El camino no pasa por ella, pues se desvía a la derecha. Al final de dicha calle se encuentra la iglesia de Santa María, con una talla de la Virgen del siglo XV.

 

  De Larrabetzu a Lezama. En Larrabetzu seguimos la carretera BI-3713, que poco después se prolonga en la N-637. Por el arcén de esta última llegamos a Lezama, que cuenta con todos los servicios.

 

  Lezama. El monumento más relevante es la iglesia de Santa María, de origen románico, pero reconstruida entre los siglos XVI y XVIII. Destaca el gran pórtico que la rodea.

                                       -------------------------------------------------

 

  Etapa 7: Lezama - Bilbao (10,8 km)

 

  De Lezama a Zamudio. Hasta Zamudio caminamos por la acera de la nacional N-637.

 

  Zamudio. Ciudad de poco más de tres mil habitantes. Aquí se encuentra el gran Parque Tecnológico de Bizkaia, con centenares de empresas asociadas. En el plano monumental destaca, a pie de camino, el conjunto formado por la Torre Malpica (siglo XV) y la iglesia de San Martín (siglos XV-XVII), con un bonito pórtico de madera.

 

  De Zamudio a Bilbao. A la altura de la iglesia de San Martín, doblamos a la izquierda por una carretera en dirección a un polígono industrial. Cruzamos una rotonda y seguimos de frente, salvamos por el paso de una loma la autovía de la N-637, seguimos a la derecha una pista de asfalto y, enseguida, por una pista de tierra a mano izquierda, empezamos la subida al monte Avril. En dirección noroeste vemos el aeropuerto de Bilbao. Más adelante salimos a una carretera local que, también en subida, seguimos a la derecha. Ésta sale a la carretera BI-3732, que seguimos a la izquierda 70 metros hasta tomar otro camino a mano derecha. Poco después, por la vertiente meridional del monte Avril, llegamos a la máxima altitud de la jornada, de 360 metros. A partir de aquí ya empezamos la bajada a Bilbao; pasamos por un área recreativa (con restaurante) y entre los dos parkings continuamos por una pista peatonal. En descenso disfrutamos de una magnífica panorámica de la gran capital. Después de salvar por un puente la autovía de circunvalación, alcanzamos las primeras casas de la capital vizcaína. Más adelante pasamos junto a la bonita basílica de Nuestra Señora de Begoña, patrona del territorio histórico de Vizcaya, y continuamos bajando hasta el casco antiguo, donde se asienta la catedral de Santiago.

 

  Bilbao. Con 350 mil habitantes y casi un millón su área metropolitana, Bilbao, capital de la provincia de Vizcaya, es la ciudad más grande del País Vasco y también la más grande de nuestro Camino del Norte. La industria pesada, sobre todo la siderúrgica, fue desde finales del siglo XIX hasta los años 70 del siglo pasado su principal motor del crecimiento económico y demográfico. La dolorosa reconversión industrial de los años 80 y 90 ha impulsado a Bilbao a transformarse en una ciudad turística y de servicios, con el Museo Guggenheim y el moderno Metro de Bilbao como los dos pilares fundamentales en este proceso. Con respecto a los monumentos históricos cabe destacar, en el casco antiguo, la catedral de Santiago (siglos XIX-XVI), de estilo gótico, la única catedral del Estado (además, claro está, de la catedral de Santiago de Compostela) dedicada al apóstol. También es de gran interés la basílica de Nuestra Señora de Begoña, de los siglos XVI-XVII y con importantes reformas posteriores, en la parte alta y a pie de camino en la entrada de la ciudad. El casco antiguo, configurado en el siglo XVII, es conocido como "Las Siete Calles".

                                                ------------------------------------

 

  Etapa 8: Bilbao - Portugalete (19,4 km) (variante junto a la ría del Nervión 12,4 km)

 

  De Bilbao a Portugalete. Digan lo que digan las flechas amarillas, la mejor opción para esta corta etapa, según los mismos bilbaínos, es seguir la ría del Nervión por el lado derecho hasta el Puente Colgante, ya en Portugalete. Además, este camino es una clase magistral sobre el declive que en las últimas décadas ha sufrido la industria pesada, instalada al otro lado de la ría. Si decidimos realizar la etapa según esta propuesta, de 12,4 km, debemos tener presente tres consideraciones. La primera es que quince minutos después de pasar por delante del incomparable museo Guggenheim (que está al otro lado de la ría), y justo pasada la Universidad de Deusto, lo más aconsejable es girar a la derecha y, a la altura de una rotonda, seguir la larguísima avenida Lehendakari Aguirre hasta el final, donde por la izquierda volvemos al lado de la ría. La segunda consideración es que hay un tramo de 800 metros, que se supera en diez minutos, en el cual la carretera al lado de la ría casi no tiene arcén y, por lo tanto, debemos caminar con precaución, aunque al ser una carretera rectilínea la visibilidad es buena. Y la tercera y última, es que una vez hemos llegado al extraordinario Puente Colgante debemos cruzar la ría por la barquilla que cuelga de éste (30 céntimos/persona), la cual ya nos dejará en el mismo centro de la bonita localidad de Portugalete. Aquéllos que prefieran seguir lo que, hoy en día, es el trazado oficial (son 7 km más y un desnivel acumulado, sumando subidas y bajadas, de 500 metros), deben salir de Bilbao por la calle Autonomía, y seguir la carretera BI-636 para cruzar por un puente la autopista A-8; pasarán por Cruces, Barakaldo y Sestao antes de llegar a Portugalete.

 

  Portugalete. Sin ninguna duda el monumento más importante de la localidad, y uno de los más importantes de todo el País Vasco, es el Puente Colgante de Portugalete (o Puente de Vizcaya), que sobre la ría del Nervión une, con una barquilla pendular transbordadora, Getxo y Portugalete. Inaugurado en el año 1893, fue el primer puente transbordador del mundo con estructura de hierro, y actualmente es el único de estas características que sigue en funcionamiento. Es de una gran belleza plástica, con cuatro torres de hierro de 61 metros de altura (dos en cada orilla) unidas por un travesaño de 160 metros de longitud a 40 metros sobre el nivel del agua. Unos ascensores permiten acceder a la pasarela, desde la cual se disfruta de unas impresionantes vistas del entorno. El puente está considerado un símbolo de la revolución industrial en el País Vasco, y fue declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO. Además del puente, Portugalete cuenta con un precioso casco medieval, en el que destaca la basílica de Santa María (siglos XV-XVI), de estilo gótico-renacentista, la Torre de Salazar (siglo XIV) y, junto a la ría, el Ayuntamiento (1883).

                                           -----------------------------------------

 

  Etapa 9: Portugalete - Castro Urdiales (por Mioño 27,6 km) (por Otañes 34,8 km)

 

  De Portugalete a La Arena (playa). Salimos de Portugalete por la parte alta, siguiendo la avenida de Carlos VII y la carretera de Ortuella. A poco más de un kilómetro tomamos a la derecha un bidegorri (literalmente "camino rojo"), muy frecuentado por ciclistas y caminantes, y que seguiremos a lo largo de diez kilómetros. Es una infraestructura muy bien diseñada que cuenta incluso con áreas de descanso. Actualmente (en el año 2011) hay algunos tramos en obras, con señalización alternativa no siempre precisa. Cruzamos por debajo la autovía A-8, bordeamos las poblaciones de Nocedo y Gallarta, volvemos a cruzar por debajo la A-8 y llegamos a Zierbana, con la bonita playa de La Arena, donde termina el bidegorri. Es una pequeña zona turística, con bares y restaurantes.

 

  De La Arena a Pobeña. En el otro extremo de la playa, después de cruzar el puente peatonal (con pilón metálico verde) sobre el río Barbadún, salimos junto a la ermita de la Virgen del Socorro. El pequeño pueblo de Pobeña, a la izquierda y al que no se dirige el camino, cuenta con albergue de peregrinos y servicio de restauración.

 

  De Pobeña a Ontón. Dejamos Pobeña a mano izquierda y subimos, por la derecha, unas escaleras que nos llevan a un camino cementado (plataforma de un antiguo ferrocarril minero hoy reconvertida en vía verde) que bordea el litoral. Es el tramo más bonito de la etapa de hoy, un balcón al mar que nos ofrece dilatadas vistas sobre la costa; es el tipo de paisaje y de camino que todo el mundo sueña cuando habla del Camino de Norte. Más adelante, después de pasar un parking con una zona de picnic, llegamos a una carretera local que seguimos a mano derecha. Un kilómetro después entramos en la Comunidad Autónoma de Cantabria. Pasamos un pequeño túnel, cruzamos por debajo la autopista A-8 y, 250 metros más adelante, por la derecha, bajamos a Ontón (hay un bar-tienda).

 

  Salida de Ontón. A la salida de Ontón, justo donde el camino toma contacto con la carretera N-634, hoy en día con escaso tráfico, se nos presentan dos posibilidades bien distintas para llegar a Castro Urdiales, que son:

 

  De Ontón a Castro Urdiales por la N-634. Son 8,6 km y sigue siempre la carretera N-634, sin demasiado tráfico desde la apertura de la autovía, pasando primero por el bar-restaurante (con menú) de Saltacaballo, y más adelante por el pueblo de Mioño, también con bares y restaurantes. Ojo: si tomamos esta opción no debemos dejar la nacional para tomar caminos que nos llevan a aventuras sin sentido y sin salida, pues hay alguna flecha amarilla que invita a ello. Hoy en día casi todo el mundo toma esta opción, aunque caminar por el arcén de la nacional es un poco monótono, y la autovía A-8 es una constante e incómoda compañía. En la bajada a Castro disfrutamos de unas bonitas vistas sobre la costa. Si vamos al albergue de Castro Urdiales cruzaremos toda la población a lo largo de tres kilómetros, pues se encuentra a la salida, junto a la plaza de toros.

 

  De Ontón a Castro Urdiales por el camino oficial. Este es el camino señalizado con flechas amarillas. Son 15,8 km y pasa por Baltezana, Otañes y Santullán, dando un rodeo considerable para evitar la nacional, aunque tampoco evita el asfalto; esta opción tenía su sentido cuando no existía la autovía y la nacional cargaba con mucho tráfico, aún así, se encuentra perfectamente señalizada y es válida para los que no les importe caminar unos kilómetros más.

 

  Castro Urdiales. Bonita villa marinera, con una rica historia que se remonta a su nacimiento como fortificación romana. Posteriormente, en la Edad Media, su puerto fue uno de los más relevantes con respecto al tráfico comercial, como testifica el hecho de que fuera una de las Cuatro Villas del Mar (agrupación, en el medievo, de los cuatro puertos más importantes de Cantabria). De esta época es el conjunto monumental de Castro Urdiales, en el cual destaca la magnífica iglesia de Santa María (siglos XIII-XV), de estilo gótico, y a su lado el castillo-faro de Santa Ana (siglos XIII-XIV), la ermita de Santa Ana y el puente medieval. El turismo, en detrimento de las actividades de pesca y comerciales vinculadas al puerto, se ha convertido en las últimas décadas en el motor económico de la localidad.

                                           -------------------------------------

 

  Etapa 10: Castro Urdiales - Laredo (por la nacional 25,0 km) (por La Magdalena (31,2 km)

 

  De Castro Urdiales a Cerdigo. Salimos de Castro Urdiales por la calle Silvestre Ochoa (N-634) hasta la plaza de toros, donde tomamos a la izquierda la calle Subida a Campijo (donde está el albergue). Cruzamos por debajo la autovía A-8, pasamos junto a un camping (nos queda a mano izquierda) y seguimos recto en un bonito tramo boscoso hasta Allendelagua (sin servicios). Cruzamos todo el pueblo y, a la altura de una fuente, giramos a la izquierda, avanzando en paralelo a la autovía. Más adelante, a la altura de Cerdigo, giramos a la derecha, cruzamos por un túnel la autovía y, a la altura de una pequeña área de descanso, nos desviamos a la izquierda para entrar en el pueblo.

 

  De Cerdigo a Islares. Salimos de Cerdigo por la antigua carretera, cruzamos la N-634 y avanzamos por una pista de asfalto hasta el cementerio, donde doblamos a la derecha. Aquí empieza un precioso sendero boscoso que se aproxima a los acantilados de la costa. Tras cruzar varios portillos desembocamos en una pista que ya nos conduce a Islares (hay un bar-tienda).

 

  De Islares a El Pontarrón de Guriezo. Cruzamos, siguiendo en la misma dirección, toda la población de Islares, dejamos un camping a mano derecha y salimos una vez más a la nacional N-634, a la altura de la playa de Arenillas. Continuamos, por la derecha, la nacional a lo largo de 2,4 km. Justo bajo el viaducto de la autovía A-8, la señalización nos indica continuar por una carretera local a mano izquierda, en fuerte subida. Aquí es donde debemos optar entre continuar hasta Laredo por el arcén de la nacional (12,4 km), o bien seguir a mano izquierda el camino oficial (18,4 km). El camino oficial, perfectamente señalizado, presenta más desnivel y es más largo, pero a cambio evita la nacional (pasa por Rioseco, La Magdalena y Hazas). De todas formas, en este tramo la carretera N-634 carga mucho menos tráfico que hace unos años, cuando no existía la autovía, pero ello no es óbice para que aquéllos que opten por seguir la carretera caminen con precaución. Si nos decidimos por la nacional, enseguida llegamos a El Pontarrón, localidad con bar y restaurante.

 

  De El Pontarrón de Guriezo a Hazas (Liendo). Cruzamos por el puente de la carretera N-634 el río Agüero (desemboca en la ría de Oriñón). Pasado dicho puente por la carretera iniciamos el ascenso, superamos por arriba la autovía, llegamos a una altitud de 150 metros, más adelante pasamos cerca del mirador Antonio Ruiz (desvío señalizado; está a 250 metros de la carretera) sobre el valle del Liendo, y bajamos para cruzar recto este bonito valle. En el valle del Liendo, junto a la nacional, hay bares y restaurantes (barrio de Iseca Vieja). Justo pasado el taller de Iveco tomamos la primera calle a mano izquierda y, a 1,2 km, siempre en la misma dirección, llegamos a la iglesia de Hazas. Luego regresamos a la nacional tomando la carretera local a mano derecha (según llegamos a la iglesia).

 

  Hazas (Liendo). Hazas, con unos 300 habitantes, es la capital del municipio de Liendo, que consta de varios barrios desparramados por el extenso valle de Liendo. En Hazas se encuentra la preciosa iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (siglo XVII), con una imagen en su interior del apóstol Santiago.

 

  De Hazas (Liendo) a Laredo. Los que hayan tomado la variante por La Magdalena desembocan en la N-634, junto a los peregrinos que siguieron la nacional. Continuamos por el arcén de la carretera en ascenso por la sierra la Vida, hasta encontrarnos un desvío claramente señalizado a mano izquierda; lo más lógico es continuar por la carretera y enlazar con el camino oficial 1,6 km más adelante, puesto que este desvío desciende hacia Tarruenza para luego volver a ascender y regresar a la misma nacional. Es un rodeo sin excesiva gracia, por asfalto, que cruza por dos veces la autovía, aunque por supuesto evita un tramo de la nacional. Tanto si hemos tomado un camino como el otro, justo antes de llegar a una rotonda, dejamos, ahora sí, la nacional, y tomamos una calle a mano derecha para descender directamente hasta el casco antiguo de Laredo, al que accedemos por la Puerta de Bilbao.

 

  Laredo. Otra histórica villa marinera que también pertenecía a las Cuatro Villas del Mar, hecho que avala la importancia de su puerto en la Edad Media. En las últimas décadas se ha convertido en un noble centro turístico y residencial, con bonitas casas solariegas blasonadas. En el conjunto monumental de la Puebla Vieja, en la parte antigua de Laredo, se agrupan en torno a la iglesia gótica de Santa María de la Asunción (siglos XIII-XVII) edificaciones y vestigios medievales de gran valor. Además de la iglesia principal, destacan la iglesia de San Francisco (siglo XVI), el edificio del Ayuntamiento (siglo XVII), la casa-palacio de Zarautz, la casa de Hernando Alvarado, la casa de la Hoz y la casa-torre de los Gutiérrez de Rada, todas ellas construidas entre los siglos XV y XVIII. El crecimiento urbanístico de los últimos años, impulsado por la construcción de segundas residencias, ha sido feroz.

                                           --------------------------------------

 

  Etapa 11: Laredo - Güemes (29,0 km) (variante interior  ... km)

 

  De Laredo a Santoña. Salimos de Laredo recorriendo los 3,8 km del paseo marítimo, por delante de los interminables bloques de pisos, para todos los gustos y colores, de segundas residencias. Al final de la urbanización entramos en la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja, y por una pasarela de madera llegamos a una franja de arena llamada El Puntal, donde hay una marquesina de madera. Aquí es donde embarcamos hacia Santoña. En temporada de invierno no hay servicio, y no queda otra alternativa que dar un gran rodeo por Colindres y Gama.

 

  Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja. Es el lugar más importante de la península Ibérica en cuanto a la ruta migratoria anual, del norte de Europa al sur de Europa y África, de millones de aves acuáticas.

 

  Santoña. Ciudad portuaria, de once mil habitantes, emplazada en la gran bahía de Santoña. Su monumento más importante es la iglesia románica, del siglo XIII, de Santa María del Puerto, que formó parte de un monasterio benedictino fundado en el siglo VIII.

 

  De Santoña a Noja. Ya desembarcados en Santoña, buscamos detrás del monumento a Juan de la Costa la calle Santander, continuando en la misma dirección por las calles Cervantes y Manzanedo. Tomamos la carretera en dirección a la playa de Berria, primero por la carretera C-629 y, más adelante, a la derecha, por la carretera S-415. Avanzamos en paralelo al muro de la impresionante prisión de El Dueso y, todo recto, llegamos a la bucólica playa de Berria. Al final de la playa hay una colina, un pequeño monte llamado El Brusco que debemos salvar (los ciclistas deben seguir por carretera); para ello buscamos un sendero que desde la playa sube en diagonal al collado más próximo al mar, de 78 metros de altitud, para pasar a la playa de la vertiente opuesta. Este sendero no llega a un kilómetro, y nos regala buenas vistas de la playa de Berria, detrás, y de la playa de Noja, delante. Hasta la población de Noja, bien visible al fondo, iremos por las diversas pistas y calles en paralelo a la playa. Antes de entrar en la población, cruzamos por carretera la Marisma Victoria, dejando a mano izquierda un puente romano restaurado. Noja, municipio turístico de más de dos mil habitantes, cuenta con todos los servicios.

 

  De Noja a San Miguel de Meruelo. Al final de la playa, ya en Noja, subimos a mano izquierda hacia el centro de la población, pasamos junto a la iglesia y al Ayuntamiento (lo dejamos a mano izquierda), tomamos la calle Cuadrillos (junto al bar Pacita) hasta casi el final, a la derecha la calle del Valle y, pasado el campo de fútbol, otra vez a la derecha por la calle del Carmen. Desembocamos en la carreta CA-147, la seguimos a mano izquierda 300 metros y, de frente por una carretera local, salimos a la carretera CA-141 (Argoños - Somo). La seguimos por la derecha solo 70 metros, hasta doblar a la izquierda por una pista. Más adelante pasamos junto a la ermita de San Pantaleón y, a medio kilómetro, nos desviamos a la derecha y cruzamos el Barrio del Castillo hasta la iglesia de San Pedro, que dejamos a mano izquierda. Enseguida tomamos, a la izquierda, una pista que baja a la carretera CA-452, la cual seguimos a la derecha en dirección a San Miguel de Meruelo. Esta población dispone de servicios en su centro, pero el camino la bordea para pasar por la iglesia de San Miguel; quien lo desee puede seguir recto por la carretera (donde hay los servicios) y recuperar el camino justo a un kilómetro.

 

  De San Miguel de Meruelo a Bareyo. Justo a la entrada de esta población, giramos a la derecha por una pista que sube a la bonita iglesia de San Miguel, bordeando toda la localidad y volviendo a la misma carretera a la salida del pueblo. Seguimos dicha carretera medio kilómetro, hasta girar a la izquierda para bajar y cruzar el río Campiezo por el medieval puente de Solorga. Por la derecha volvemos a ganar altitud hasta llegar al pueblo de Bareyo (sin servicios), donde tomamos contacto con la carretera CA-447. En este punto, si seguimos la carretera a la derecha, desviándonos del camino 600 metros, podemos visitar la importante iglesia románica de Santa María de Bareyo.

 

  Iglesia de Santa María, Bareyo. Se encuentra a 600 metros del camino, pero el desvío merece la pena. Es un precioso templo románico del siglo XII, de una sola nave y ábside semicircular. La pila bautismal, vivamente labrada, también es románica.

 

  De Bareyo a Güemes. En el punto donde tomamos contacto con la carretera CA-447, la seguimos a la izquierda, cruzando la pequeña aldea de Bareyo. A un kilómetro pasamos por delante de la entrada de un camping (hay bar-restaurante abierto al público) y, poco después, alcanzamos un collado. Avanzamos en descenso por la misma carretera a lo largo de 1,2 km (desde el collado) hasta desviarnos, a mano izquierda, por una pista de asfalto. A un kilómetro salimos a la carretera CA-455 y la seguimos a la derecha. Medio kilómetro después, pasado un pequeño bar, otro desvío a la derecha nos lleva a la carretera CA-443, la cual seguimos hasta la bifurcación en la que hay el desvío, a mano izquierda y perfectamente señalizado, al albergue "La cabaña del abuelo Peuto" de Güemes. El albergue se encuentra a escasamente un kilómetro, en ligero ascenso. Quienes sigan el camino, en la bifurcación deben continuar recto.

                                            --------------------------------

 

  Etapa 12: Güemes - Santander (11,8 km) (variante costera Galizano-Somo 15,4 km)

 

  De Güemes a Galizano. Los peregrinos que, con buen criterio, hayan pernoctado en el albergue de Güemes, deben retroceder hasta el desvío y seguir el camino por la carretera C-443. Superado un collado bajamos hasta desembocar en la carretera C-141, la seguimos por la izquierda 500 metros y girando a derecha entramos en Galizano, que cuenta con todos los servicios.

 

  De Galizano a Somo. Pasamos por detrás de la iglesia de Nuestra Señora de Galizano y, 150 metros más adelante, debemos optar por uno de los dos itinerarios posibles para llegar a Somo, que son:

 

  De Galizano a Somo (por la variante costera). En Galizano tomamos la carretera en dirección a la playa, señalizada con un indicador. A un kilómetro, en una curva de la carretera a la derecha, tomamos una calle a la izquierda, bien señalizada con una flecha amarilla. A partir de aquí el camino es sencillo de seguir, siempre cerca de la costa y con bellísimos paisajes. Pasamos por la playa de Langre y, más adelante, al desembocar en la calle de una urbanización, giramos a la izquierda para llegar a Loredo, localidad con servicios. Siguiendo la carretera CA-440, en dirección a Somo, enlazamos con el camino oficial (giro a la derecha 200 metros antes de llegar a la carretera a Somo, a la altura de una rotonda).

 

  De Galizano a Somo (por el camino oficial). El camino oficial sigue bordeando la población de Galizano hasta desembocar de nuevo en la rectilínea carretera CA-141, que cuenta con un carril bici. La seguimos a lo largo de 3,4 km hasta que, pasado un camping, llegamos a una rotonda; tomamos la carretera a mano derecha y a 200 metros doblamos a la izquierda. Pasamos junto al santuario mariano de Nuestra Señora de Latas (siglo XVI), que acoge una imagen de la Virgen de gran devoción en la comarca. Siempre en la misma dirección cruzamos un barrio residencial y ya llegamos al centro de Somo, localidad que cuenta con todos los servicios.

 

  Variante por Solares (rodeo a la bahía de Santander). Es la variante que evita el paso por barca, y que algunos peregrinos usaban antiguamente. Hoy en día no tiene mucho sentido, pues son nada menos que 26 km entre Somo y Santander, pasando por Solares y El Astillero. Aun así, dicho itinerario está señalizado con flechas amarillas y en El Astillero hay un pequeño albergue de peregrinos.

 

  De Somo a Santander. Nos dirigimos al embarcadero para tomar uno de los barcos (conocidos como "pedreñeras") que en línea regular, con amplio horario, una frecuencia de 20 o 30 minutos, y a un precio de poco más de 2 euros, navega de Somo a Santander con parada en Pedreña.

 

  Santander. Es la capital de la comunidad autónoma de Cantabria, y cuenta con un cuarto de millón de habitantes. Santander es una de las ciudades más interesantes de la costa cantábrica y merece una visita detallada. También pertenecía a las Cuatro Villas del Mar. En el centro, cerca de donde se encuentra el albergue, podemos visitar la catedral de Nuestra Señora de la Asunción (siglos XIII-XVII), de base gótica pero sometida a una profunda reforma en los años 80, y en la cual destaca la iglesia inferior, de estilo románico. A media hora a pie del centro (bien comunicado en autobús), podemos acercarnos a las famosas playas del Sardinero, una zona de ocio y turística donde destaca el Gran Casino (1916). Cerca del Sardinero, en la cima de un pequeño promontorio al lado del mar, está posiblemente el monumento más interesante de la ciudad, el exuberante Palacio de la Magdalena (inicios del siglo XX), una gran palacio con influencias arquitectónicas británicas, regalo de la ciudad de Salamanca (pagado por suscripción popular) a la familia real. Hoy en día, en dicho palacio se celebran congresos y acontecimientos similares.

                                               ------------------------------------

 

  Etapa 13: Santander - Santillana del Mar (37,0 km) (por Arce 42,4 km)

 

  De Santander a Santa Cruz de Bezana. Desde la plaza del Ayuntamiento tomamos la avenida Calvo Sotelo, y avanzamos siempre en la misma dirección. Llegamos a la rotonda de la plaza de Cuatro Caminos y seguimos de frente por la avenida de Valdecilla. Cruzamos dos rotondas más y, siempre en la misma dirección, salimos de la ciudad por la calle del Cajo, que es la N-611. Pasamos bajo la vía del tren y seguimos la misma carretera a lo largo de dos kilómetros. Justo a la entrada a Peñacastillo (iglesia amarilla arriba a mano izquierda), doblamos a la derecha (calle de Adarzo) y después de cruzar la vía del tren giramos a la izquierda para seguirlas en paralelo. Poco después nos alejamos de la vía por una calle que sube a mano derecha, aunque pronto nos devuelve junto a ellas. Cruzamos por pasos inferiores las autovías S-30 y S-20, seguimos a mano izquierda la calle de la Bezanía hasta el final. Doblando a la derecha desembocamos en una carretera local que seguimos a la izquierda. Es la avenida José María Pereda, y por ella cruzamos Santa Cruz de Bezana (localidad con servicios), pasando junto a su iglesia.

 

  De Santa Cruz de Bezana a Boo de Piélagos. A la altura de la iglesia cruzamos la carretera CA-300 y seguimos recto la avenida de Mompía, una larga calle entre urbanizaciones. Finalmente desembocamos en una carretera (CA-303), y la seguimos en bajada a mano izquierda. Llegamos a una rotonda, junto a la Clínica Mompía, y tomamos a la derecha la carretera en dirección a Boo de Piélagos (CA-304). La seguimos un kilómetro hasta tomar, a mano derecha, una pista asfaltada que ya nos conducirá a Boo de Piélagos (sin servicios).

 

  De Boo de Piélagos a Mogro. En Boo de Piélagos salimos a la altura de la estación de FEVE, seguimos por la izquierda en subida la carretera CA-231 y, 100 metros después de cruzar por arriba la vía del tren, tomamos a mano derecha una pista de asfalto que vuelve junto a la vía. Poco después el camino se desvía a la izquierda; en este punto debemos decidir entre seguir el camino oficial y salvar el río Pas por el puente de Arce, o seguir recto y cruzar dicho río por el puente del tren, con precaución y situándonos lo más a la izquierda. Nosotros tomamos la última opción, y cruzamos con precaución el río Pas por el puente del tren. Salimos en la estación de FEVE de Mogro, tomamos la carretera CA-232 hacia Puente Arce y a 450 metros recuperamos, por la derecha, el camino oficial. Pasamos junto a la bonita ermita de la Virgen del Monte, cruzamos la CA-322 y seguimos recto una pista asfaltada en subida. Y así llegamos a la iglesia de Mogro, sobre un modesto cerro.

 

  De Mogro a Requejada. Dejando la iglesia de Mogro a mano derecha, tomamos a la izquierda la calle que baja al cementerio, el cual dejamos a mano derecha. Se nos abre a la vista una bonita panorámica de la ría de San Martín de la Arena (o de Sauces). Más adelante tomamos otra pista asfalta girando a la derecha, que nos conduce hasta la carretera CA-232 (hay un bar). Cruzamos la carretera y seguimos a la izquierda una pista de tierra que avanza en paralelo a las tuberías de un gaseoducto. Y seguimos este camino, poco agradable, nada menos que 4,5 km, hasta llegar a la altura de Requejada, a cuya localidad (dispone de todos los servicios) entramos por un paso elevado para salvar la vía del tren.

 

  De Requejada a Santillana del Mar. En Requejada tomamos contacto con la N-611, que seguimos por la derecha a lo largo de 2,2 km hasta llegar a una rotonda, donde tomamos a la derecha la carretera CA-131 hacia Santillana. A mano derecha tenemos la gran industria química Solvay. Pasado el río Soja llegamos a otra rotonda, y tomamos a la derecha la carretera hacia Sauces. Poco después la dejamos para continuar por la izquierda la carretera CA-340 en dirección a Camplengo. La vamos siguiendo, sin pérdida posible, y a 3,4 km llegamos al desvío, bien señalizado, al albergue Arco Iris (a 750 metros). Quedan 2,5 km hasta Santillana. Si no vamos al albergue Arco Iris seguimos recto y, en el barrio de Camplengo, nos desviamos a la derecha para bajar hasta Santillana del Mar (todos los servicios).

 

  Santillana del Mar. Pequeña villa con un gran atractivo turístico por su belleza y monumentalidad. A pesar de su nombre, el mar está a más de tres kilómetros de la localidad. Pasear por sus viejas calles empedradas, con bonitas y antiguas casonas, es retroceder unos cuantos siglos en la rueda de la historia. La joya de la corona es la colegiata románica de Santa Juliana (siglo XII), construida sobre un primitivo templo del siglo IX o X que fue el origen de la población, y en la cual destaca el extraordinario claustro con columnas adornadas de soberbios capiteles. Un lugar sugerente. Por otro lado, a poco más de un kilómetro del pueblo se encuentra la Cueva de Altamira (fuera del camino), que conserva las pinturas de arte rupestre del paleolítico, dentro del paleolítico superior (33.000 aC - 9.000 aC), más importantes del mundo. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 1985. Hoy en día las visitas a la cueva están extraordinariamente restringidas, pero se puede visitar el Museo de Altamira, que reproduce e interpreta las mencionadas pinturas.

                                                 ------------------------------------------

 

  Etapa 14: Santillana del Mar - Comillas (22,0 km)

 

  De Santillana del Mar a Oreña. Desde la plaza del Ayuntamiento tomamos la calle de los Hornos, junto a Correos, y siempre en la misma dirección pasamos junto a un camping y cruzamos la carretera AS-474. Poco después tomamos una pista de asfalto con la que descendemos hasta la aldea de El Arroyo (sin servicios). En esta aldea, en una bifurcación, seguimos a la izquierda un camino que en poco más de un kilómetro, y después de superar un collado, nos lleva en bajada hasta Oreña (servicios a pie de carretera).

 

  De Oreña a Cigüenza. Por una pista a la derecha ascendemos, entre prados, hasta la iglesia de San Pedro de Oreña (siglo XVI), en el alto de un cerro. Siguiendo otra pista en la misma dirección descendemos hasta Caborredondo (un bar-restaurante), donde salimos a la carretera CA-920. Cruzamos el barrio por dicha carretera, pasamos por encima de la CA-131 y, justo después de la finca La Solana, nos desviamos a mano derecha por una pista en bajada. Y así llegamos a Cigüenza, una pequeña aldea de casas dispersas en la que destaca la iglesia de San Martín de Tours.

 

  Cigüenza. Aquí se encuentra la iglesia de San Martín de Tours, una sólida y sobria construcción barroca del siglo XVIII, y uno de los mejores ejemplos de la abundante arquitectura indiana que se desarrolló en esta zona. Los indianos fueron los emigrantes que hicieron fortuna en Suramérica, y que en muchos casos realizaron generosas donaciones a sus pueblos natales. La iglesia de San Martín de Tours fue construida por orden de Juan Antonio de Tagle Bracho, nacido en Cigüenza y emigrado al Perú.

 

  De Cigüenza a Cóbreces. A la salida desembocamos en la carretera CA-353, que seguimos por la derecha hasta la entrada Cóbreces (todos los servicios). Aquí el camino se desvía a la derecha para descender a la parte baja del pueblo, a pie de carretera, y volver a ascender a la misma carretera a la altura de la iglesia de San Pedro Advíncula.

 

  Cóbreces. Localidad de casas diseminadas, de unos 600 habitantes, perteneciente al municipio de Foz de Lloredo. Sus dos construcciones más relevantes son la iglesia neogótica de San Pedro Advíncula (1894), de color rojo-almagre, y la abadía trapense de Santa María de Viaceli (1906), también de estilo neogótico.

 

  De Cóbreces a La Iglesia. Salimos de Cóbreces bordeando el muro de la iglesia de San Pedro Advíncula, que dejamos a nuestra derecha. A 700 metros realizamos un giro a la izquierda de casi 180 grados para tomar, en bajada, una pista de tierra. Avanzamos por un frondoso bosque y a un kilómetro salimos a la carretera CA-356, que seguimos hasta desembocar de nuevo en la carretera CA-131, a la altura del restaurante Venta de Tramalón. La seguimos en dirección Comillas y, a 100 metros, la dejamos por un pequeño camino asfaltado a mano izquierda y, a otros 100 metros, doblamos a la derecha por otro camino, este de tierra. A la altura del cementerio seguimos a la izquierda una carretera, pasamos junto a un camping y ya llegamos a La Iglesia, localidad con servicios.

 

  De La Iglesia a Comillas. Giramos por una calle a mano derecha, en dirección al "Campamento Juvenil", y por la carretera local, en subida, llegamos a Pando (sin servicios), a la altura de la iglesia de San Roque. Seguimos por carretera hasta Concha, donde doblamos a la izquierda por la interesante calle Mayor, de casonas rurales. Al final tomamos una pista asfaltada a mano izquierda y, a poco más de 100 metros, otra pista también a la izquierda. Más adelante, por pista de tierra, descendemos hasta la carretera CA-131, que nos lleva a la entrada a Comillas (todos los servicios). Una carretera a la izquierda, en dirección al "Polideportivo" (calle Calvo Sotelo), nos conduce al centro de la localidad.

 

  Comillas. Tiene unos dos mil habitantes. Localidad de residencia y veraneo de numerosos miembros de la realeza, aristocracia y alta sociedad desde los tiempos del rey Alfonso XII, a finales del siglo XIX. El rico patrimonio de la localidad está vinculado al retorno de los indianos, sobre todo de Antonio López y López, que el rey Alfonso XII otorgó el título de Marqués de Comillas. Antonio López amasó una inmensa fortuna en Cuba, y a su retorno mandó construir las tres edificaciones más destacadas de la villa: la opulenta Universidad Pontificia de Comillas (1890), hoy en desuso; el soberbio palacio de Sobrellano (1878), que fue su residencia; y Villa Quijano (1885), también conocida como el Capricho de Gaudí, porque fue proyectada por el genial arquitecto catalán como extravagante residencia veraniega del cuñado del Marqués.

                                             ----------------------------------------

 

  Etapa 15: Comillas - Colombres (28,4 km)

 

  De Comillas a San Vicente de la Barquera. Salimos de Comillas por la calle Marqués de Comillas, dejando a mano izquierda el palacio de Sobrellano. Cruzamos una rotonda y seguimos recto por la carretera CA-131, que tiene un carril para caminantes y ciclistas. Por dicha carretera cruzamos la ría de La Rabia y a 200 metros, a la altura de un mirador, tomamos una carretera local a la izquierda. Esta desemboca en la carretera CA-363, que seguimos a la izquierda. Pasamos junto a la ermita de Santa María de El Tejo, con buenas vistas sobre los Picos de Europa y la ría de La Rabía. Nos encontramos en pleno Parque Natural de Oyambre. Dejamos la carretera por la derecha, pasamos por la aldea de Santa Ana (hay un mesón) y el Barrio de la Cara, y descendemos por pista de tierra para cruzar un arroyo por un pequeño puente medieval. Bordeamos el campo de golf Santa Marina y ascendemos por carretera local hasta la CA-131. Estamos en La Revilla, localidad con servicios. Cruzamos la carretera principal, la CA-131, a la altura de una rotonda, y enseguida tomamos una pista de tierra a mano izquierda. Por esta descendemos hasta la nacional N-634, por la cual cruzamos la ría de San Vicente por el puente de La Maza. Y así llegamos a San Vicente de la Barquera, localidad con todos los servicios.

 

  Parque Natural de Oyambre. Es un espacio protegido de casi seis mil hectáreas que incluye las rías de San Vicente y de La Rabía, marismas, acantilados, playas, dunas, bosques... con bellos paisajes, riqueza biológica (acoge numerosas especies tanto vegetales como animales) y ecosistemas de alto valor ecológico.

 

  San Vicente de la Barquera. La población tiene unos 3.500 habitantes. Es la cuarta y última de las Cuatro Villas del Mar. Localidad vinculada históricamente a las actividades pesqueras y comerciales del puerto, hoy en día se ha reconvertido en una amable villa turística con un valioso patrimonio arquitectónico y natural. Se encuentra emplazada a ambos lados de la ría de San Vicente, y la mayor parte de su término municipal se incluye dentro del Parque Natural de Oyambre. Por lo que respecta al ámbito monumental cabe destacar, bien visible en la cima de un promontorio rocoso, la gran iglesia gótica de Santa María de los Ángeles (siglo XV), y también el Castillo del Rey (siglo XIII), el Hospital de la Concepción (siglos XIV-XVI), antiguo hospital de peregrinos del que sólo se conserva la fachada, y todo el conjunto de la antigua Puebla Vieja.

 

  De San Vicente de la Barquera a Serdio. Desde la rotonda de la entrada, a la altura del puente, ascendemos de frente por la calle Ronda de la Encrucijada y continuamos a la izquierda por el camino de las Calzadas. Este se prolonga por una pista asfaltada, a través de la cual llegamos a la aldea de La Acebosa (sin servicios). Salimos a una carretera que seguimos a la izquierda (los ciclistas deben continuar por la derecha), y a poco más de 100 metros tomamos por la derecha una calle en subida. Esta se prolonga, en ascenso, por una pista de tierra, más adelante pasamos junto al cementerio, alcanzamos un alto, y continuamos en descenso hasta la carretera CA-843. La seguimos a mano izquierda a lo largo de 2,1 km, hasta que un desvío a la derecha nos conduce a la aldea de Serdio (un bar y un bar-restaurante), pasando antes por la torre medieval de Estrada.

 

  De Serdio a Unquera. A la salida de Serdio tomamos, en una bifurcación, el camino de la izquierda y descendemos al valle del río Nansa, dejando una cantera a mano derecha. Abajo desembocamos en la carretera CA-181, que seguimos a la derecha (dejamos Muñorrodero 400 metros a la izquierda). Salvamos por abajo la vía del tren y la A-8, siguiendo la carretera cruzamos la ría de Tina Menor (desembocadura del río Nansa) y, antes de llegar a la N-634, doblamos a mano izquierda por una pista en subida. En la posterior bajada llegamos a Pesués (bar-restaurante a pie de nacional), donde cruzamos la nacional N-634 y tomamos la calle por detrás del hostal Baviera. A 400 metros nos desviamos por una pista de tierra a mano izquierda, que más adelante se convierte en un sendero boscoso y que termina con una fuerte bajada hasta la rotonda de acceso a la autovía A-8. Cruzamos por abajo la autovía y a la siguiente rotonda seguimos a la derecha hasta Unquera, localidad con todos los servicios, aprovechando un sendero de un parque.

 

  De Unquera a Colombres. Al final del Paseo de Juncal cruzamos el río Deva por un puente, abandonando Cantabria y entrando en Asturias. Justo cruzar el puente (en Bustio), de frente, tomamos una estrecha calle pavimentada, en ascenso. Conforme ganamos altitud el paisaje se dilata ofreciéndonos interesantes perspectivas. Y así llegamos a Colombres, localidad con todos los servicios, entrando por la calle Lamadrid.

 

  Colombres. Localidad de poco más de mil habitantes, cabecera del concejo de Ribadedeva. Es conocida por su arquitectura indiana, financiada por emigrantes enriquecidos en las américas. El ejemplo más destacado es el ostentoso palacio, de color azul, de La Quinta Guadalupe (1906), que acoge la Fundación Archivo de Indianos y el Museo de la Emigración.

                                         ------------------------------------------

 

  Etapa 16: Colombres - Llanes (official por San Roque del Acebal ... km) (senda costera por Andrín 23,2 km)

 

  De Colombres a Buelna. Desde la plaza del Ayuntamiento tomamos, junto a Correos, la calle Pío Noriega, doblando al final a la derecha por una calle que nos lleva a una rotonda. Tomamos de frente la calle Badalán, carretera AS-344, por la cual ya salimos de Colombres. En una curva de la carretera a la derecha, nosotros continuamos de frente por un camino de tierra hasta salir a la altura del hotel-restaurante Casa Junco, donde tomamos contacto con la nacional N-634. Por su arcén avanzamos hasta La Franca, donde nos desviamos por una carretera local a mano izquierda. A 700 metros tomamos a la derecha un camino de tierra que desciende para salvar por un puente de piedra el arroyo Cabra. Luego ascendemos, primero por sendero y después por pista, hasta volver a desembocar en la N-634. La seguimos a mano izquierda, cerca de las obras de construcción de la autovía A-8, y llegamos a Buelna (bar y restaurante).

 

  De Buelna a Andrín. Seguimos 500 metros más la N-634 hasta tomar a la derecha la carretera LLN-3, que nos conduce a Pendueles (con servicios). A la altura de una pequeña muralla de piedra (antes del mesón El Rubinu) se nos presentan dos opciones; una es doblar a la derecha por un carretil asfaltado para seguir la senda costera (GR E-9, marcas blancas y rojas), y la otra es seguir de frente y volver a la nacional para seguir el camino oficial. La última opción se dirige a Llanes siempre cerca de la N-634, en muchos tramos evitándola por caminos alternativos. Nosotros preferimos la senda costera, sin duda mucho más interesante paisajísticamente y lejos del tráfico rodado. Así pues, doblamos a la derecha y a 90 metros, en una bifurcación delante de una casa, seguimos a la izquierda. Un agradable paseo nos lleva a la playa de Vidiago (o Novales), donde por la izquierda cruzamos por un pequeño puente el río Novales. Enseguida tomamos a la derecha, en subida, una senda con pasamanos de madera que más adelante se prolonga en una pista. Delante del cementerio seguimos la pista de la derecha (pasamos por los Bufones de Arenillas), y a un 1,5 km tomamos otra pista también a la derecha. A otro 1,5 km un desvío a la derecha nos lleva en bajada al puente de madera sobre el río Purón. Y 500 metros después un desvío a la derecha ya nos conduce a Adrín (con servicios).

 

  Bufones de Arenillas. Los bufones son grietas y chimeneas abiertas en la costa y conectadas con simas marinas por las que el agua del mar penetra a presión, formando surtidores de agua pulverizada visibles desde el exterior y que pueden alcanzar más de veinte metros de altura.

 

  De Andrín a Llanes. A la salida de Andrín, que cruzamos siguiendo la carretera local, giramos casi 180 grados por una calle a mano derecha que nos lleva en ascenso hasta la carretera LLN-2. La seguimos a la derecha por un carril peatonal y llegamos al mirador de la Boriza, con espléndidas vistas sobre acantilados y playas. Ya vemos, al fondo, la ciudad de Llanes. Aquí tomamos un sendero que en 200 metros nos devuelve a la misma carretera, justo en el lugar donde debemos decidir entre dos itinerarios bien distintos para llegar a Llanes (ver la sección "Al loro" en esta misma página). Uno es por la pista que asciende a mano izquierda de la carretera (800 metros más largo), y el otro es siguiendo la carretera. Ambos itinerarios entran en Llanes por La Portilla.

 

  Llanes. Tiene unos cinco mil habitantes. Es una localidad asturiana con una larga y rica historia, con vestigios que se remontan al paleolítico (pinturas rupestres). En la Edad Media fue un importante centro administrativo y militar, y en la Edad Moderna su puerto desarrollaba una intensa actividad pesquera y comercial. También en los siglos XIX y XX Llanes se benefició de las nobles construcciones financiadas por los indianos que regresaban de América. Del interesante conjunto monumental de la población destaca la iglesia gótica de Santa María del Concejo (siglos XIII-XV), los vestigios de la muralla medieval (siglo XIII), el Torreón (siglo XIII), actual sede de la oficina de turismo, y el palacio de los Gastañaga (siglos XVII-XIX). Mención aparte merece el original trabajo del artista vasco Agustín Ibarrola, que pintó los cubos de hormigón del rompeolas del puerto. La obra se conoce con el nombre de "Los cubos de la memoria" (2001-2006).

                                                 --------------------------------------

 

  Etapa 17: Llanes - Ribadesella (31,4 km)

 

  De Llanes a Celorio. Salimos de Llanes por la carretera AS-263 (avenida de la Paz), que pronto abandonamos para cruzar a mano izquierda la vía del tren por un paso a nivel y tomar, a la derecha, una pista de tierra que nos conduce a Poo (bares y restaurantes). En Poo volvemos a cruzar la vía del tren y salimos de nuevo a la carretera AS-263, siguiéndola por la izquierda. A un kilómetro giramos a la derecha por una pista de tierra, que más adelante enlaza con una pista asfaltada y llega a la playa de Celorio (con servicios), pasando antes por el monasterio de San Salvador de Celorio (siglo XVII).

 

  De Celorio a Naves. En Celorio continuamos por el pequeño paseo marítimo hasta el final, donde seguimos la carretera LLN-19, junto a un camping, hasta Barro. Aquí desembocamos en la carretera LLN-11, que tomamos a la derecha bordeando la ría con la bonita estampa de la iglesia de los Dolores junto a la marisma. A la altura de la pequeña capilla de ánimas El Santín tomamos a la izquierda un sendero en subida, más adelante cruzamos la LLN-11 y llegamos a la entrada de Niembro, localidad que dejamos a mano derecha mientras que el camino sigue a la izquierda. Poco después desembocamos de nuevo en la LLN-11, que a escasos 200 metros abandonamos por la derecha para tomar un agradable camino boscoso que nos conduce en bajada a la playa de San Antolín (con una peculiar roca horadada), en la desembocadura del río Bedón. Aquí seguimos la carretera AS-263 en paralelo a la autovía, cruzamos ésta por un túnel y a 200 metros tomamos una pista a mano izquierda que nos lleva a Naves (un par de bar-restaurantes en la plaza).

 

  De Naves a Nueva. Continuando en la misma dirección, el camino se prolonga por una plácida pista boscosa. Bordeamos el pueblo de Villahormes (con servicios a pie de carretera, fuera del camino) dejándolo a mano derecha, y continuamos por pista de tierra en ligero ascenso hasta alcanzar el villorrio de La Venta, donde ya tomamos una pista asfaltada. Antes de llegar a Nueva, pueblo con todos los servicios, cruzamos la carretera LL-16.

 

  De Nueva a Ribadesella. Salimos por la antigua carretera que atraviesa el pueblo, cruzamos el río Nueva y justo antes de llegar a la vía del tren doblamos por un camino a la derecha. Poco después, también por la derecha, cruzamos por un paso inferior la autovía A-8, llegando así a la dispersa aldea de Piñeres de Pría (bar y albergue privado). A la salida de Piñeres volvemos junto a la autovía, pero pronto nos alejamos de ella tomando un desvío a la derecha, por carretera local. A 300 metros giramos por una pista de tierra a mano izquierda que asciende hasta la iglesia de San Pedro de Pría, sobre una colina. Desde la iglesia descendemos por pista de tierra, que se prolonga en pista de asfalto, hasta llegar a la vía del FEVE. Sin cruzarla tomamos la pista de la derecha y, a poco más de 500 metros, otra pista a mano izquierda con la cual descendemos para cruzar por un bonito puente medieval, de un solo arco, el río Guadamía. Algo más adelante alcanzamos el núcleo diseminado de Cuerres, que cuenta con algunas casas rurales pero no con tienda o bar. Cruzamos la vía del FEVE, la seguimos en paralelo y a 1,3 km la volvemos a cruzar. Avanzamos un largo tramo por pistas de tierra, con suaves desniveles, siempre en la misma dirección, hasta alcanzar una vez más la vía del FEVE. La cruzamos y salimos a la carretera AS-263. La seguimos unos metros y enseguida la dejamos por la izquierda para bajar al campo de fútbol. Lo bordeamos dejándolo a mano izquierda y, más adelante, volvemos a salir a la AS-263. Entramos a Ridadesella junto a la estación del FEVE, y por una calle peatonal a mano derecha bajamos al centro de la bonita localidad.

 

  Ribadesella. Las pinturas rupestres de la cueva de Tito Bustillo, cerca de esta bonita villa marinera, certifican un asentamiento paleolítico. En la Edad Media la actividad económica de Ribadesella giraba entorno a los astilleros, la captura del salmón y la caza de ballenas. Hoy en día, el gran estuario de la desembocadura del río Sella separa en dos mitades el pueblo; la parte vieja, con las edificaciones medievales, es la oriental, mientras que la parte moderna, con suntuosas casas modernistas de veraneo de la alta sociedad, es la occidental. De los diversos monumentos de interés que encontramos en la parte vieja cabe destacar, en el ámbito religioso, la iglesia románica de Santa María de Junco (siglo XIII) y la ermita de la Virgen de la Guía (siglo XVI), y en el ámbito civil, el Palacio de Pietro-Cutre (siglo XVI), actual sede del Ayuntamiento.

                                             --------------------------------------------

 

  Etapa 18: Ribadesella - Sebrayo (31,6 km)

 

  De Ribadesella a La Vega. En Ribadesella cruzamos la ría del Sella por el puente de la nacional, seguimos 150 metros más la carretera (hasta una curva), tomamos a la derecha la calle Avelina Cerra hasta el paseo marítimo de la playa de Santa Marina, y lo seguimos por la izquierda. Al final del paseo giramos a la izquierda por la calle Ramón y Cajal para tomar a la derecha la carretera de San Pedro. Más adelante llegamos a una rotonda con un barco en medio, y continuamos por la carretera en dirección a San Pedro. Cruzamos la pequeña aldea de San Pedro (sin servicios) y a un kilómetro, en ascenso, llegamos al cruce (bien señalizado) del desvío al albergue de San Esteban de Leces. Se encuentra a la izquierda, a 300 metros fuera del camino. Si no vamos a dicho albergue seguimos de frente la pista asfaltada en subida. Avanzamos por ella a través de la ladera de un frondoso valle hasta desembocar en una pista. La seguimos a la derecha, en ascenso, hasta un collado, y proseguimos por ella en bajada hasta el pueblo de La Vega (hay servicios pero suelen abrir a partir de las 12:00).

 

  De La Vega a La Espasa. Cruzamos el pueblo y desembocamos en la playa de La Vega, donde por la izquierda tomamos un camino, en ascenso, que posteriormente se prolonga en un sendero. Justo antes de tomar contacto con la nacional doblamos a la derecha por un camino que bordea la localidad de Berbes (bar a pie de nacional, abre a las 8:00). Regresamos a la nacional y ahora sí la seguimos, por la derecha. Caminamos por la carretera con precaución pues el arcén es estrecho, y aprovechamos un par de atajos. Finalmente abandonamos la carretera por un camino pedregoso a mano derecha, que arranca en ascenso. Más adelante, por senda, descendemos hacia la playa Arenal de Morís, a la que no llegamos. Dejando dicha playa a mano derecha salimos a una carretera que seguimos en subida, 250 metros, y la dejamos por la derecha. Aquí iniciamos un bonito camino a través de prados, con vistas al mar, y en paralelo a la costa. Cruzamos un par de portillas de madera. A la derecha dejamos las pequeñas playas de La Hoya y La Beciella, salvamos por un modesto puente de madera el arroyo Romedos, y en la misma dirección llegamos a las playas de Moracey y La Espasa. Esta última la cruzamos por su paseo marítimo, que cuenta con servicios (posiblemente cerrados en temporada baja).

 

  De La Espasa a Colunga. A la salida de La Espasa desembocamos en la N-632 y la seguimos un kilómetro por la derecha, aprovechando en un par de tramos desvíos que la evitan. Antes de llegar a La Isla, un mojón nos desvía a la izquierda por un camino herboso; los que quieran pernoctar en el albergue de La Isla deben seguir recto hacia dicha población (hay indicaciones para llegar al albergue). Nosotros nos dirigimos ya hacia Colunga, por la izquierda de la nacional y algo alejados de ella; cruzamos la dispersa aldea de Covián y, antes de llegar a Colunga, cruzamos la carretera AS-260 de enlace entre la autovía (a la izquierda) y la nacional (a la derecha). Colunga dispone de todos los servicios.

 

  Colunga. La localidad, de poco más de mil habitantes, es la capital del concejo homónimo. Sus más destacados elementos patrimoniales son: la iglesia de San Cristóbal el Real, de finales del siglo XIX; la ermita de la Virgen de Loreto, del siglo XVII; el palacio barroco Álvarez de Colunga, del siglo XVII y actual sede del Ayuntamiento; y la casa de estilo renacentista de Alonso Covián, del siglo XVI. Junto a la capilla de Santa Ana (siglo XVI) existió un hospital de peregrinos. Aún así, el monumento más importante del concejo no se encuentra en esta localidad, sino en Gobiendes, a poco más de 1 km del camino actual (desvío entre La Espasa y La Isla), y se trata de la iglesia de Santiago de Gobiendes, de estilo prerrománico (siglo X) aunque profusamente restaurada en el siglo XIX.

 

  De Colunga a Sebrayo. Cruzamos Colunga por su calle principal, la nacional N-632, y a la salida tomamos a la izquierda la carretera en dirección a Puente Anguera. A 250 metros continuamos a la derecha por la carretera local CL-1 en dirección a Pernús. A 2,1 km pasamos bajo la autovía A-8, y a otros 2,1 km alcanzamos la aldea de Pernús (sin servicios), donde destaca la iglesia de San Pedro. Proseguimos en ascenso por la misma carretera CL-1, pasando por las aldeas de La Llera y Priesca (iglesia de San Salvador), ambas sin servicios. A la entrada de Priesca seguimos la carretera local a la derecha y, a 50 metros, un camino de tierra que por la derecha desciende para salir de nuevo a la misma carretera. Pasada la aldea de La Vega nos desviamos por un camino a mano izquierda, más adelante cruzamos la A-8 bajo su viaducto y llegamos a la aldea de Sebrayo. El único servicio de dicha aldea, además del albergue, es una furgoneta-tienda ambulante que pasa cada tarde (y se detiene delante del albergue).

 

  Priesca. En esta pequeña aldea se encuentra la iglesia prerrománica de San Salvador, declarada Monumento Nacional. El templo fue consagrado en el año 921.

                                           ---------------------------------------------

 

  Etapa 19: Sebrayo - Gijón (35,8 km)

 

  De Sebrayo a Villaviciosa. Salimos de Sebrayo continuando por la misma carretera local por la cual llegamos. A menos de un kilómetro, por la izquierda, volvemos a cruzar por abajo la autovía A-8, continuando a la derecha en paralelo a ésta y en ascenso. A medio kilómetro, en una bifurcación, seguimos a la izquierda y, medio kilómetro más adelante, tomamos un sendero a mano derecha. Después volvemos a salir a la misma pista (con la autovía a mano derecha), llegamos a una rotonda de acceso a la autovía y seguimos 600 metros de frente hasta cruzar por un puente dicha autovía. Poco después desembocamos en la N-632 y la seguimos por la izquierda para entrar en Villaviciosa (todos los servicios), cruzando una vez más la autovía.

 

  Villaviciosa. Ciudad de poco más de seis mil habitantes y capital de concejo homónimo. Su monumento más importante, en el mismo casco antiguo, es la iglesia de Santa María de la Oliva (siglo XIII), que fusiona el estilo románico tardío con elementos góticos. En cuanto a la arquitectura civil, y también dentro del casco antiguo, encontramos numerosas casonas datadas entre los siglos XV y XVIII, declaradas conjunto Histórico Artístico, entre las cuales destaca la casa de Hevia y la casona de Valdés. El edificio del Ayuntamiento data de la primera década del siglo XX.

 

  De Villaviciosa a Casquita. Por delante de la iglesia de Santa María de la Oliva seguimos hasta el final la calle Cabanilles, continuando por la derecha la carretera AS-255. Poco después tomamos por la derecha el paseo de un parque junto a la ría de Villaviciosa, para regresar más adelante a la misma carretera AS-255. A medio kilómetro (en una calle a mano izquierda vemos la iglesia de San Juan de Amandi), delante de la sidrería La Regatina, nos desviamos por una calle a la derecha. Poco después desembocamos en la carretera AS-267, la seguimos a la izquierda 200 metros y tomamos a la derecha la carretera VV-10 dirección Grases. A menos de un kilómetro llegamos a la aldea de Casquita (sin servicios), donde encontramos, bien señalizada, la bifurcación más importante del Camino del Norte. Para Oviedo, a la izquierda, y para Gijón, recto.

 

  Iglesia de San Juan de Amandi. Se encuentra a 100 metros del camino; en una calle a mano izquierda a la salida de Villaviciosa, visible y bien señalizado. Se trata de uno de los templos de estilo románico tardío, del siglo XIII, mejor conservados de Asturias. El pórtico data del siglo XVII.

 

  De Casquita a Peón. Nosotros seguimos la misma carretera, en dirección a Gijón. A 400 metros la dejamos para tomar una pista de tierra a mano izquierda, que avanza un largo tramo cerca del río Valdediós. Finalmente salimos a la altura de la autovía A-64, que poco después cruzamos por la derecha bajo un viaducto. Seguimos la pista de asfalto hasta alcanzar la autovía A-8, que también cruzamos, esta vez por un paso superior, y, 700 metros después, tomamos a la izquierda la carretera VV-9 en dirección a Peón, iniciando el ascenso al Alto de la Cruz. A 400 metros nos desviamos a la izquierda por una pista y, enseguida, tomamos a la derecha un camino en fuerte ascenso. Más adelante desembocamos en la carretera VV-8, que seguimos a la izquierda hasta alcanzar el Alto de la Cruz, a 436 metros de altitud. Continuamos por la misma carretera, ahora en bajada, a lo largo de algo más de un kilómetro, hasta dejarla por una pista de tierra a la izquierda. Aquí debemos prestar mucha atención a la señalización, pues hay otro desvío a la izquierda que es fácil saltarlo. Luego ya cruzamos por arriba la autovía A-8 y salimos de nuevo a la carretera VV-8. La seguimos por la izquierda hasta el bar-restaurante Casa Pepito, ya en Peón.

 

  De Peón a Gijón. Seguimos en la misma dirección, tomando la carretera AS-331 hacia el Alto del Infanzón. Poco después tomamos una pista de tierra a mano derecha, que seguimos en un largo tramo en ascenso. Finalmente salimos a una pequeña pista asfaltada, que por la izquierda nos lleva a la carretera AS-331. Por esta llegamos al collado de El Curbiellu. Proseguimos en descenso por la misma carretera y, poco después de un hotel (con bar-restaurante), tomamos a la derecha una pista de tierra en bajada. Cruzamos una carretera y a 200 metros tomamos una pista asfaltada a la izquierda. Salvamos por arriba la autovía A-8, poco después cruzamos la AS-331 y en descenso llegamos al camping Deva (albergue municipal). A partir de aquí la entrada más directa a Gijón es seguir la N-632 y, a la altura de una rotonda (sobre el río Piles) continuar recto por la carretera de Villaviciosa en dirección al centro. Si seguimos el camino oficial cruzaremos un sinfín de barrios residenciales (Cabueñes, Candanal, Somió...) a través de una tupida red de pista y calles, en las que debemos estar atentos a la no siempre clara señalización.

 

  Gijón. Con 275 mil habitantes es la ciudad más poblada de Asturias, pero no su capital. La industria del carbón, la siderurgia y el puerto, fueron los motores del rápido crecimiento económico y demográfico que experimentó la ciudad en los primeros tres cuartos del siglo XX. Después, la crisis industrial obligó a diversificar la economía incluyendo otros sectores, como el turismo y la enseñanza universitaria. Hoy en día, sus habitantes disfrutan de buenas y grandes playas urbanas, llenas a rebosar durante la temporada de verano, y de un gran puerto deportivo. En el ámbito cultural, los principales monumentos y lugares de interés están concentrados en el pequeño casco antiguo, en el barrio de Cimadevilla, y son: la plaza Mayor; la preciosa iglesia de San Pedro, del siglo XV, pero reconstruida después de la Guerra Civil; el Palacio de Revillagigedo, del siglo XVIII; la basílica de San Juan Bautista, del siglo XVIII; y, por último, la casa-museo de Jovellanos, del siglo XVI. En la cima de la pequeña colina donde se asienta el barrio de Cimadevilla encontramos la obra "Elogio del Horizonte" (1990), del escultor vasco Eduardo Chillida.

                                             --------------------------------------------

 

  Etapa 20: Gijón - Avilés (25,0 km)

 

  De Gijón a Santa Eulalia. La salida de Gijón es bastante sencilla. Seguimos el paseo marítimo, junto al puerto deportivo, y avanzamos recto por la avenida Rodríguez San Pedro hasta la glorieta de la plaza Padre Máximo. Por la derecha, avanzamos siguiendo las conchas incrustadas en el suelo de las avenidas Mariano Pola, Galicia y República Argentina, la cual se prolonga en la carretera AS-19 a la salida de Gijón. Al poco de dejar atrás las últimas casas nos desviamos a mano derecha por un camino, algo más adelante volvemos a salir a la misma carretera AS-19 y, por la derecha, llegamos a una gran rotonda. Rodeados de potentes industrias pesadas, el paisaje no es muy agraciado. Seguimos a mano derecha una carretera local con escaso tráfico, pasamos bajo una cinta transportadora industrial y, poco después, cruzamos por arriba la vía del tren. Ya nos encontramos en la desértica aldea de Veriña. Aquí iniciamos el ascenso al Monte Areo, recuperando el anhelado sosiego de las zonas rurales. Son 170 metros de desnivel a lo largo de tres kilómetros, los cuales se ganan en buena parte en el tramo inicial. Durante la subida seguimos diferentes caminos señalizados (Camín Rebesosu, Camín de Guimarán a Vilar, Camín Real) y, ya en la parte alta, avanzamos por largas pistas de tierra entre eucaliptos. El Monte Area ha sido declarado Parque Arqueológico, por el descubrimiento de numerosos dólmenes de la Edad de Piedra. Salimos a una pista transversal con una señalización ambigua; optamos por la izquierda. Más adelante nos desviamos a mano derecha por una pista de tierra, que poco después desemboca en una carretera local. Por dicha carretera ya bajamos a Santa Eulalia (sin servicios, hay una fuente junto a la iglesia), en el valle de Carreño.

 

  Santa Eulalia. La iglesia de Santa Eulalia del Valle, a pie de camino, ya aparece documentada en el año 905. A lo largo de los siglos ha sufrido numerosas reformas, siendo reconstruida tras la Guerra Civil. Su elemento más destacado es la lápida visigótica (siglo X) que se localiza en el lado derecho de la portada principal.

 

  De Santa Eulalia a Tabaza. A la altura de la iglesia de Santa Eulalia del Valle cruzamos la carretera CE-6 y seguimos de frente. A 400 metros tomamos una pista asfaltada a mano izquierda que, más adelante, se convierte en una pista de tierra. Avanzamos siempre en la misma dirección. Superado un modesto collado continuamos en ligera bajada, tomamos un desvío a la derecha para cruzar un túnel y salir a la carretera AS-326, con mucho tráfico, a la altura de la iglesia de San Juan de Tamón. Seguimos la carretera a mano derecha, pasamos por una zona industrial (con dos bares; conviene saber que algo más adelante hay restaurantes con menú) y, por la izquierda, alcanzamos como buenamente podamos una gran rotonda. Por un sendero alcanzamos el otro lado de la rotonda, donde salimos a la carretera de Avilés, que no es otra que la conocida AS-19. Ya nos encontramos en Tabaza, localidad en la que hay bares y restaurantes que dan servicio a los trabajadores de la área industrial y, claro está, también a los peregrinos. A la derecha vemos una enorme empresa siderúrgica, de aspecto algo decadente.

 

  De Tabaza a Avilés. Seguimos la carretera AS-19 y, a la altura del bar-restaurante Casa Generosa, doblamos por una calle a la izquierda continuando por detrás de unas viviendas. Pronto, sin embargo, volvemos a salir a la misma carretera. A la entrada de Avilés la carretera se convierte en la avenida de Gijón, la cual, una vez hemos superado por abajo la N-632, se prolonga en la avenida Marqués de Suances. Se trata de una entrada en la urbe larga e ingrata, en la que debemos tener paciencia y prudencia a la hora de cruzar las calles, buscando siempre los pasos de peatones para no arriesgarnos a sufrir o provocar un accidente. En la misma avenida Marqués de Suances, en la acera izquierda, y justo antes de entrar en las calles peatonales del centro, encontramos el albergue, de color azul.

 

  Avilés. Villa de gran importancia en la Edad Media gracias al comercio de la sal y la actividad portuaria. En la ciudad viven 85 mil personas y, al igual que Gijón, fomentó su crecimiento desde finales del siglo XIX hasta los años 70 del siglo XX en la industria siderúrgica y en la industria del carbón. A inicios de los años 80 Avilés era una de las ciudades más contaminadas de Europa, pero hoy en día, las más estrictas normas ambientales, la rehabilitación del casco histórico, la regeneración de la ría y los numerosos espacios verdes, la han transformado en una de las ciudades más atractivas y agradables de Asturias. De gran interés es el conjunto del casco antiguo, donde destaca la plaza de España, centro neurálgico de la población, el Ayuntamiento (siglo XVIII), el extraordinario palacio de Camposagrado (siglo XVII), el palacio de Valdecarzana (siglo XV), y el palacio de Llano Ponte (siglo XVIII). Por lo que respecta a los edificios religiosos cabe destacar las dos iglesias de Santo Tomás de Cantorbery, en el barrio de Sabugo, la antigua del siglo XIII, y la gran construcción moderna de inicios del siglo XX.

                                              -------------------------------------------

 

  Etapa 21: Avilés - Muros de Nalón (22,6 km)

 

  De Avilés a Salinas. Para salir de Avilés nos dirigimos al parque del Muelle, y en la rotonda con la fuente de agua tomamos a la izquierda la calle Pedro Menéndez hasta la iglesia nueva de Sabugo. Aquí seguimos a la derecha y en la segunda bocacalle doblamos a la izquierda (a la derecha, a 50 metros, podemos acercarnos a la iglesia vieja de Sabugo). Es la avenida de Alemania, por la cual salimos de la ciudad. Dicha avenida se prolonga en una carretera local en constante ascenso y, ya en la parte alta, a la altura de una zona residencial llamada El Campo, tomamos a la derecha la carretera hacia la localidad de Salinas. Esta turística población presenta su particular skyline con cinco bloques de pisos en primera línea de mar. Bajamos a Salinas por una pista de tierra, que arranca a mano izquierda. Cruzamos la nacional N-632, entramos en la población por la avenida Raíces y, poco después, tomamos a mano izquierda (giro mal señalizado) la calle Doctor Fleming. Salinas cuenta con todos los servicios.

 

  Salinas. Localidad veraniega y residencial de casi cinco mil habitantes, perteneciente al concejo de Castrillón. Su playa, de casi 3 km, es una de las más extensas de Asturias.

 

  De Salinas a Santiago del Monte. Seguimos la calle Doctor Fleming hasta el final, donde hay una pequeña rotonda con una palmera. Caminamos en la misma dirección por la calle Ramón y Cajal, también hasta el final. Continuamos a la izquierda por la calle Príncipe de Asturias, y doblamos a la derecha por la primera calle, la calle Torner, que se prolonga en ascenso por la avenida San Martín. Poco más adelante nos desviamos, a la izquierda y en fuerte subida, hacia la iglesia de San Martín de Laspra. Justo antes de llegar a la iglesia giramos a la izquierda por una pista de asfalto, en fuerte bajada. Salimos a una carretera a la altura de Piedras Blancas, la seguimos por la izquierda hasta el final y, de frente por una pista asfaltada, continuamos en subida. Llegamos a la aldea de La Cruz, donde tomamos a la izquierda una carretera y, poco después, todo recto, continuamos a lo largo de más de dos kilómetros por una ancha pista de tierra entre eucaliptos. Después de un corto tramo asfaltado proseguimos por una pista de tierra en bajada, a través de un bosque, hasta la localidad de Santiago del Monte (sin servicios).

 

  De Santiago del Monte a Soto del Barco. Cruzamos la nacional N-643 y seguimos de frente, en subida, una carretera local en dirección a La Arena y Ranón. Más adelante, cruzamos por abajo la autovía de acceso al aeropuerto de Asturias y, poco después, continuamos a la izquierda por una pista forestal. Así caminamos por un largo tramo boscoso hasta salir, en descenso, a la carretera SB-3 (de La Arena a Soto del Barco). Delante vemos el pequeño núcleo de El Castillo y, a su lado, sobre una pequeña colina, el Castillo de San Martín. Subimos a la aldea de El Castillo (sin servicios) por una estrecha calle cementada, ignoramos la vieira que nos indica volver a la carretera, continuamos por la calle de enfrente y, finalmente, un agradable paseo asfaltado, con buenas vistas sobre el castillo y el río Nalón, nos conduce hasta la gran rotonda de la entrada de Soto del Barco. En torno a dicha rotonda se encuentran todos los servicios de la población.

 

  El Castillo de San Martín. Imponente edificación emplazada en un enclave estratégico, en la cima de un promontorio en la orilla este del río Nalón, donde éste traza un meandro poco antes de morir en el Cantábrico. Su construcción, sobre una antigua fortificación romana, se atribuye a Alfonso III. Su finalidad era proteger la costa de las incursiones normandas. Hoy en día es de propiedad privada y no se puede visitar.

 

  De Soto del Barco a Muros de Nalón. En Soto del Barco debemos tener cuidado de no tomar, por error, la nueva nacional. Los peregrinos debemos seguir, por al lado del hotel Camino Norte, la antigua N-632, que casi no tiene tráfico. Pasamos junto al Palacio de la Magdalena (siglo XVIII) y avanzamos en bajada hasta desembocar, ahora sí, en la nueva N-632. La seguimos por la izquierda para cruzar el río Nalón, con buenas vistas sobre los pantanales. Aquéllos que quieran ir al albergue juvenil de San Esteban de Pravia deben seguir la carretera, a mano derecha, que se dirige a dicha localidad. Nosotros seguimos en la misma dirección, aunque pronto dejamos la nacional para tomar, a mano izquierda, un camino de tierra en fuerte subida. Más adelante proseguimos por una pista de asfalto, cruzamos la N-632 y, poco después, por una calle a mano izquierda, ya nos dirigimos a la plaza del Marqués de Muros (donde está la iglesia), en Muros de Nalón. La localidad tiene tiendas, bares y restaurantes.

 

  Muros de Nalón. El principal monumento de la localidad es lo que queda en pie del palacio de Valdecarzana y Vallehermoso (siglos XV-XVI), con hermosa portada de estilo plateresco. Lo vemos a la salida por el camino, frente al curioso hórreo que alberga la oficina de turismo. Antes pasamos por la plaza Marqués de Muros, donde se encuentra el Ayuntamiento (siglo XIX), y la iglesia de Santa María (siglos XVIII-XIX), en cuya fachada destaca la gran torre del campanario.

                                                -----------------------------------------------

 

  Etapa 22: Muros de Nalón - Soto de Luiña (16 km)

 

  De Muros de Nalón a El Pito. Continuamos en la misma dirección por la avenida de Galicia, pasamos junto a la peculiar oficina de turismo (en un hórreo), cruzamos la línea ferroviaria y nos desviamos a la derecha por la calle Francisco Cabal. Por la primera calle doblamos a la izquierda y, enseguida, volvemos a desviarnos a la derecha. Más adelante, cruzamos de nuevo la línea ferroviaria y nos adentramos en un bosque. Por sendero, en zigzag, bajamos para salvar un arroyo, poco después cruzamos por un túnel, una vez más, la línea ferroviaria, y salimos a una carretera local que seguimos a la derecha. Y por ésta desembocamos en la carretera CU-2, a la altura de El Pitu, pequeña localidad que cuenta con todos los servicios, en el municipio de Cudillero.

 

  El Pito. Destaca el deslumbrante Palacio de Selgas, a pie de camino, de estilo neoclásico y rodeado de bellos jardines. Fue levantado por una familia de emigrantes de la localidad que hicieron fortuna en América. En el Palacio se exponen pinturas de extraordinario interés, con cuadros de Goya y El Greco entre otros. Se realizan visitas guiadas. Cerca se encuentra la iglesia neorrománica de Jesús de Nazareno (siglos XIX-XX), con panteón familiar y el altar más antiguo de España (siglo VIII). Como dato curioso, reseñar que el altar fue usado, hasta 1905, como mesa en una taberna.

 

  De El Pito a Mumayor. Seguimos 500 metros la carretera CU-2 en dirección a Cudillero, pasando junto al Palacio de Selgas y a la iglesia. A la altura de un moderno edificio dejamos la carretera y nos desviamos a mano izquierda por una pista de asfalto, que poco después se convierte en sendero. Vadeamos dos arroyos, salimos a la carretera de acceso a la estación de Cudillero, la seguimos a la derecha y giramos por la primera calle a mano izquierda. Caminamos 400 metros por dicha calle, pasando por debajo de la línea ferroviaria, hasta desviarnos a la derecha. Bordeamos por detrás el complejo hotelero Lupa, y poco después alcanzamos la transitada nacional N-632. Aquí iniciamos un tramo que se encuentra señalizado de forma provisional (año 2011), y así seguirá hasta que dicho tramo de la autovía A-8 no esté terminado (y va para largo). Cruzamos la N-632 y avanzamos en paralelo a esta por diversos caminos. A la altura de una rotonda (intersección entre la N-632 y la CU-3), seguimos por el arcén de la nacional hasta tomar a la derecha la N-632a (antigua nacional), casi sin tráfico. Vemos la playa de la Concha de Artedo. Tomamos a la derecha una carretera local (en dirección a un hotel y a unos apartamentos) que baja a la playa, en El Rellayo. Abajo salimos a la carretera que accede a la playa, y la tomamos a la izquierda alejándonos de ésta. Pasamos bajo los enormes viaductos de la nacional y de la autovía. Salimos a la carretera N-632a y la seguimos por la derecha, más adelante pasamos por la aldea de Artedo (sin servicios) y, después, llegamos a la pequeña aldea de Mumayor (sin servicios).

 

  De Mumayor a Soto de Luiña. Poco después de esta última población nos desviamos a la derecha, por una pista en ascenso, hasta recuperar, por la izquierda, la señalización con mojones original del camino. Aquí termina el tramo provisional. Continuamos por un bonito sendero a través de un espeso bosque hasta salir de nuevo a la carretera N-632a, que ya seguimos a mano derecha para llegar a Soto de Luiña, población con todos los servicios.

 

  Soto de Luiña. Tiene unos 500 habitantes y pertenece al concejo de Cudillero. Su construcción más destacada es la iglesia de Santa María (inicios del siglo XVIII), de estilo barroco, con pórticos laterales y bonita torre de planta cuadrada. La Casa Rectoral (actual Casa de la Cultura), vinculada y cercana a la iglesia de Santa María, y de la misma época, se levantó como hospital de peregrinos.

                                     ---------------------------------------

 

  Etapa 23: Soto de Luiña - Cadavedo (23,0 km)

 

  De Soto de Luiña a Novellana. Salimos de Soto de Luiña siguiendo hacia arriba la carretera N-632a, de escaso tráfico. Antes de un kilómetro tomamos el primer atajo de la jornada, por un camino a mano derecha. Es corto y enseguida regresamos a la misma carretera. Poco después llegamos a la rotonda de acceso a la autovía y continuamos por la antigua nacional. No mucho más adelante encontramos un mojón con la siguiente leyenda: "Ballota" recto, "Camino" izquierda. Debemos seguir recto, porque el camino de la izquierda, pese a ser el histórico, se encuentra impracticable. Así pues, continuamos caminando por la nacional. Pasamos bajo la autovía A-8, dejamos a mano derecha la población de Albuerne, de casas dispersas, y vamos siguiendo el trazado de la carretera, que bordea un barranco pasando otras dos veces bajo la autovía. Y así llegamos a Novellana, localidad con servicios.

 

  De Novellana a Santa Marina. A la salida de Novellana encontramos el segundo desvío de la N-632a; a mano derecha bajamos por un camino, algo deteriorado (no recomendable en caso de lluvia), que se abre paso a través de la espesa vegetación, hasta que cruzamos un arroyo y volvemos a alcanzar, en subida, la misma carretera N-632a. Llegamos por ella a Castañeras, pueblo sin servicios. Aquí merece la pena el esfuerzo, aunque está fuera del camino, de acercarnos hasta la playa del Silencio (sin necesidad de llegar hasta ella) para disfrutar de las espectaculares vistas sobre la costa. La señalización en Castañeras es algo confusa, con un desvío mal señalizado y poco practicable; así pues, lo mejor es no complicarnos la vida y llegar a Santa Marina por la antigua nacional.

 

  De Santa Marina a Ballota. A la salida de Santa Marina se repite la historia; el camino se desvía a la derecha, vuelve a bajar, cruza un arroyo, y sube a la siguiente población. En este caso, no está muy claro que merezca la pena tomar este desvío en lugar de seguir la nacional. Tanto si lo tomamos como si no, llegamos a Ballota por la nacional.

 

  De Ballota a Cadavedo. Salimos de Bellota también por la nacional y, en algo más de un kilómetro, nos desviamos a la derecha por una pista en bajada. Esta vez sí que merece la pena tomar el desvío. Descendemos por pista forestal hasta que, poco antes de llegar a una pequeña cala, cruzamos a mano izquierda un arroyo por un puente de piedra y ascendemos por la otra vertiente, siguiendo un sendero que se abre paso entre la densa vegetación. Salimos a la altura de la población de Tablizo, donde tomamos contacto, cómo no, con la N-632a. Hasta la primavera del 2010 el tramo de camino entre Tablizo y Cadavedo debía hacerse obligatoriamente por la antigua nacional. Un recorrido de 5,6 km bastante aburrido. Afortunadamente, se ha habilitado un antiguo camino de tierra, bien señalizado, que nos vuelve a acercar a los acantilados de la costa y nos regala unas magníficas panorámicas. Al igual que los desvíos anteriores, el camino tuerce a la derecha, baja a través de un frondoso bosque hasta casi llegar al mar, cruza un arroyo y sube para volver a salir a la antigua nacional, a la altura de la aldea de Ribón. A partir de aquí ya debemos seguir la carretera, a lo largo de 3,4 km, hasta Cadavedo, población con todo tipo de servicios.

 

  Cadavedo. Si aun nos quedan ánimos para caminar podemos visitar la ermita de la Regalina, a 1,5 km del pueblo (fuera de la ruta), emplazada en un extraordinario mirador sobre los acantilados.

                                                  -------------------------------------------

 

  Etapa 24: Cadavedo - Luarca (15,8 km)

 

  De Cadavedo a Queruás. Si hemos dormido en el albergue de Cadavedo, tal como salimos seguimos la carretera a mano izquierda. Enseguida, antes de llegar a una rotonda, nos desviamos a mano derecha, avanzando siempre en la misma dirección por varios caminos de tierra, cruzando las pequeñas aldeas de Vilamoros, Quintana y San Cristóbal. A la altura de Querúas volvemos a salir a la nacional.

 

  De Queruás a Barcia. Seguimos la carretera por la derecha, pasamos junto a un bar-restaurante y llegamos a una gran rotonda de acceso a la autovía A-8. Girando a la izquierda cruzamos por un paso inferior la autovía y nos desviamos a mano derecha por un camino de tierra. Bajamos a la carretera de La Espina y, por la vertiente opuesta de la vaguada, subimos hasta llegar a la ermita de San Miguel de Canero. Continuamos por la derecha, pero enseguida nos desviamos a mano izquierda adentrándonos, por una pista de tierra, en un precioso bosque de castaños y robles. Bajamos hasta una rotonda, en Canero, tomamos a la izquierda la carretera N-634 (con escaso tráfico) y salvamos el río Esva por un puente. Seguimos 600 metros la carretera hasta el hotel Canero, que tiene un bar-restaurante en el que tratan con especial amabilidad a los peregrinos. A partir del hotel Canero, los ciclistas deben seguir por la N-634, mientras que los caminantes iremos a buscar detrás del hotel el bonito sendero que, en fuerte subida, y después de cruzar la misma carretera, nos dejará justo al lado de la autovía A-8. Aquí proseguimos a la izquierda la vía asfaltada que avanza en paralelo a la autovía, la cual tenemos a mano derecha. Más adelante cruzamos la autovía por un puente y enseguida nos desviamos por un camino de tierra a mano izquierda. Salimos a la N-634, la cruzamos y avanzamos de frente; algo más adelante volvemos a desembocar en la nacional y la seguimos. Poco después, dejamos la nacional por una pista de asfalto, a mano derecha, para abandonarla a escasos metros desviándonos a la izquierda por una pista herbosa. Llegamos a Barcia, un silencioso pueblo de casas dispersas, que cuenta con servicios.

 

  De Barcia a Luarca. Pasamos por delante de la iglesia y seguimos por diversas calles con giros no siempre señalizados de forma clara. En todo caso, debemos salir por la carretera de Luarca VA-1 y, a unos centenares de metros, tomar una calle a mano izquierda. Antes de bajar al puerto de Luarca, es recomendable seguir hasta la ermita de Nuestra Señora la Blanca, emplazada en la Atalaya y al lado del singular cementerio de la localidad. Así disfrutaremos de las extraordinarias vistas que nos regala este mirador.

 

  Luarca. Capital del municipio asturiano de Valdés, Luarca es una histórica villa marinera ubicada en la desembocadura del río Negro. Su bahía natural rodeada de montañas es la imagen característica de la población, con una creciente urbanización adaptada a la difícil orografía. Había contado con un hospital de peregrinos en los siglos XV y XVI. Sus lugares y monumentos más destacados en el ámbito cultural son: el barrio marinero de Cambaral; la iglesia de Santa Eulalia, originaria del siglo XII pero reconstruida el siglo XIX, que resguarda valiosos retablos; la ermita de Nuestra Señora la Blanca, reconstruida el siglo pasado, emplazada sobre la Atalaya; y, por último, el cementerio, considerado uno de los más bonitos de España, con espléndidos panteones modernistas y con magníficas vistas.

                                                 -----------------------------------------

 

  Etapa 25: Luarca - La Caridad (29,6 km)

 

  De Luarca a Otur. En Luarca cruzamos el río Negro y, desde la plaza Alfonso X, donde se encuentra el Ayuntamiento, seguimos la calle Uría hasta la plaza Pachorros. Aquí tomamos la calle de La Peña en subida, trazando varias curvas, hasta el barrio del Chano. Arriba podemos acercarnos, a mano derecha, hasta la ermita de San Roque, que nos regala buenas vistas sobre Luarca, pero el camino sigue por la izquierda, llaneando por pista asfaltada. Cuando ésta termina giramos a la derecha y, en la primera bifurcación, a mano izquierda, bajamos hasta las ruinas de la antigua iglesia y cementerio de Santiago, ya documentado en el siglo X. Continuamos por la misma pista, cruzamos la nacional N-634 y seguimos de frente. A 500 metros de la nacional tomamos una pista a la derecha, avanzando en paralelo a una modesta sierra, que tenemos a mano izquierda, y a la nacional, la cual tenemos a unos pocos centenares de metros a mano derecha. Así llegamos a la población de Otur, cuyos servicios se encuentran a pie de la nacional (a 350 metros del camino).

 

  De Otur a Villapedre. Continuamos en la misma dirección. A la altura de El Rellón, las obras de la autovía nos obligan a dar un rodeo, con un doble desvío derecha-izquierda, pasando por la trasera de un hotel que se encuentra a pie de la nacional. Salimos a la carretera AS-37, de escaso tráfico, y la seguimos en subida hasta doblar a la derecha por un camino pavimentado, recuperando la señalización original. Pasamos junto a una casa y seguimos todo recto por un camino de tierra, a través de un bosque de pinos y eucaliptos, hasta desembocar en la N-634. Provisionalmente, debemos seguir la carretera a mano izquierda en un corto tramo, desagradable y peligroso, para cruzar el río Barayo. Pasado éste, dejamos la carretera para tomar una pista a mano izquierda que sube hasta una casa con un curioso jardín dedicado a los peregrinos, y que incluye una original "Fuente de Santiago". Desde aquí ya proseguimos por pista asfaltada hasta la localidad de Villapedre, donde una vez más tomamos contacto con la nacional, a la altura de dos bares.

 

  De Villapedre a Piñera. Caminamos unos pocos metros por la nacional hasta desviarnos a mano derecha, pasamos junto a la iglesia de Santiago (siglo XVIII) y cruzamos por un túnel la línea ferroviaria. Más adelante, entramos en un bosque de ribera, cruzamos el río Monte por un puente de madera y volvemos a salir a la nacional. La cruzamos y seguimos de frente; pasamos por delante de la casa donde debemos registrarnos en el caso de quedarnos en el albergue de Piñera, que se encuentra 600 metros más adelante a pie de camino. Seguimos recto y, a 400 metros, giramos a la derecha por una pista, cruzamos por arriba la línea ferroviaria, pasamos junto a la esbelta iglesia de San Salvador, y llegamos al albergue de Piñera (antigua escuela), a pie de nacional. En Piñera hay tienda y bar, en la entrada y junto a la nacional.

 

  De Piñera a La Colorada. A la altura del albergue de Piñera seguimos por la izquierda la nacional, a 200 metros nos desviamos a mano derecha por un sendero que penetra en un bosque. Vadeamos, como buenamente podamos, un arroyo aprovechando las piedras colocadas a tal efecto y, poco después, alcanzamos una pista de tierra que seguimos a mano izquierda. A 300 metros doblamos a la derecha, pasamos por la aldea de Villaoril y, un poco más adelante, continuamos de frente por la carretera NV-3. Por ella cruzamos el polígono industrial de La Colorada, que dispone de servicios.

 

  De La Colorada a Navia. Pasado el hotel Blanco giramos por una calle a mano izquierda y, enseguida, por un camino herboso a la derecha. Poco después, por pista de asfalto, pasamos junto al cementerio, dejándolo a mano izquierda, y descendemos en dirección a Navia hasta salir otra vez a la carretera NV-3. Ésta ya nos conduce, por la izquierda, al centro de Navia, pasando por delante del Ayuntamiento.

 

  Navia. Localidad de unos cuatro mil habitantes, emplazada en la desembocadura del río Navia, y capital del concejo homónimo. Cuenta con una importante actividad industrial. Sus edificaciones más destacadas son el Ayuntamiento (siglo XVIII), y la iglesia neogótica de Nuestra Señora de la Barca (1895).

 

  De Navia a La Caridad. Por debajo del viaducto de la línea ferroviaria, que cruza la ría, accedemos por unas escaleras a la N-634. La seguimos para cruzar la ría y entrar en El Espín. Aquí tomamos a la izquierda la carretera local CN-3, de escaso tráfico, en dirección Folgueras. Vamos ganando altitud y ello nos permite disfrutar de unas buenas vistas sobre Navia y su ría. Más adelante nos desviamos por una carretera local a mano derecha en dirección Jarrio. Pasamos por la aldea de Jarrio (con servicios a pie de nacional, a 150 metros del camino) y de su ermita de Santa Ana. Poco después, el camino se adentra en un corto y bello túnel vegetal. Salimos a la carretera CN-1, la cruzamos y continuamos de frente. Más adelante salimos a la N-643, la seguimos unos metros a la izquierda y, también por la izquierda, tomamos un camino. Desde este lugar y hasta La Caridad el camino siempre avanza cerca de la nacional, a tramos por su derecha y a tramos por su izquierda, e incluso a veces por su mismo arcén. Afortunadamente en el año 2012 entró en servicio la autovía en este tramo, descargando de coches y camiones la nacional. Hay un trecho en que no hay más alternativa que caminar por la nacional, casi sin arcén, para cruzar el túnel de la línea ferroviaria. Es un tramo muy corto y desde la apertura de la autovía menos peligroso (antes lo era muchísimo). Dos kilómetros antes de La Caridad pasamos por la aldea de Arboces (sin servicios). La Caridad, de casi 2 mil habitantes y perteneciente al concejo de El Franco, dispone de todos los servicios.

                                                 ---------------------------------------

 

  Etapa 26: La Caridad - Ribadeo (21,6 km) (por Tapia de Casariego 22,2 km)

 

  De La Caridad a El Franco. Salimos de La Caridad por la avenida de Asturias, pero enseguida nos desviamos por una pista a mano derecha que baja para cruzar un arroyo. La posterior subida nos lleva a la antigua nacional, que seguimos a la derecha. Cruzamos la nueva nacional N-634 para continuar de frente por una pista de asfalto, más adelante volvemos a cruzar dicha nacional y llegamos a la ermita de San Pelayo. Continuamos por la izquierda, pasamos por delante de la iglesia de Valdepares y cruzamos una vez más la nacional, llegando así a la aldea de El Franco (sin servicios).

 

  De El Franco a Tol. Por un camino de tierra, doblando a la derecha, cruzamos otra vez la nacional y bajamos a la vera del río Porcia. Cruzamos el río por un puente metálico y subimos, en un desvío a la derecha y en fuerte ascenso, a través de una pista de hormigón, a Porcia (sin servicios). Pasada la aldea de Porcia encontramos el desvío a Tapia de Casariego (a la derecha, señalizado con flechas amarillas), mientras que el camino principal (a la izquierda) vuelve a cruzar la N-634. Siguiendo el camino principal, por pista de tierra llegamos a la carretera TC-2, la seguimos a mano izquierda, cruzamos por un paso elevado la autovía A-8 y, girando a la derecha, continuamos por una larga pista forestal. Cruzamos la carretera AS-23 y avanzamos de frente. Finalmente, llegamos a una carretera local que tomamos a mano derecha unos metros hasta Brul, aldea sin servicios, donde volvemos a desviarnos a la izquierda por otra pista de tierra. Pronto salimos a una pista asfaltada que seguimos a mano izquierda. Algo más adelante, por la derecha, cruzamos la aldea de Barrionuevo y desembocamos en la carretera AS-31, a la entrada de Tol (bar y restaurante).

 

  De Tol a Ribadeo. A la salida de Tol, por la carretera AS-31, encontramos el desvío, a mano izquierda, de la variante por Vegadeo, poco utilizada hoy en día. Nosotros proseguimos el camino principal siempre por la misma carretera; a 4 km pasamos por Barres, donde hay bares y restaurantes, y dos kilómetros más adelante llegamos a Figueras (con servicios). Sin dejar la carretera alcanzamos una rotonda, antes de cruzar la autovía; aquí debemos subir a mano izquierda, en paralelo en la autovía (que nos queda a mano derecha), para ir a buscar el estrecho y curioso paso para peatones que cruza la ría al lado de la autovía. Es el Puente de los Santos, sobre la ría del Eo. Y en esta tesitura entramos en Galicia, en la localidad de Ribadeo, que cuenta con todos los servicios.

 

  Ribadeo. Primera localidad gallega (provincia de Lugo) del Camino del Norte. Tiene poco más de seis mil habitantes, y se encuentra emplazada en la ría del Eo. Cuenta con un gran puerto pesquero y comercial. Los monumentos de interés se localizan en la plaza de España, y son: la Torre de los Moreno (1905), casa de indianos, de predominante estilo modernista; y el Ayuntamiento, palacio neoclásico que fue propiedad del marqués de Sargadelos.

 

  Variante de Tapia de Casariego. Variante muy interesante, pues es más costera y sobre todo porque nos permite conocer la bonita localidad de Tapia de Casariego, que cuenta con todos los servicios, incluido un albergue de peregrinos. Además, hay indicios que apuntan a que este era el itinerario que seguían la mayor parte de los peregrinos en el medievo. El desvío está señalizado poco después de Porcía; sin cruzar la nacional, seguimos una carretera local que pasa por las aldeas de Campos y Salave, y Mántaras, antes de llegar sin pérdida posible a Tapia de Casariego, donde hay un albergue de peregrinos. El regreso al camino oficial lo podemos realizar de varias formas, sencillas pero deficientemente señalizadas; el itinerario más recomendable es el que avanza cerca de la costa (está señalizado por el Ayuntamiento de Tapia de Casariego), pasando por la ermita de San Lorenzo y la playa de Peñarronda hasta llegar al Puente de los Santos, donde confluye con el camino oficial.

 

  Tapia de Casariego. Pintoresca localidad marinera, capital del concejo homónimo. Tiene con más de dos mil habitantes. En su término municipal cuenta con numerosas playas y calas, algunas muy bellas, y en el mismo centro de la localidad se emplaza su pequeño puerto. En la plaza de la Constitución se encuentra el conjunto de edificios del Ayuntamiento, el Instituto y las Escuelas, con fachadas neoclásicas, levantados en el año 1863. En la misma plaza está la iglesia de San Esteban, de finales del siglo XIX.

                                       --------------------------------------------

 

  Etapa 27: Ribadeo - Lourenzá (28,4 km)

 

  De Ribadeo a Vilela. Salimos del albergue de Ribadeo por la izquierda, en paralelo a la ría, hasta salir a la carretera que baja al puerto. La tomamos a la derecha y, por la segunda calle, la avenida Rosalía de Castro, doblamos a la izquierda. Cruzamos la calle San Roque y avanzamos de frente por la calle Ramón González, que desemboca al final en la calle Diputación. Seguimos ésta por la derecha y, poco después, giramos a la izquierda por la calle Pintor Fierros, que se prolonga por una pista asfaltada. Así cruzamos una carretera y la línea ferroviaria. Superada la parroquia de Ove, vamos ganando poco a poco altitud. Más adelante, salimos a la carretera LU-5207 y la seguimos hasta llegar, a la altura de la ermita del Carmen, a la aldea de Vilela (bar-restaurante) por un desvío a mano derecha.

 

  De Vilela a A Ponte de Arante. A la salida de Vilela, al final de una corta subida, salimos delante de un bar-restaurante. Detrás de éste hay un albergue de peregrinos que sólo abre en temporada alta. En Vilela, tal como llegamos a la altura del bar-restaurante, tomamos a la derecha una pista asfaltada, al principio en subida. Más adelante, ya de bajada, y antes de llegar a la carretera LU-133, debemos tomar una pista de tierra a mano derecha. Por ella avanzamos a media vertiente de una sierra, por zona boscosa, hasta desembocar en la carretera LU-133. La cruzamos y bajamos a la pequeña aldea de A Ponte de Arante, que tiene una bonita capilla. Dicha aldea no cuenta con servicios, pero sí hay a la salida una máquina de refrescos.

 

  De A Ponte de Arante a Villamartín Grande. A la salida de A Ponte de Arante giramos a la derecha por un camino que arranca en fuerte subida. Más adelante tomamos contacto con una pista asfaltada, que medio kilómetro después abandonamos por la izquierda. Seguimos en ascenso, a través de pistas boscosas, hasta llegar a la cota máxima del día, de 370 metros de altitud. Finalmente, la larga pista desemboca en la carretera de Villamartín Pequeño (sin servicios, hay fuente), aldea a la que llegamos por la derecha. A la salida de esta minúscula aldea, y dejando atrás el cementerio, nos desviamos a la derecha para subir a Villamartín Grande (sin servicios), que cuenta con una capilla bajo la advocación de la Virgen del Carmen.

 

  De Villamartín Grande a Lourenzá. Cruzamos la carretera LU-6103 y seguimos de frente, en bajada, por una pista de asfalto. Esta desemboca en la carretera LU-0609, que seguimos hasta Gondán, donde hay un albergue de peregrinos de la Xunta de Galicia. A la salida de Gondán nos desviamos por una pista a mano derecha y, a 200 metros, por otra a mano izquierda. A 800 metros volvemos, por la izquierda, a la misma carretera por la cual íbamos. Más adelante, pasado un bar, tomamos a mano izquierda una pista asfaltada que sube hasta la iglesia de San Xusto de Cabarcos, donde proseguimos por una larga pista, ya de bajada hacia Lourenzá. A la entrada de Lourenzá (todos los servicios) cruzamos por un puente el río Batán y seguimos la calle Montero Villegas hasta el final, donde doblamos a la derecha para llegar al albergue.

 

  Lourenzá. Localidad de poco más de mil habitante. Su monumento más importante es el Monasterio de San Salvador, fundado por el conde Osorio Gutiérrez (conocido como el conde Santo) en el siglo X, y donde se recluyó como monje después de la muerte de su esposa. El conjunto monumental consta de la abadía, la iglesia, diversas capillas y dos claustros. Cabe destacar la magnífica fachada barroca de la iglesia (siglo XVIII), y el Museo de Arte Sacro, en el que se conserva un sepulcro de mármol del siglo VI, de estilo paleocristiano, único en Europa. En el monasterio siempre tuvieron acogida los peregrinos.

                                        --------------------------------------------

 

  Etapa 28: Lourenzá - Gontán/Abadín (25,2 km)

 

  De Lourenzá a Mondoñedo. Salimos del albergue de Lourenzá por la derecha y a 100 metros tomamos, también por la derecha, un camino de tierra en fuerte subida. El ascenso se va moderando progresivamente, avanzamos en algún tramo por sendero y llegamos en descenso a la parroquia de Arroxo, donde tomamos contacto con la antigua N-634. Seguimos esta carretera por la derecha, pasamos bajo los viaductos de la A-8 y, a la altura de la capilla de Nuestra Señora de Guadalupe (parroquia de Carballal), nos desviamos a mano izquierda. Al inicio caminamos por una pista cómoda, pero un desvío a mano izquierda (posiblemente provisional) nos lleva a un sendero bastante deteriorado por desprendimientos. Finalmente, salimos a una pista asfaltada que seguimos a mano izquierda, ya con la ciudad de Mondoñedo a la vista en el fondo del valle. Pasamos por la parroquia de San Pedro y salimos a la N-634, que seguimos a la izquierda. A 1,3 km tomamos a la derecha la calle San Lázaro, a la izquierda la avenida de Buenos Aires y, de frente, caminamos por la calle Casas Novas hasta el núcleo antiguo de Mondoñedo, donde se encuentra la catedral.

 

  Mondoñedo. En la Edad Media fue una de las siete capitales de provincia del Reino de Galicia, precedente histórico de la actual comunidad autónoma. Villa natal del escritor Álvaro Cunqueiro, Mondoñedo es toda ella un museo al aire libre, y su casco antiguo, con la bonita plaza de España como núcleo, ha sido declarado conjunto Histórico-Artístico. El monumento más importante es la catedral de Santa María (siglos XII-XVI), de estilo básicamente gótico pero que conserva el primitivo portalón románico (siglo XIII). Sus elementos más relevantes son: el rosetón de la fachada principal (siglo XIII), el claustro renacentista (siglo XVII), y el importante museo de arte sacro. De las numerosas edificaciones interesantes de la villa, además de la catedral, destacamos el antiguo Ayuntamiento (siglo XVI), el santuario de los Remedios (siglo XVIII), y el seminario de Santa Catalina (siglo XVII).

 

  De Mondoñedo a Lousada. Después de la obligada visita a la catedral, a la salida del templo giramos a la izquierda, llegamos a la bonita Fonte Vella y tomamos a la derecha una calle en subida. Enseguida, por la izquierda, continuamos por la calle Rigueira hasta el final, donde, por la izquierda, tomamos la carretera que seguiremos a lo largo de los próximos 8 km hasta Lousada. Es una carretera local con muy poco tráfico. Durante el primer kilómetro avanzamos en subida, con buenas vistas sobre Mondoñedo, y después ya caminamos llaneando o en suave ascenso, a media vertiente del bonito y solitario valle de Valiñadares. En el fondo del valle, y después de dos horas de camino, llegamos a la pequeña aldea de Lousada. No cuenta con bares ni tiendas, pero sí hay un grifo de agua en el interior de un patio particular abierto, y también hay una máquina automática de refrescos, colocada sin duda para satisfacer las necesidades hídricas de los peregrinos a cambio de unos pocos euros.

 

  De Lousada a Gontán-Abadín. A la salida de Lousada nos desviamos por una pista a la izquierda, bajamos para cruzar el arroyo Carballo e iniciamos una subida bastante pronunciada (pasamos de los 420 a los 530 metros de altitud), con algún zigzag, hasta alcanzar un collado. Aquí nos topamos con las gigantescas obras de construcción de la autovía A-8, que destrozará sin contemplaciones el valle de Valiñadares. Seguimos a la derecha una pequeña carretera, dejando a mano izquierda la ermita de San Cosme da Montaña. Enseguida nos desviamos a la izquierda por una pista de tierra hasta la parroquia de Xesta, donde cruzamos la nacional N-634. Seguimos de frente y, a 220 metros, tomamos una pista a la izquierda. En poco más de un kilómetro giramos a la izquierda por una pista de asfalto, avanzando en paralelo a la nacional, distante unas decenas de metros a mano izquierda. Dos kilómetros más adelante doblamos a la izquierda por una pista que, en bajada, ya nos lleva a Gontán, localidad en la que, por fin, encontramos bares y tiendas y, lo que aún es más importante, un excelente albergue de peregrinos de la Xunta.

                                                     ---------------------------------------

 

  Etapa 29: Gontán/Abadín - Vilalba (20,6 km)

 

  De Gontán-Abadín a Martiñán. De Gontán salimos subiendo por una calle, a mano derecha, hasta la transitada nacional N-634, a la altura de Abadín. Seguimos la nacional por la derecha, pasando por delante de varios bares y restaurantes. A la salida de Abadín nos desviamos a la derecha y seguimos una pista de asfalto. A poco más de un kilómetro doblamos a la derecha por una pista herbosa. Bajamos para cruzar, por una pasarela de madera, el arroyo Abadín, y volvemos a subir para proseguir por otra pista de asfalto. Avanzamos siempre en la misma dirección, con algunos tramos de pista de tierra, cruzando las minúsculas parroquias de Ponterroxal, O Rei y Candia. Poco después de cruzar el río Arnela llegamos a la aldea de Castromaior. Más adelante cruzamos dos veces, por pasos inferiores, la flamante autovía A-8. Finalmente llegamos a la aldea de Martiñán, donde hay servicios a pie de nacional.

 

  De Martiñán a Goiriz. Cruzamos la nacional, seguimos por pista de tierra y, 700 metros más adelante, salvamos el río Batán por el Ponte Vella de Martiñán, un bonito puente del siglo XVII. Continuamos en la misma dirección por agradables pistas de tierra, con algún corto tramo asfaltado, hasta volver a salir a la nacional en el núcleo de Goiriz, a la altura de la iglesia y el cementerio. La localidad dispone de un hostal-bar-restaurante.

 

  De Goiriz a Vilalba. Seguimos la carretera 200 metros hasta salir por un camino a mano derecha. Un kilómetro más adelante nos desviamos a la izquierda por una pista de asfalto y, a 300 metros, en una bifurcación, seguimos en la misma dirección dejando a mano izquierda una pista que se dirige a la nacional. Finalmente, salimos a la nacional y, por la derecha, llegamos al buen albergue de peregrinos de Vilalba. Este albergue presenta un importante inconveniente; se encuentra exactamente a 1,2 km de la entrada urbana de Vilalba y a 2 km de su centro.

 

  Vilalba. Cabecera municipal y localidad de unos seis mil habitantes. Su monumento más importante es la octogonal Torre de los Andrade (siglo XV), la única parte del antiguo castillo feudal que permanece en pie. Hoy se ha reconvertido en Parador de Turismo. En la plaza que hay delante de la Torre se encuentra la iglesia de Santa María, levantada en el siglo XIX sobre un antiguo templo románico.

                                              ----------------------------------------

 

  Etapa 30: Vilalba - Baamonde (18,6 km)

 

  De Vilalba a San Xoan de Alba. Delante del albergue de Vilalba tomamos a la derecha la avenida General Franco (antigua N-634) a lo largo de 1,8 km. Ya en la localidad de Vilalba, y antes de llegar a su centro, giramos a mano derecha por la calle Porta de Cima hasta la plaza de la iglesia. A la izquierda vemos la Torre de los Andrade. Continuamos de frente por la calle Concepción Arenal, pero enseguida, realizando un giro izquierda-derecha, tomamos otra calle en bajada. Y por ésta salimos de Vilalba. Poco después cruzamos por un puente el río Magdalena, pasamos junto al molino restaurado Rañego (con uncruceiro), y llegamos al medieval Puente Rodríguez, con el cual salvamos el río Trimaz. Más adelante cruzamos por abajo la autovía A-8. Avanzando por diversos caminos de tierra pasamos por las parroquias de Seara, Gabín y As Turbelas, y volvemos a cruzar la autovía A-8, esta vez por el puente de una carretera. Por un desvío a la derecha llegamos a San Xoan de Alba, junto a la N-634, donde encontramos un bar.

 

  De San Xoan de Alba a Baamonde. Sin cruzar la nacional, la seguimos algo más de cien metros hasta dejarla por un camino de tierra a mano derecha. La autovía nos queda a la derecha y la nacional a la izquierda. Superadas las parroquias de Pedrouzos (bar) y Goiriz, cruzamos la nacional y la autovía. Pasamos por el bonito puente medieval A Ponte de Saa (bar), sobre el río Labrada. Poco después, volvemos a cruzar otra vez, por abajo, la autovía y, a nivel, la nacional. Por pistas de asfalto pasamos por las parroquias de A Lamela, Contariz, Casanovas y Pigara, donde, por la derecha, regresamos a la N-634. La cruzamos una vez más y seguimos por pista asfaltada hasta salir por enésima vez a la nacional, a la altura de una gasolinera. Seguimos por la derecha la nacional a lo largo de un kilómetro hasta tomar, doblando a la izquierda, un camino que avanza en paralelo a dicha carretera. Finalmente, superamos por abajo la autovía A-6 y nos desviamos por la izquierda para no tomar contacto con las dos grandes rotondas de enlace entre la autovía A-6 y la nacional N-634. Así desembocamos en una calle de Baamonde, en una zona de nueva construcción, y la seguimos a la derecha hasta la avenida Terra Cha (antigua N-634). Giramos a la izquierda por dicha avenida y pasamos por delante del albergue, reconocible por su gran puerta vidriada de color verde. En Baamonde tenemos a nuestra disposición todos los servicios.

 

  Baamonde. Parroquia de 370 habitantes, perteneciente al municipio de Begonte. Su monumento más relevante es la iglesia de Santiago (siglos XIII-XIV), románico de transición, delante de cuya fachada hay un cruceiro triple (siglo XVIII). Por otra parte, el escultor local Víctor Corral tiene abierto al público su casa-museo.

                                            ----------------------------------------------

 

  Etapa 31: Baamonde - Sobrado dos Monxes (41,2 km)

 

  De Baamonde a Miraz. Desde la rotonda principal, en el centro de la localidad, tomamos a mano derecha (según llegamos ayer) la antigua N-VI, en dirección A Coruña. La seguimos por el arcén a lo largo de tres kilómetros, en paralelo a la vía del tren y al río Parga. Finalmente, por la izquierda, cruzamos a nivel la vía del tren y, por el bonito Puente de San Alberte, el río Parga. Por un corto desvío a la derecha subimos a la ermita de San Alberte (siglo XIV), donde hay un cruceiro y una fuente de estilo renacentista. Aquí seguimos un sendero por la izquierda, en subida, a través de un bosque de robles. Más adelante, avanzamos de frente por una pista de tierra, que poco después es asfaltada, pasamos por la parroquia de Toar, cruzamos la carretera LU-2303, y seguimos en la misma dirección hasta Santa Leocadia, parroquia diseminada. Continuamos a la izquierda por una pista de tierra que más adelante se prolonga en una pista de asfalto, hasta llegar a Seixón (bar), aprovechando algún corto atajo bien señalizado. Pasada esta última parroquia, nos desviamos a la derecha por la carretera local LU-2101. A 700 metros seguimos a la izquierda la carretera LU-2107, y luego tomamos a la derecha la carretera de Seixón. Por ésta última cruzamos el río Parga y, 400 metros más adelante, tomamos un sendero a la derecha (también podemos continuar por la carretera, que llega a Miraz más directamente) que ya nos conduce a Miraz, donde hay un bar y un albergue de peregrinos.

 

  De Miraz a A Marcela. Continuamos por la carretera local de Seixón y, a 800 metros, nos desviamos a la izquierda por una pista de tierra que poco a poco va ganando altitud. Avanzamos por ella un largo rato hasta desembocar en una pista asfaltada que tomamos a mano izquierda. Coronamos el modesto Alto de Mamoa y bajamos por asfalto hasta tomar, a mano izquierda, un corto atajo. Caminamos un buen rato por la carretera LU-2119, cruzando varias parroquias. Después de A Cabana, una parroquia algo mayor que las anteriores, nos desviamos por un camino de tierra a mano derecha, en ascenso, que algo más adelante vuelve a salir a la misma carretera. Y así llegamos a la parroquia de A Marcela, donde a mano derecha hay un humilde y acogedor bar (no hay ningún cartel indicativo).

 

  De A Marcela a O Mesón. A medio kilómetro de A Marcela dejamos la carretera para tomar un camino a mano derecha, que más adelante se convierte en sendero. En ascenso, salimos a la carretera LU-934, de Friol a Sobrado dos Monxes. La seguimos a la derecha y, medio kilómetro después, llegamos a la cota máxima del Camino del Norte (710 metros), entrando en la provincia de A Coruña. Seguimos la misma carretera 4 km más, hasta O Mesón, donde hay un bar-restaurante en la calle principal.

 

  De O Mesón a Sobrado dos Monxes. En O Mesón (antes de llegar al bar-restaurante), seguimos a la derecha una carretera local a lo largo de 800 metros, para continuar a mano izquierda (pasadas dos parroquias) por un bonito camino. Poco después cruzamos por asfalto la parroquia de A Lagoa y proseguimos por un camino a mano derecha. Atravesamos la parroquia de A Anuqueira y volvemos a salir a la carretera LU-934, con la cual ya llegamos a Sobrado dos Monxes, pasando junto al lago de Sobrado. Sobrado dos Monxes dispone de todos los servicios.

 

  Sobrado dos Monxes. La localidad, de unos 300 habitantes, nace alrededor del Monasterio de Santa María. Aunque el origen del monasterio data del siglo X, el primer gran edificio se construyó en el siglo XII. De aquella época románica se conservan la capilla de la Magdalena y la sala capitular. La iglesia actual es de estilo barroco (siglo XVIII), y su claustro Grande, de tres pisos y más de cien metros de perímetro, data de los siglos XVI-XVIII. En la Edad Media fue uno de los monasterios más importantes de Galicia. Actualmente conviven monjes benedictinos que disponen de estancias para alojar a los peregrinos.

                                             ---------------------------------------------

 

  Etapa 32: Sobrado dos Monxes - Arzúa (21,4 km)

 

  De Sobrado dos Monxes a Boimorto. Salimos de Sobrado dos Monxes siguiendo la carretera principal, la AC-934, a mano izquierda. A la altura de la oficina de correos nos desviamos a la derecha, pero pronto regresamos a la misma carretera (por tanto, nos podemos ahorrar el rodeo), que seguimos 300 metros hasta dejarla a mano derecha y continuar en la misma dirección por una pista asfaltada. Pasamos por la aldea de Vilarchao, después la pista pasa a ser de tierra y subimos hasta la parroquia de Castro. Algo más adelante salimos de nuevo a la carretera AC-934, que seguimos 200 metros hasta tomar otro desvío a mano derecha. Pasamos por las aldeas de Froxa y Madelos, y, doblando a la derecha, proseguimos por una larga pista de tierra a través de un bosque. Desembocamos una vez más en la carretera AC-934 y la seguimos a la derecha. Cruzamos la aldea de Corredoiras (bar) y, 700 metros más adelante, dejamos la carretera para seguir de frente en dirección a Boimil. A la salida de dicha localidad desembocamos de nuevo en la AC-934, que seguimos hasta la entrada de Boimorto, donde tomamos a la derecha la carretera AC-0603, con la cual atravesamos la población. Boimorto dispone de todos los servicios.

 

  De Boimorto a Arzúa. Cruzamos toda la larga población de Boimorto y, a la salida, los peregrinos que sigan el camino oficial deben girar a la izquierda por la carretera de Sendelle, la AC-0602, mientras que los peregrinos que deseen enlazar con el Camino Francés a la altura de Santa Irene deben continuar por la misma carretera, la AC-063. Nosotros seguimos el camino oficial; por tanto, tomamos la AC-0602 y la seguimos a lo largo de 5,7 km, pasando por las aldeas de Sendelle, Piñeiro y Vilar. Salimos otra vez a la carretera AC-934, la seguimos 50 metros por la derecha y doblamos a mano izquierda por una pista. Caminamos por dicha pista 2,5 km hasta Ribadiso, donde proseguimos por la izquierda para entrar en la ciudad de Arzúa, a la altura de la calle del Viso. Esta calle desemboca en la avenida de Lugo, principal arteria de la localidad. Arzúa, ya en el Camino Francés, dispone de todos los servicios y de muchísimos albergues.

 

  Arzúa. (Ver etapa 30 del Camino Francés)

                                                            -------------------------------------------------------

    

  retour à C.Norte/Costa

                

                                                             delhommeb at wanadoo.fr - 06/02/2014